SER Deportivos GipuzkoaSER Deportivos Gipuzkoa
Fútbol

La Real cumple su sueño en Old Trafford

Brais Méndez de penalti otorga a los donostiarras su primer triunfo en ‘El Teatro de los Sueños’ contra el Manchester United (0-1) en un día histórico en el Reino Unido con el fallecimiento de la Reina Isabel II

Real Sociedad's Brais Mendez celebrates scoring their side's first goal of the game during the UEFA Europa League Group E match at Old Trafford, Manchester. Picture date: Thursday September 8, 2022. (Photo by Martin Rickett/PA Images via Getty Images) / Martin Rickett - PA Images

San Sebastián

Victoria de prestigio. Triunfo histórico. Noche inolvidable. La Real Sociedad tardará en olvidar este 8 de septiembre. El día en el que el Reino Unido y el mundo entero se estremecía con el fallecimiento de la longeva Reina Isabel II, el equipo txuri- urdin ganaba por fin a un grande en Europa y no en cualquier escenario. La Real ganaba en Old Trafford, nada más y nada menos. El sueño por fin se hizo realidad en el teatro de los sueños. Porque los sueños se cumplen. Y la Real lleva tiempo buscando éste. Lo encontró gracias a un gol de penalti de Brais Méndez en la segunda parte que rubricó el trabajo de todo un equipo que demostró que ha crecido tanto que está para mirar a la cara, y ganarle en su casa, a todo un Manchester United. Con 2.000 felices aficionados realistas en las gradas. El crecimiento es evidente y por fin palpable. Y todo esto de paso le permite soñar, incluso, con que se puede, y se debe, pelear por la primera plaza de grupo. Esto debe servir para que la Real siga dando pasos grandes en Europa, que era su gran reto y objetivo esta temporada. Ha empezado a darlo. Old Trafford lo ha comprobado.

La Real Sociedad salió intentando ser fiel a su estilo, con intención de ser valiente y de presionar la salida de balón del United, uno de sus puntos débiles. Pero el poderío físico del conjunto inglés dificultaba poner en práctica sus ideas, y sufría más de lo deseado para que el partido no se convirtiera en un correcalles. Cristiano Ronaldo y Casemiro eran titulares por fin. El portugués después de bastantes partidos, el brasileño por primera vez desde que aterrizara en Manchester. Completaba la nómina de ex madridistas Raphael Varane en la defensa de los ‘red’. Por su parte, la Real se hacía fuerte en defensa con Aritz Elustondo en lugar de Le Normand. Y fiaba su potencial ofensivo a su nómina de jugones. Silva, Brais, Merino y Kubo estaban obligados a participar más con la pelota si la Real no quería sufrir los rigores de la potencia física del United.

Con cinco cambios en el once, el United intentó jugar su partido con una presión alta y asfixiante sobre la salida de balón de una Real que jugó con personalidad y mucha valentía, que es lo que le había pedido su entrenador en la previa. Es verdad que no tenía ocasiones, que le faltaba llegar con efectivos a la portería de De Gea, pero verle en Old Trafford con más de un 50% de posesión ya hacía presagiar que algo bueno podía pasar. Eso sí, eran los ‘red devil’ los que llevaban más peligro sobre la portería de Remiro, aunque sin llegar a hacer sangre. La pudo hacer Cristiano Ronaldo con un remate de cabeza inapelable tras un centro de Dalot, pero afortunadamente estaba en fuera de juego. Hubiera cambiado el dibujo del partido, pero la Real siguió viva, y así llegó al descanso, dispuesta a dar el zarpazo a la vuelta de vestuarios.

Vio claro Imanol Alguacil que había que cambiar de delantero. Es lo bueno de su banquillo ahora, que tiene alternativas diferentes. Sadiq no entendió del todo, a pesar de su trabajo, lo que necesitaba la delantera realista, y decidió sacar a Sorloth. El noruego fijó mucho más a los centrales del Manchester United, y permitió a Kubo campar a sus anchas por la izquierda. Entre el noruego y el japonés desinflaron a un United que salió excitado a la segunda parte. Tras dos acciones brillantes de Kubo, llegó la jugada del córner, de nuevo con el japonés como protagonista, dejando en franquicia a Silva, que provocaba el penalti por mano de Lisandro. El colegio italiano Di Bello no se lo pensó, y Brais Méndez hizo soñar a la afición de la Real. El gallego marcó un gol histórico, que será recordado de por vida en Donostia. Y la Real defendió el gol como si fuera el tesoro más grande del mundo. Con un trabajo defensivo impresionante, sin permitir al Manchester meterse en el partido. Y ganó. Y demostró que sabe ganar a los grandes y en escenarios grandes. Eso ya es un cuento que no se cree nadie.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad