Salud y bienestar

La autopsia psicológica, la aportación forense en la prevención del suicidio

Charlamos en Radio Bilbao con el presidente del Comité Científico-Técnico del Consejo Médico Forense, Rafael Bañón, sobre la investigación del suicidio en los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses

Por cada muerte por suicidio hay veinticinco tentativas: cómo atajar este fenómeno / tadamichi

Bilbao

"Es verdad que nosotros siempre llegamos tarde, cuando lo hacemos ya se ha consumado el suicidio, pero estudiar el suicidio consumado tiene mucho interés desde el punto de vista de la prevención". Así arranca la conversación con el forense Rafael Bañón, que considera que los nuevos enfoques del fenómeno del suicidio implican ir más allá de lo que es el mecanismo, ahondan en la importancia de estudiar la motivación. Es lo que Bañón llama "autopsia psicológica" y que define como una composición de lugar previa desde los rasgos de personalidad, pasando por las circunstancias de la persona, su historial clínico, el lugar en el que se encuentra o la metodología utilizada. Una serie de "elementos determinantes para saber qué ha motivado a una persona a tomar una decisión que no deja de ser un fracaso de un proyecto vital", asegura.

Rafael Bañón: "Los forenses podemos ser de mucha ayuda en la prevención del suicidio"

01:25

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1652522159932/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El suicidio es un acto intrínsecamente humano, dice Bañón, "los animales no se suicidan". Eso supone que podemos interpretarlo desde el punto de vista patológico, si hay una enfermedad de base que lo justifique (depresión o alcoholismo crónico, por ejemplo), pero también hay situaciones circunstanciales que pueden motivarlo: "un desahucio, un caso de acoso escolar, deudas, un desengaño amoroso". Para Bañón, esas circunstancias son muy importantes para interpretar cuándo se puede presentar un posible suicidio, incluso desde el punto de vista geográfico y qué instrumentos se pueden o deben reducir. En la prevención, mantiene, es determinante un estudio retrospectivo de las circunstancias y los forenses tienen mucho que aportar ahí. De ahí los acuerdos en marcha en algunas Comunidades Autónomas, el de Euskadi, por ejemplo, entre el Instituto Vasco de Medicina Legal y el Departamento de Salud tratando de sumar en la reducción de casos, actuar en la prevención. Lo que los forenses pueden aportar, dice Bañón, es superar los tabúes, que hacían que esto fuera algo que ocultar y estigmatizaba a la familia. Poco a poco, asegura, "se van imponiendo estrategias de prevención que lo que buscan es interpretar retrospectivamente qué es lo que ha ocurrido, elaborarlo para aprender de las situaciones y poner herramientas de prevención".

El suicidio, asegura Bañón, "es un fenómeno bastante estable, parece que lo relacionamos siempre con crisis. Algo que influye, pero es más independiente de lo que pensamos". Es cierto, asegura, que hay cierto aumento de casos en varones y "marca un punto de atención el suicidio entre adolescentes". Es importante poner el foco en la conflictividad previa que puede generar estas situaciones, si procede de un fracaso escolar o de casos de acoso. Saber la motivación, dice Bañón, es clave para poder aplicar en los centros educativos estrategias de prevención. En algunos lugares, por ejemplo, se está sugiriendo que desde la enfermería se desarrollen programas de salud mental en las aulas, algo que para Bañón podría ser adecuado, de forma que no se descargue esta labor de prevención sobre los docentes.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad