Sociedad

Diferencias entre los gobiernos central y vasco bloquean el acceso de familias ucranianas a cientos de pisos en Euskadi

El Ejecutivo de Urkullu condiciona la cesión de viviendas a que sean ocupadas por familias acogidas en Euskadi y el Gobierno responde que el sistema es “solidario”

Irekia

Vitoria

Las diferencias que mantienen los gobiernos central y vasco sobre el sistema estatal de acogida están bloqueando el acceso de refugiados a cientos de pisos en Euskadi que podrían estar ocupando ya familias ucranianas desplazadas por la invasión rusa de Ucrania. Estas familias comparten viviendas y algunas incluos están hacinadas. Llevan así semanas, esperando que se les facilite una alternativa habitacional que no llega por la falta de acuerdo entre las dos administraciones.

El problema es que el Ejecutivo vasco quiere decidir el destino de las viviendas que ceda al sistema estatal de acogida que gestiona el Gobierno de Sánchez, de tal forma que las familias ucranianas que llegan a Euskadi huyendo de la guerra tengan "prioridad" frente a otras familias acogidas en otras comunidades.

"Esto no implica que nosostros seamos solidarios y que aquellas familias que están en otras comunidades puedan ser atendidas en Euskadi, pero lo que no tiene sentido es que las que están aquí y han iniciado un proyecto de vida con los recursos que se les están ofreciendo desde las instituciones vascas no se les permita continuar con ese itinerario en Euskadi" ha defendido la consejera de Politicas Sociales, Beatriz Artolazabal.

Artolazabal ha desvelado que en su día hizo este planteamiento al ministro Escrivá al que remitió por escrito la propuesta hace un par de semanas y que está a la espera de una respuesta. "Espero, de verdad, que sea atendida, por el bien de estas personas porque romper ese itinerario no es eficiente, ni socialmente lo que debemos hacer" ha asegurado.

Sin embargo, desde del Ministerio de Inclusión, Seguirdad Social y Migraciones explican que el sistema de acogida es “integral” y “solidario”, y que el criterio para asignar un piso “es la necesidad” y no la ubicación geográfica. “Las viviendas propiedad del Gobierno vasco pueden ponerse a disposición de quienes ellos consideren, pero si las cede al sistema, tienen que adaptarse a las normas de este” aseguran estas mismas fuentes a la Cadena SER.

Euskadi disponen de un contingente cercano al millar de pisos, sin contar con los que de forma altruista han ofrecido ciudadanos vascos. A día de hoy, todos siguen vacíos, a pesar de que los colectivos están presionando para que se les facilite a estas familias una vivienda ante las condiciones difíciles en las que están conviviendo, en algunos casos hacinados, con familiares de la diáspora y otras familias vascas de acogida.

Así las cosas, el Gobierno vasco tomará una decisión el próximo jueves cuando está previsto que se reúna la mesa de crisis que gestiona la respuesta a estos refugiados y que integran distintos colectivos y el propio Gobierno central a través de la Delegación de Gobierno en el País vasco.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad