Internacional

Johnson da el primer paso para incumplir el acuerdo del Brexit en Irlanda del Norte pese al rechazo "en los términos más enérgicos" del Parlamento norirlandés

Bruselas ya ha emitido su respuesta y ha comunicado que reactiva la vía judicial contra Reino Unido y examinará la posibilidad de iniciar otros procedimientos de infracción que aborden específicamente los "riesgos para el Mercado Único creados por la violación del protocolo"

Boris Johnson en una imagen de archivo / POOL (Reuters)

Nueva tormenta política para Boris Johnson. El primer ministro británico ha tratado de restar importancia a su decisión y ha señalado este lunes que la nueva ley que permitirá a su Gobierno anular partes del Protocolo de Irlanda del Norte negociado con el acuerdo del Brexit "no es gran cosa" y solo introduce "ajustes triviales" para que funcione mejor.

Johnson hizo estas declaraciones horas antes de la tramitación en la Cámara de los Comunes (baja) del controvertido proyecto de ley del Protocolo de Irlanda del Norte, por el que el Ejecutivo británico sustituirá unilateralmente las disposiciones que negoció en 2020 con la Unión Europea (UE) por otras que considera más beneficiosas para el Reino Unido.

El borrador ha sido presentado en la tarde de este lunes y confirma el aumento de la tensión con la Unión Europea que podría terminar incluso en una guerra comercial, en un contexto económico muy delicado y afectado notablemente por la guerra en Ucrania y el aislamiento intencionado contra Rusia.

Más información

El Gobierno conservador ya amenazó con que tomaría esta decisión hace apenas un mes, por medio de la ministra de Exteriores de Reino Unido, Liz Truss. Sin embargo, la respuesta de la UE no tardó en llegar y el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, apuntó: "Si el Reino Unido decide seguir adelante con un proyecto de ley que deshabilite elementos constitutivos del protocolo, como anunció el gobierno del Reino Unido, la UE deberá responder con todas las medidas a su disposición".

Sin embargo, esta amenaza fue ignorada y Johnson argumentó que los cambios propuestos por su ministra de Exteriores, Liz Truss, son en realidad "ajustes triviales en el contexto más amplio" de la situación y explicó que arreglar los fallos es un mero "cambio burocrático" y es "relativamente sencillo" hacerlo. Además, opinó que sería "una gran exageración" si Bruselas reacciona instigando una guerra comercial y dijo que lo que trata de hacer Londres es "simplificar las cosas para eliminar las barreras al comercio entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte".

En sus declaraciones a los medios, negó además que el Reino Unido esté violando la legislación internacional al actuar de manera unilateral y sostuvo que prevalece "respetar el acuerdo del Viernes Santo" de 1998, que puso fin a décadas de conflicto armado en Irlanda del Norte y que, según Londres, se está viendo amenazado.

La mayoría de la Asamblea de Irlanda del Norte rechaza la decisión y califica de "imprudente" el protocolo

Por su parte, la mayoría de los diputados la Asamblea autónoma de Irlanda del Norte firmó este lunes una carta dirigida a Boris Johnson en la que censuran el proyecto de ley con el que Londres quiere incumplir de manera unilateral los acuerdos del Brexit.

En concreto, la misiva rechaza en los "términos más enérgicos posibles" la posición del Gobierno británico, que presenta en Westminster una "nueva legislación imprudente" sobre el Protocolo para Irlanda del Norte acordado con la Unión Europea como parte del Brexit, según los firmantes.

Éstos representan al nacionalista Sinn Féin, primera formación norirlandesa tras las elecciones autonómicas del pasado mayo, al también nacionalista Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP) y al Partido Alianza, de centro y no sectario. Los diputados recordaron a Johnson que la nueva legislación "va en contra" de los deseos "no solo de la mayoría" del sector empresarial norirlandés, "sino también de la mayoría" de la ciudadanía de la provincia.

Asimismo, insistieron en que, "aunque no es ideal", el citado protocolo representa actualmente el "único" mecanismo disponible para cumplir con los arreglos comerciales acordados por Londres y Bruselas tras el Brexit. La carta enviada a Johnson lleva la rúbrica de 52 de los 90 miembros que componen la Asamblea de Belfast, en la que las formaciones unionistas protestantes mantienen diferentes posiciones sobre este controvertido asunto.

Bruselas responde y reactiva la vía judicial contra Reino Unido

La Comisión Europea ha señalado que reactivará la vía judicial contra Reino Unido por violar las disposiciones del protocolo para Irlanda del Norte negociado entre las partes para mitigar el impacto del Brexit en el Úlster.

"La Comisión considerará continuar el procedimiento de infracción abierto en marzo de 2021 contra el Gobierno de Reino Unido. Suspendimos esa acción en un espíritu constructivo de cooperación para dar espacio a la búsqueda de soluciones conjuntas, pero la acción unilateral de Reino Unido va directamente contra ello", ha dicho desde Bruselas el vicepresidente del Ejecutivo comunitario responsable de las relaciones con Reino Unido, Maros Sefcovic.

Bruselas inició ese primer expediente sancionador contra Reino Unido al constatar los primeros incumplimientos británicos del protocolo, pero meses después optó por paralizar el proceso para favorecer una solución negociada, sin que haya habido resultados tangibles desde entonces.

Ahora, los servicios comunitarios reactivarán este expediente y examinarán la posibilidad de iniciar otros procedimientos de infracción que aborden específicamente los "riesgos para el Mercado Único creados por la violación del protocolo", ha adelantado Sefcovic, en una comparecencia breve y sin preguntas en la que también ha dejado claro que "no es realista" pensar que la UE aceptará "renegociar" el acuerdo.

Sefcovic había hablado ya a primera hora de este lunes con la ministra de Exteriores británica, Liz Truss, en un intercambio telefónico durante el que ella defendió la necesidad de esta nueva norma para resolver "problemas" de aplicación del protocolo, al tiempo que aseguró que no afectará al Mercado Único ni obliga a reintroducir una frontera física entre las dos irlandas. El vicepresidente comunitario, por su parte, replicó a Truss que las medidas unilaterales solo sirven para "dañar la confianza" entre las partes y a crear mayor incertidumbre.

Alemania considera "lamentable" la modificación del acuerdo y considera que "no hay razones"

El canciller alemán, Olaf Scholz, calificó hoy de "lamentable" la modificación del protocolo irlandés que pretende llevar adelante el Reino Unido, además de considerar que "no hay razones" para que Londres adopte tal medida.

La "lamentable decisión" respecto al protocolo implica "desviarse de los acuerdos adoptados" entre Londres y la Comisión Europea (CE), afirmó el canciller alemán, en una comparecencia junto al primer ministro de Eslovaquia, Eduard Heger, de visita de trabajo en Berlín.

La CE "adoptará una decisión conjunta al respecto", afirmó Scholz, para añadir a continuación que la institución europea tiene "los instrumentos que necesita" para actuar.

Un protocolo que solo critican los norirlandeses probritánicos

El protocolo, destinado a evitar una frontera física entre la provincia británica y la República de Irlanda -que sigue en el mercado único comunitario-, establece controles aduaneros a los bienes que van de Gran Bretaña a Irlanda del Norte, lo que, para los políticos norirlandeses unionistas (probritánicos), amenaza la integridad territorial del Reino Unido.

Además, la mayor burocracia del nuevo sistema, que ni siquiera se ha aplicado aún en su totalidad, ha provocado escasez de suministros y exacerbado la crisis en la región británica.

El Partido Democrático Unionista (DUP), segunda fuerza política norirlandesa tras las elecciones del 5 de mayo, se niega a formar un gobierno de poder compartido con sus rivales republicanos del Sinn Féin, lo que mantiene bloqueadas las instituciones autonómicas. Por ello, respalda la vía unilateral diseñada por Londres en caso de que esas conversaciones concluyan sin un acuerdo, pero ha advertido de que no volverá al Ejecutivo norirlandés hasta que la nueva legislación no entre en vigor, un proceso que puede tardar meses. "El Gobierno (británico) nos está presionado para que volvamos a la Asamblea. Hemos dejado muy claro que la Asamblea seguirá siendo disfuncional mientras exista el protocolo", afirmó este lunes Sammy Wilson, parlamentario del DUP en Londres.

Al anunciar el proyecto de ley en mayo, Truss explicó que creará un "carril verde" para que los bienes procedentes de Gran Bretaña destinados solo para consumo en Irlanda del Norte estén exentos de los controles de aduanas que se aplicarán a los que pasan a Irlanda ("carril rojo"). En todo caso, el texto puede tardar meses en ser aprobado, pues el Partido Laborista ya ha indicado que votará en contra y cuenta también con oposición dentro de las propias filas conservadoras y en la Cámara de los Lores (alta).

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00