Internacional

"Si me ves, llora": la sequía en gran parte de Europa deja al descubierto las conocidas piedras del hambre

Las piedras talladas advertían acerca de posibles desgracias a las futuras generaciones

Una de las piedras del hambre. / Dr. Bernd Gross

Madrid

La sequía a la que se enfrenta Europa desde hace ya varias semanas como consecuencia de las múltiples olas de calor que se están produciendo en el viejo continente están dejando imágenes para la historia. Desde la bomba de la Segunda Guerra Mundial que se ha encontrado recientemente en Italia después de que los niveles de agua del río Po de manera drástica hasta las conocidas Hungerstein. Una sequía que afecta principalmente a ríos como el Rin y Elba, dos de los más importantes de Europa central, donde han quedado al descubierto las popularmente conocidas como piedras del hambre.

Más información

Así lo han dado a conocer medios internacionales como el Freie Presse, donde recuerdan que cada vez que se producen escenarios de sequía como la que afecta actualmente a gran parte de Europa estos salen a la luz estas rocas que, en el pasado, servían para advertir de la llegada de todo tipo de desgracias. Pero, ¿Qué son las piedras del hambre? Se tratan de una especie de marcadores del nivel de las aguas bastante comunes en Europa Central. En épocas de sequía como la que sofoca al centro de Europa, estas piedras servían como señales de épocas de sequía y advertencias de hambrunas.

La mayoría de estas piedras fueron talladas en el Año sin verano

A través de un hilo publicado en la red social Twitter, la cuenta @Batallitas ha revelado más detalles sobre estas piedras en cuestión. Después de explicar que los ríos Rin y Elba están bajo mínimos, llegando al punto de que ya ha comenzado a considerarse cerrarlos al tráfico fluvial, este usuario ha dado a conocer que el retroceso de las aguas están revelando la aparición de las conocidas como Hungersteine (Piedras del hambre en castellano). Unas marcas que se establecieron entre los siglos XV y XIX, cuando los habitantes de la distintas ciudades podían avisar a las generaciones futuras de lo que estaba por venir en caso de que el cauce del río alcanzara cotas tan bajas.

La mayoría de ellas fueron talladas tras la hambruna que se produjo en Europa central entre 1816-1817, marcada por la mayor erupción volcánica registrada de la historia, un suceso que provocó el conocido como Año sin verano. Entre las piedras del hambre más famosas a nivel internacional podemos encontrar la situada en Děčín (República Checa), donde podemos encontrar una piedra que tiene grabada la inscripción "Wenn du mich siehst, dann weine" ("Si me ves, llora", en castellano.

Los contundentes mensajes a generaciones venideras

En su hilo de Twitter, @Batallitas demuestra que el diseño de estas marcas varía considerablemente dependiendo de la región en la que se producían. Mientras que algunos creaban inscripciones cinceladas en edificios o monumentos, otros marcaban con una simple línea horizontal hasta dónde había llegado el cauce. Si nos vamos atrás en el tiempo podemos encontrar algunos de los mensajes más alarmantes escritos por la sociedad de por aquel entonces a las generaciones venideras. Además de la anteriormente citada, también podemos encontrar otras rocas en las que se pueden leer mensajes como "Quien me vio, lloró. El que me vea, llorará" o "La vida volverá a florecer una vez que esta piedra desaparezca".

Con el paso de los años, los mensajes pasaron a convertirse en simples marcas que advertían sobre el nivel del mar. Mientras que en algunos pueblos y ciudades podemos encontrar hasta qué punto se han elevado los ríos como consecuencia de las inundaciones, en otros muestran el dato opuesto. En las piedras de hambre más modernas podemos encontrar una línea que indica el nivel del cauce acompañada del año en el que se produjo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad