Martes, 18 de Enero de 2022

Otras localidades

Hora 14 Fin de Semana Baleares

El certificado de vacunación llega a la restauración balear

Desde este sábado es de obligatoria presentación en establecimientos de la hostelería que superen el aforo de 50 personas. En su defecto, puede aportarse una PCR negativa o una prueba de recuperación del virus

Los restaurantes ya avisan de la obligatoriedad de presentar el certificado de vacunación.

Los restaurantes ya avisan de la obligatoriedad de presentar el certificado de vacunación. / Cadena SER

La restauración balear ha comenzado este sábado implementando una nueva medida contra la COVID: la petición del certificado de vacunación.

Concretamente, esta medida, avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Balears, alude a Mallorca, Ibiza y Formentera en aquellos restaurantes con aforo superior a las 50 personas. En el caso de Menorca, debido a una incidencia sensiblemente superior, habrán de exigirlo también establecimientos hoteleros, academias de baile, gimnasios, cines y otros lugares de índole cultural donde se permite el consumo de alimentos.

El proceso es sencillo: el empleado del restaurante accede a una web libre, impulsada por el Govern, que actúa como lector QR. Al presentar el certificado de vacunación, o, en su defecto, uno de recuperación o una PCR negativa, aparece la verificación, nombre, apellidos y DNI del cliente, datos que, por otro lado, no quedan almacenados en ninguna base.

Un cliente muestra su certificado COVID a una empleada. / Cadena SER

No parece un proceso dificultoso; sin embargo, y tras hacer un recorrido por varios restaurantes del centro de Palma, aún hay establecimientos donde no saben cómo usarlo o donde los dueños no han notificado de la entrada en vigor de esta medida. 

En cuanto a las opiniones sobre la implementación de esta herramienta, son generalmente, negativas; pese a que las patronales se han mostrado de acuerdo en los últimos días. El principal motivo que encuentran los trabajadores es "el tiempo que supone explicar el procedimiento a los clientes", hecho que consideran que se traducirá en un descenso de ventas.

En cuanto a la clientela, también se ha mostrado, en general, en desacuerdo con la petición del pasaporte COVID. "Discriminatorio, incomprensible o hacer de los camareros unos policías" son las excusas que han argumentado.

Algunos camareros lamentan el tiempo que tardan en explicar a los clientes la nueva normativa. / Cadena SER

Esta medida estará vigente hasta el próximo 24 de enero, sujeta a revisiones en función de la incidencia del virus en cada isla.

Bares y cafeterías, exentos de esta normativa

El decreto publicado este sábado en el BOIB alude a "establecimientos de la restauración" en cuanto al cumplimiento de esta medida, algo que ha provocado confusión en el sector, que ha interpretado que bares y cafeterías estaban incluidos en esta definición, "tal y como ha sucedido durante la pandemia con las diferentes restricciones y relajaciones".

Pese a las dudas iniciales, fuentes del Govern, así como la patronal PIMEM, han confirmado que solo los restaurantes con aforo superior a los 50 comensales tendrán que exigir el pasaporte COVID. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?