Sociedad

El sector de la automoción sufre en Euskadi ante la falta de semiconductores y la incertidumbre económica

La venta de vehículos nuevos cayó un 36% en el mes de julio en el País Vasco, la mayor caída del conjunto del Estado

El sector de la automoción sufre en Euskadi ante la falta de semiconductores y la incertidumbre económica

El sector de la automoción sufre en Euskadi ante la falta de semiconductores y la incertidumbre económica

01:18

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1660646362136/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Bilbao

El sector de la automoción en Euskadi lleva registrado malos datos desde 2019. Lo que en un principio se trataba de una crisis de oferta debido a la falta de microchips, ahora también se traduce en una reducción de la demanda por parte de los compradores debido a la incertidumbre económica. El pasado mes de julio las matriculaciones descendieron casi en un 36% en nuestra comunidad autónoma respecto al mismo periodo de 2021, la mayor caída del conjunto de España. En total, se vendieron 1.799 vehículos el mes pasado en Euskadi.

"La falta de semiconductores ha provocado que las producciones en casi todos los fabricantes se hayan visto mermadas. Esa es una de las razones principales de la caída de ventas que acumula el sector, pero no es la única. Estamos en una vorágine de subidas de precios", declara Javier Bagües, el gerente del Grupo Gorla. Los productos de la cesta de la compra no son los únicos en subir de precio, también lo han hecho los vehículos. El responsable del concesionario de Gipuzkoa explica que todos los fabricantes han subido sus precios debido al aumento de los costes de producción. Esas subidas oscilan entre el 3% y el 10% dependiendo de los fabricantes y sus lugares de producción.

Bajada de la demanda

Bagües expone que el descenso de la demanda se ha visto agravada especialmente desde el inicio del conflicto entre Rusia y Ucrania: "En febrero ya si que empieza a haber una falta de demanda. Está subiendo mucho la inflación y la cesta de la compra se encarece". Según sus palabras, la compra de un coche no se suele hacer por necesidad, explica que el porcentaje de las personas que compran un coche porque se les ha estropeado es muy bajo. "Cuando hay un atisbo de una pequeña crisis una de las primeras cosas que se frena es la venta de coches", explica el gerente.

Según Javier Bagües, las dudas de los clientes entre comprar coches eléctricos o de combustión también están frenando la compra de turismos: "El diésel y la gasolina están demonizados, y eso es un error a día de hoy. Por supuesto que hay que pelear por la crisis climática, lo que ocurre es que este freno tan brutal de cambio de coches lo que se está consiguiendo es que el parque de vehículos sea cada vez más antiguo y emita más CO2". A pesar de ello, Bagües manifiesta que los coches eléctricos están teniendo una buena acogida, aunque muchas familias tienen dificultades para acceder a ellos por sus altos precios y la falta de infraestructuras para cargarlos en los garajes privados.

Más información

El gerente asegura que el sector está sufriendo: "Con todo, fabricantes, distribución y componentes, supone casi un 11% del PIB. Estamos hablando de que es un motor de la economía. Genera muchos puestos de trabajo". El responsable del grupo Gorla espera que el próximo semestre y el año 2023 sean más positivos para el sector de la automoción.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad