Sociedad

Pinchazos en discotecas y festivales: preguntas y respuestas sobre lo que se sabe, lo que no se sabe y lo que hay que hacer

¿Broma o crimen machista? ¿Cuándo han empezado? ¿Qué ha pasado fuera de España?

Imagen de archivo del festival Arenal Sound 2015. / Xavi Torrent

Madrid

Al hecho de administrar fármacos o drogas a una persona para realizar actos delictivos se le suele llamar "sumisión química" y la forma más habitual, a diferencia de lo que mucha gente cree, se produce con la mezcla de alcohol y barbitúricos. Así lo detalló Rocío Soleto, Inspectora Jefe de la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional (UFAM) en una entrevista concedida a Hora 25. Pero se trata de investigaciones complicadas porque suele faltar lo principal: el testimonio de la víctima, que no recuerda nada.

El temor a las agresiones sexuales cometidas con sumisión química, de todas formas, se ha desplazado del líquido en las copas a los pinchazos. Un fenómeno que aún genera confusión y sobre el que, en los últimos días, se han pronunciado víctimas, juristas, sanitarios, entidades feministas, empresarios del ocio nocturno y hasta el Gobierno.

Más información

Para tratar de entender qué está pasando —lo que se sabe, lo que no se sabe y lo que hay que hacer— hemos recopilado toda la información disponible hasta ahora en 10 preguntas y respuestas.

¿Cuándo han empezado?

Las primeras denuncias de pinchazos se presentaron hace tres semanas, durante los Sanfermines. Pero antes del inicio de las fiestas, el vicepresidente y consejero de Interior navarro, Javier Remírez, ya había alertado a las fuerzas de seguridad de que esta práctica de sumisión podía producirse porque previamente se había ya registrado en Francia.

Hace un año, sin embargo, fueron los medios británicos los que no dejaron de informar de casos parecidos en distintas localidades de Escocia e Inglaterra. En octubre del añopasado, de hecho, The New York Times publicó el caso de Lizzie Wilson, una joven de 18 años que, estando en un club con varios amigos, sintió un pinchazo en la espalda y minutos después empezó a quedarse paralizada. Según la BBC, desde 2015 se han registrado más de 2.500 denuncias de sumisión química en Reino Unido.

En España, según el Instituto Nacional de Toxicología, una de cada tres violaciones se produce por sumisión química. Los datos oficiales del Ministerio del Interior señalan que desde 2019 se han producido 162 agresiones sexuales con sumisión química.

¿Dónde se han producido?

La gran mayoría de los pinchazos se han producido en discotecas, festivales de música o grandes fiestas. Pero tras los ocho casos denunciados en Pamplona durante Sanfermines se han producido situaciones similares por casi toda España: Cataluña, Cantabria, Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunitat Valenciana...

Cataluña, con 23 denuncias, es la región que más casos ha dado a conocer. Pero el Servicio Cántabro de Salud está siguiendo la evolución de nueve personas atendidas por sospecha de haber sufrido un pinchazo en el festival de Reaggeaton Beach Festival de Santander, el pasado fin de semana. Solo cuatro de ellas han presentado denuncia.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) también estudia 16 posibles casos de pinchazos repartidos en las provincias de Almería, Cádiz, Huelva, Málaga y Córdoba, personas a las que se le han practicado pruebas remitidas al Instituto Nacional de Toxicología.

También siete mujeres han asegurado haber recibido pinchazos de supuesta sumisión química en sendas denuncias presentadas ante la Policía Nacional y la Guardia Civil en las provincias de Castellón y Valencia (incluidos los tres casos del Arenal Sound), según los datos recopilados por la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana. En Aragón sigue abierta la investigación sobre un posible pinchazo a una mujer en el Montegros Desert Festival, y en Castilla-la Mancha se tiene constancia también de una sola denuncia, en Toledo, con analítica negativa.

¿Qué ha pasado fuera de España?

Varios expertos consultados han asegurado que, aunque no quieren rebajar la alarma, en otros países que los casos han ido disminuyendo hasta desaparecer. En Francia se registraron 400 denuncias, pero solo en dos casos se detectó alguna sustancia.

¿A quién afecta?

Aunque se han producido varios casos de pinchazos en hombres, la gran mayoría de los casos se han registrado en mujeres.

La ministra de Justicia, Pilar Llop, ha afirmado que los pinchazos a mujeres en discotecas son un delito de lesiones de carácter "machista" que pretende "expulsar a las mujeres de los espacios públicos y de ocio".

Por su parte, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha defendido la inclusión de estos delitos en la Ley Solo Sí es Sí: "Se introduce expresamente como agravante de un delito sexual cualquier forma de sumisión química que busque anular la voluntad de las mujeres. Queremos y tenemos derecho a salir de fiesta y llegar a casa, solas, acompañadas, sobrias o borrachas".

¿Sumisión química?

Pero fuentes policiales consultadas por Efe consideran que los pinchazos que se han denunciado no pueden denominarse "sumisión química", ya que en ningún caso se ha detectado una anulación de la voluntad de la víctima y tampoco se ha comprobado que la consecuencia del pinchazo haya sido una posterior agresión sexual.

El único caso en el que las pruebas posteriores al supuesto pinchazo han arrojado un resultado positivo en sustancias tóxicas (MDMA) es el de una menor de 13 años que denunció los hechos, ocurridos en las fiestas del barrio gijonés de Montevil.

El caso se encuentra bajo investigación de la Policía Nacional, que centra las sospechas en un hombre de unos 45 años que pudo ser visto por varios testigos y la víctima cuando le pinchó a la altura del gemelo.

¿Qué riesgos hay más allá de la sumisión química?

Sea como sea, el Consejo General de Enfermería (CGE) ha alertado de que los pinchazos que están denunciando muchas chicas en entornos de ocio también las expone a riesgos de infección. Al usarse materiales que posiblemente no estén desinfectados o que incluso se han podido usar con otras personas, expone a las víctimas al VIH o la hepatitis.

¿Broma o crimen machista?

Juan Rambla, el presidente del colectivo Andalucía de Noche, la federación que aglutina a los empresarios de salas de fiesta y discotecas, asegura que en la gran mayoría de los casos no se han detectado fármacos, por lo que ha achacado su autoría a bromistas.

Pero Save the Children recuerda que la ola de pinchazos a mujeres en lugares de ocio es una forma de violencia y reclama educación para acabar con estos delitos. Carmela del Moral, responsable de Políticas de Infancia de la ONG, ha asegurado en Hora 14 que más allá de si hay sumisión química, estas agresiones son una forma de atemorizar a las mujeres.

Hora 14 (04/08/2022)

30:00

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/cadenaser_hora14_20220804_143000_150000/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Granada (UGR) José Antonio Lorente, nombrado por la Junta de Andalucía como portavoz para los casos en estudio de pinchazos en mujeres, ha señalado que "los datos indican que hay algo de efecto mimético, de personas que crean que pueden pinchar como una gamberrada sin entender que es una gamberrada criminal, porque están cometiendo un delito, aunque solo se quede en un pinchazo sin émbolo".

¿Hay que quedarse en casa?

Los testimonios de jóvenes recogidos por la Cadena SER coinciden: tienen miedo y se sienten desprotegidas, pero no están dispuestas a tener que dejar de salir por ello. Sí procuran, sin embargo, pensar un poco más a dónde ir y con quién salir.

Según el catedrático José Antonio Lorente, la sumisión depende también de factores como el tipo de sustancia que se use, el peso de la víctima o de cuánto haya comido o bebido antes. Por este motivo, concluye, el ocio nocturno de este verano no es más peligroso que hace unos meses.

Juan Rambla (Andalucía de Noche) insiste en que el porcentaje de casos denunciados de pinchazos es "irrisorio" respecto al total de personas que disfrutan del ocio nocturno.

¿Cómo hay que actuar?

Los protocolos y guías revisadas aconsejan llamar al 112, denunciar y acudir cuanto antes a un centro sanitario, donde se realizará sin demora un análisis toxicológico. Los facultativos valorarán si es necesario además activar el protocolo de profilaxis posexposición al VIH.

¿Hay nuevos protocolos de actuación?

Varias CCAA han actualizado ya sus protocolos de intervención en casos de sospecha de sumisión química por pinchazo. Además, tanto los Mossos d'Esquadra como la Ertzaintza y las policías municipales tienen previsto extremar las precauciones durante las fiestas del verano, apostando incluso por intervenir con agentes de paisano en espacios de ocio nocturnos y recintos festivos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad