SER Deportivos GipuzkoaSER Deportivos Gipuzkoa
Fútbol

Sorloth salva el susto y hace más líder a la Real en Europa

El delantero noruego aprovecha una gran asistencia de Kubo para darle la victoria al equipo txuri-urdin a falta de diez minutos. Antes, habían regalado el empate en un partido muy espeso en el que se había adelantado con un golazo de Guevara

SAN SEBASTIÁN, 15/09/2022.- El delantero noruego de la Real Sociedad Alexander Sørloth (2d) celebra su gol, durante el encuentro de la fase de grupos de la UEFA Liga Europa que Real Sociedad y AC Omonia disputan hoy jueves en el Reale Arena de San Sebastián. EFE/ Javier Etxezarreta / Javier Etxezarreta (EFE)

San Sebastián

La Real respira aliviada con su sufrida victoria contra el Omonia Nicosia en el Reale Arena. Alexander Sorloth y Take Kubo solventaron una situación muy compleja a falta de diez y permiten sumar a los realistas sumar tres puntos muy valiosos, tal y como se había puesto el partido de complicado en la segunda parte. Los txuri-urdin tuvieron que sufrir más de lo esperado, y seguramente de lo deseado, para super a un equipo chipriota que demostró que de cenicienta tiene poco. Porque puso en muchas complicaciones al equipo de Imanol, que es verdad que llevó el peso del partido, pero estuvo demasiado espero, le costó generar ocasiones de peligro y tuvo que echar mano de dos genialidades para llevarse la victoria. No se le puede negar empeño e insistencia a la Real, pero no tuvo su mejor tarde con el balón. Se puede decir que el resultado puede ser mejor que las sensaciones. Guevara hizo un golazo para abrir la lata, pero después se complicó la vida el conjunto donostiarra permitiendo empatar al Omonia tras un error defensivo. Y tuvo que aparecer Sorloth para rematar una buena asistencia de Kubo y darle tres puntos de oro. Respira aliviada la Real sumando su primera victoria de la temporada delante de su afición y logrando su segundo triunfo en dos partidos en la Europa League que le lanza a por el primer puesto del grupo. Hay que valorar el triunfo, porque a pesar de estar atascado y regalar un gol en el único disparo del Omonia, el equipo realista ganó siendo fiel a su estilo.

La Real salió con mucha fuerza al terreno de juego, y los primeros minutos generó mucho peligro sobre la portería del Omonia. Pero se fue apagando con el paso de los minutos. Tenía la posesión de la pelota y el dominio del juego era suyo, pero le faltaba profundidad y velocidad a la hora de generar fútbol. El equipo realista estaba atascado, aunque se aprovechaba de un equipo chipriota que no conseguía salir de su área y apenas creaba peligro sobre la portería de Remiro. Y cuando estaba el partido más espeso, cuando a la Real le costaba encontrar la vía del gol, apareció Ander Guevara para reivindicarse en su primera titularidad de la temporada con un zapatazo espectacular que se colaba por la escuadra de la portería del Omonia. El centrocampista vitoriano, el mejor del partido sin duda, fue el que más creyó en determinados momentos y se lanzó con decisión a por un rechace en la frontal para abrir el marcador de un choque áspero y que se complicaba por momentos.

Parecía que el gol podía cambiar la cara del partido, hacer que la Real leyera de otra forma lo que tenía que hacer y que el Omonia se estirase un poco, pero la realidad es que hasta el descanso todo siguió igual. No estaban cómodos los donostiarras, que se marchaban a vestuarios con la mejor noticia del resultado, porque las sensaciones no eran del todo buenas. El descanso tenía que ser bueno para la Real, aprovechar para aclarar sus ideas y cambiar su manera de plantear la segunda mitad, con el resultado a su favor, que parecía lo más difícil. Pero nada cambió. La Real abusaba del juego en corto, intentando asociarse por dentro, sin explorar las subidas por la banda de Cho, Rico o Sola. Y eso hacía que su juego fuera tuviera demasiadas imprecisiones, más de lo deseado. No había velocidad en su juego, y eso provocaba que faltara profundidad, y por tanto ocasiones para buscar la tranquilidad del 2-0. El Omonia subía líneas, porque veía que tenía alguna opción de hacerle daño.

Imanol entendió que la Real necesitaba frescura, y de una tacada sacó a Robert Navarro, Kubo y Sorloth. Estos dos últimos acabaron siendo determinantes. Pero antes se llevó un buen susto. Como jugó con fuego, queriendo más aguantar el 1-0 que buscar el 2-0, se acabó quemando con el empate de Bruno después de una jugaba extraña, en la que Aritz no es contundente y no se entiende con Remiro, que salió sin convicción y despistado a por un balón que se le quedó franco a Bruno para marcar el 1-1 a puerta vacía. La Real estaba tocada, el Omonia olía la sangre y se lanzaba a por la remontada. Le faltaron recursos y calidad. Lo que sí tiene el equipo realista para ser capaz de levantarse de la lona y solucionar un partido que se había ensuciado él solo. Sorloth avisó tras un pase en largo de Rico. Y después Kubo, que fue quien cambió la cara al equipo, aprovechó un buen servicio de Gorosabel para plantarse en el área y asistir al noruego, libre de marca en el punto de penalti. Sorloth no fallaba al primer toque y la Real respiraba aliviada, porque solventaba una situación muy complicada. El empate le dejaba muy frío después de un partido no precisamente bueno, pero la victoria le catapulta hacia el primer puesto. El panorama cambia radicalmente.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad