Sociedad

Más de 11 años de cárcel para el padre que abusó sexualmente de su hija y la obligó a mendigar

Su esposa también ha sido condenada como coautora de los hechos a una pena de dos años y nueves meses de prisión

.

Santiago de Compostela

La Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago de Compostela, condenó a 11 años y tres meses de prisión a un hombre acusado de abusar sexualmente y de forma continuada de su hija, que era menor de edad, a la que agredía de forma habitual, y a la que obligó a practicar la mendicidad. También condenó a la esposa de este varón, en este caso como coautora de los delitos de violencia habitual y de utilización de la menor para mendigar. A ella se la condenó a dos años y nueve meses de cárcel.

El tribunal también le impuso al acusado la prohibición de acercarse y comunicarse tanto con la víctima, durante un periodo de 17 años, como con su hermana, durante cuatro. La madre tendrá que alejarse de ellas durante cuatro años.

Los hechos, que se consideran probados, ocurrieron en 2017. De aquella, la víctima tenía 17 años, y dejó de cursar secundaria. En ese momento, sus padres la obligaron a mendigar. Así, por las mañanas, la trasladaban desde el domicilio familiar hasta las puertas de diferentes supermercados en los que le obligaban a pedir dinero. No la recogían hasta la noche, cuando la menor les daba el dinero que había recaudado durante el día.

También consideran probado que los dos condenados agredían a las hijas, propinándoles bofetadas, tirones de pelo, empujones... La madre, incluso, utilizaba la escoba o la zapatilla para golpearlas. El padre hacía lo mismo con el cinturón. Según el escrito, estos comportamientos, que eran recurrentes, se debían a cómo trabajaban las niñas en casa, o porque había recaudado poco dinero mendigando.

Otro de los aspectos de la sentencia tiene que ver con el abuso sexual, y es que el padre, según la sentencia, le decía insistentemente que quería mantener con ella relaciones sexuales. Esto sucedió en varias ocasiones, durante el verano, "a causa de la influencia que ejercía sobre ella", y por eso "su voluntad se vio doblegada, anulada, por el hecho de ser su padre quien le requería sexualmente, por el peso de los factores psicológicos propios de tal relación y del poder que aquel ejercía en la familia y respecto de su hija, que determinaron que la víctima no fuera capaz de hacer valer su voluntad y se plegase, cediese, ante la insistencia de su padre en realizar unos actos que ella no deseaba en absoluto”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad