Sociedad

Enfrentamientos entre vecinos y turistas ante la entrada de embarcaciones a la zona de baño en La Manga del Mar Menor

Vecinos de la Ensenada del Esparto en La Manga del Mar Menor en el término municipal de San Javier han denunciado en Capitanía Marítima de Cartagena estos hechos

Protestas vecinales por la entrada de embarcaciones a la zona de baño

Cartagena

Vecinos de la Ensenada del Esparto en La Manga del Mar Menor en el término municipal de San Javier han denunciado en Capitanía Marítima de Cartagena la falta de seguridad y vigilancia en la playa, ante la entrada de embarcaciones en la zona de baño, debido a la falta de balizamiento y vigilancia.

"Las innumerables embarcaciones que fondean frente a la playa provocan que muchas de ellas arriben a la zona llena de bañistas, una situación de peligro que está provocando numerosos enfrentamiento entre veraneantes y patrones, llegando algunas veces a las manos", según explican los vecinos afectados.

Los bañistas llevan todo el verano realizando llamadas al 112 y avisando a los socorristas del puesto L13, según afirman.

En su escrito, los vecinos denuncian que se les hace “caso omiso, dejándonos desamparados y en una situación de peligro. Por ello, solicitan al capitán marítimo que “actúe antes de que ocurra una tragedia similar a la que ha ocurrido en otras playas españolas”.

Los vecinos aconsejan realizar un buen canal de navegación a la mitad de la playa (Km14-15 más, menos) donde hay menos bañistas porque no hay urbanizaciones. Además, explican que arribando a la playa las embarcaciones disponen de supermercados, bares, restaurantes y chiringuitos.

Sostienen, además, que a unos cien metros, cruzando la carretera, disponen de la zona 5 del Puerto de Tomás Maestre y talleres de náutica, lo que afectaría positivamente a la economía de la zona. Teniendo también un buen acceso por carretera para la llegada inmediata de efectivos de emergencias y/o maquinaria pesada para recuperar una embarcación.

Concluyen que "las boyas que hay en la zona no están bien alineadas con la línea de costa, ya que se encuentran muy separadas entre sí, “es por ello, por lo que las mismas embarcaciones tapan la línea de boyas y los demás barcos no las ven”. Añaden que lo lógico es que “las boyas deberían estar mas espesas, cada 30 metros una de otra, con el fin de limitar perfectamente la zona de baño y así evitar la pillería del qué dice que no las ha visto”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad