Economía y negocios

Las gasolineras gallegas rechazan el plan del Gobierno sobre ahorro energético

Señalan que tendrán que hacer obras en las tiendas para mantener las puertas cerradas y que las chocolatinas de derretirán a 27º

GRAFCAV8384. BILBAO, 28/07/2022.-Una gasolinera de Repsol este jueves en Bilbao. / LUIS TEJIDO (EFE)

Galicia

Las gasolineras gallegas no están de acuerdo con las medidas anunciadas por el Gobierno sobre ahorro energético. La Federación Gallega de Estaciones de Servicios sostiene que será necesario hacer obras en las tiendas de las gasolineras para tener cerradas las puertas cuando esté encedida la calefacción o el aire acondicionado. Y añaden que a 27º el aire acondicionado, la temperatura mínima que fija el Gobierno para el verano, las chocolatinas "acabarán derritiéndose".

Los empresarios de las gasolineras consideran que la única manera de cumplir con el nuevo Real Decreto es instalar puertas automáticas o "un brazo de cierre automático a las puertas manuales". El presidente de la Federación, Julio López Bazarra, cree que el ahorro energético será "mínimo" e insta al Gobierno a tomar medidas que sean consensuadas con el sector.

Lamentan que el desembolso de dinero que tendrán que hacer por la instalación de nuevas puertas se suma a los anticipos que están realizando con motivo de las bonificaciones al carburante. Denuncian aumento de la burocracia y la lentitud de la administración en el pago de las bonificaciones.

"Inchoherencia" de la administración

Si bien la federación recalca que las estaciones de servicio están dispuestas a cumplir con las medidas de ahorro y de eficiencia energética, consideran que "esta prisa no es coherente con la lentitud con la que se están abordando las devoluciones de las bonificaciones de 20 céntimos que las gasolineras deben adelantar".

A este respecto, critican que en la gran mayoría de los casos las devoluciones se producen un mes después de haber realizado el adelanto, "de manera que el empresario se convierte en un prestamista del Estado".

Añaden además las "nuevas exigencias" de distintas entidades públicas "requiriendo información a los gerentes y empresarios de estaciones de servicio, información que, en muchos casos, ya tienen en su poder otras entidades administrativas y que obligan a duplicar la gestión".

"Esta carga burocrática exige más trabajo para las gestorías y, en el caso de las pequeñas gasolineras, para el propio empresario que se ve obligado a dedicar parte de su tiempo a cumplir con trabajo administrativo", aseguran.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad