Hoy por HoyLa mirada
Opinión

Cuerpo somos

“El cuerpo” es un concepto por casi todo el mundo, como si se tratara de algo ajeno a nuestra persona, un objeto externo que podemos observar, analizar y, más recientemente, domar y someter hasta la extenuación. Hay que medir el cuerpo, hacer que rinda al máximo, como una máquina

Madrid

Descartes se equivocó. No existe una división entre lo material y lo espiritual. Tampoco las religiones acertaron al inventarse lo del cuerpo y el alma. Como metáfora puede tener su utilidad, pero creo que a día de hoy es algo que nos tomamos de forma muy literal. “El cuerpo” es un concepto por casi todo el mundo, como si se tratara de algo ajeno a nuestra persona, un objeto externo que podemos observar, analizar y, más recientemente, domar y someter hasta la extenuación. Hay que medir el cuerpo, hacer que rinda al máximo, como una máquina. Supongo que suena mejor que decir “hay que medir al ser humano, someterlo”.

Con los años me he ido dando cuenta de que de la carne emanan las ideas y pensamientos, de la experiencia sensorial, la memoria y las emociones, que lo material y eso otro que no sé muy bien lo que es, que algunos llaman alma y otros consciencia, son la misma cosa. Hoy, por ejemplo, la luz del día más largo del año me trae a la memoria mi primera infancia, cuando encendíamos una hoguera en mitad del patio y la saltábamos por turnos.

Si me concentro, siento el calor en la planta de los pies, el latido acelerado de mi corazón de cinco o seis años al dar el gran salto, veo a mi abuela como si pudiera tocarla, vestida de blanco, azuzando el fuego y riéndose. También sé que pensamiento y materialidad son lo mismo porque cuando no puedo escribir, cuando las palabras se estancan y amenazan con pudrirse en un texto a punto de ser desechado, cuando la imaginación se ralentiza, de nada me sirve concentrarse frente a la pantalla para esperar a que vuelvan a fluir las frases y los párrafos.

En estos casos lo único que me ayuda es realizar movimientos repetitivos para volver a conectar con el ritmo perdido: andar, nadar, limpiar, bailar. De esta experiencia no puedo sacar más que una conclusión: pensamos, creamos y recordamos desde el cuerpo entero porque cuerpo es lo que somos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad