Internacional

El hijo del dictador Ferdinand Marcos, Ferdinand Junior BongBong, gana las elecciones en Filipinas

Será el presidente del archipiélago durante los próximos seis años, en sustitución del polémico Duterte. Ferdinand Junior BongBong, ha sido hasta ahora senador junto a su hermana Imee y a su madre Imelda, quien renunció recientemente

Ferdinand Junior BongBong, hijo del dictador Ferdinand Junior BongBong / JAM STA ROSA

Lo que pasa en Filipinas, no se queda solo en Filipinas. Los seis años de presidencia de Duterte le han llevado a las portadas de medio mundo, con sus políticas sectarias, ademanes dictatoriales, gestos de mafioso y políticas populistas. Su candidato a reelección para sustituirle en la presidencia es Ferdinand Junior Marcos, que forma un tándem político con Marta Duterte, la hija del actual mandatario.

Ambos habrían conseguido el doble de votos que su oponente en la contienda, una abogada de Derechos Humanos que se ha pasado media legislatura exponiendo las violaciones de esos derechos cometidas por Duterte.

Más información

Así pues, en Filipinas, durante otros seis años, habrá más de lo mismo. Una autarquía, a tenor de lo que ha dicho BongBong, así es como llaman al hijo de Ferdinand Marcos, quien ha defendido las políticas de su padre durante la campaña electoral.

Y algo no va bien en Filipinas. La matriarca del clan Marcos es Imelda. Tiene 93 años. Y según los mentideros del país, es quien maneja a su hijo, elegido ahora presidente.

Esta mujer tiene una condena de 42 años de cárcel por delitos de corrupción y no ha entrado en la cárcel porque tiene pendiente un recurso y por su elevada edad. Pero eso no le ha impedido ser elegida senadora, junto a su hija, y presumir de ser la filipina que más Piccasos, Fragonards y Monets tiene. Además, durante muchos años sus más de 3.000 pares de zapatos de lujo la convirtieron en el modelo de la corrupción y el nepotismo político de medio mundo.

Cada vez que esta mujer habla, tiembla medio país. Va de madre benefactora de la patria y lanza billetes desde la ventanilla de su coche de lujo en los barrios pobres de Filipinas, muchas veces acompañada de su hijo, ahora presidente electo. Es su forma de hacer beneficencia, porque dice que cuando ella gobernaba, en las calles de Manila no había pobres.

Llegaron al poder, ella y su marido en el 65 y allí estuvieron atrincherados más de 20 años. Acumularon una fortuna personal cercana a los 10 mil millones de dólares. Durante la dictadura de Marcos padres, hubo una ley marcial que duró 9 años y se asesinaron a 3.000 personas. Hubo más de 35.000 torturados y los encarcelados suben a 70.000 según Amnistía Internacional.

Por otro lado, asesinaron al opositor Aquino cuando regresaba al país. Eso fue el principio del fin. Asaltaron el palacio presidencial en el 86 y los Marcos con sus hijos huyeron a Hawai. De ese asalto se conocieron los hallazgos de los vestidores de Imelda llenos de ropa de lujo y miles de zapatos de marcas prestigiosas.

Tras la muerte del dictador, ella y sus hijos regresaron a Filipinas en el 92, y desde entonces han formado parte de la vida política del país y siguen teniendo seguidores por miles. A Ferdinand Marcos le trajeron en una urna y entre honores militares se expone en su provincia natal el cuerpo embalsamado y miles de personas (incluida su viuda y sus hijos) le visitan con frecuencia.

Ahora su hijo BongBong, de 64 años, ocupará la presidencia de un país con 110 millones de habitantes y que a la hora de votar tiene mucho más peso la personalidad del candidato, que su programa electoral.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad