Tenis

El cruce de declaraciones entre un Nadal molesto y Sonego por gritar en medio de un punto

El tenista de Manacor tuvo un par de roces con el italiano en el último set del partido

Rafa Nadal hablando con Sonego en la red / ANDY RAIN (EFE)

Rafa Nadal ya está en octavos de Wimbledon. El tenista español pasó por encima de Sonego en tres sets (6-1, 6-2 y 6-4) en tan sólo 2 horas y 4 minutos de partido. En octavos se cruzará con el neerlandés Van de Zandschulp, número 25 del rankig ATP, al que ya se enfrentó en tercera ronda de Roland Garros. El manacorí se reencontró con su mejor versión sobre la hierba ante el italiano, aunque en el tercer set los dos tenistas tuvieron un roce.

Más información

Salió más enchufado al último set Sonego después de haber sufrido el paso de un vendaval en los dos primeros. Se lo creyó el joven tenista italiano después del parón para cerrar la pista por la lluvia, rompiéndole el saque a Nadal y poniendo el 4-4. El de Manacor no estaba nada cómodo. Después del break, se acercó a hablar con su rival y con el juez de silla para recriminarle su actitud con la bola en juego.

Sonego estaba alargando sus gritos, lo que a ojos del español era antinatural y forzado para desconcentrarle. El juez de silla medió, pero fue Rafa quien impuso su ley para matar el partido. Dos juegos seguidos, set y partido. Con el 6-4 final, los dos tenistas se acercaron a la red, donde siguieron discutiendo hasta que de nuevo el juez de silla calmó las aguas.

Nadal se disculpa: "Me he equivocado, no tendría que haberle llamado a la red"

Después del partido, el balear mostró su versión de los hechos: "No ha sido una jugada picante. No se lo he querido decir para herirle, sino de forma amable. Me siento realmente mal si le he hecho sentir mal. No va a haber ningún problema con él, lo volveremos a hablar", afirmó. En rueda de prensa explicó lo sucedido con más detalle: "Me he equivocado. Probablemente, no tendría que haberle llamado en la red. Así que me disculpo por ello, ha sido mi error. No tengo problema en reconocerlo”, dijo.

"Hay códigos que se tienen que respetar. Yo lo podría haber hecho en el cambio de lado o esperar al árbitro. Cuando él golpea la bola, alarga el grito justamente en ese momento clave del partido cuando no había pasado. Cuando estoy voleando y se me alarga el grito, es molesto. No quiero decir que lo haga a propósito, no lo podemos saber, pero es curioso que ocurra en ese momento", continuó. Nadal reconoció haberse disculpado con el italiano en los vestuarios: "No ha sido para molestarle, simplemente me molestaba porque creía que estaba alargando el grito", cerró.

El 14 veces campeón de Roland Garros también dejó unas esperanzadoras palabras para lo que resta de torneo: "Ha sido mi mejor partido y era probablemente el jugador más difícil al que me había enfrentado, su nivel me lo exigía". Nadal cada vez se siente mejor. Ahora llega la hora de la verdad en octavos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad