Directo

CARRUSEL MUNDIAL Sigue en directo el Argentina-Australia del Mundial de Qatar

La VentanaCartagrafías

"Anoche cené con Chaplin y estaba de excelente humor, cosa rara en él": la vida de Groucho Marx en cartas, su lado más desconocido

Este domingo el cómico de los Hermanos Marx cumpliría 132 años y lo celebramos con su extensa correspondencia en una nueva entrega de Cartagrafías

Cartagrafías | “Anoche cené con Chaplin y estaba de excelente humor, cosa rara en él”: la vida de Groucho Marx a través de sus cartas, su lado más desconocido

Cartagrafías | “Anoche cené con Chaplin y estaba de excelente humor, cosa rara en él”: la vida de Groucho Marx a través de sus cartas, su lado más desconocido

19:37

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1664555817869/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

MADRID

El actor, cómico, escritor y presentador Juluis Henry Marx, conocido como Groucho Marx, que destacó tanto por su carrera en solitario como con Los Hermanos Marx, cumpliría 132 años este domingo 2 de octubre y seguramente celebraría su cumpleaños escribiendo cartas. Firmó muchísimas a lo largo de vida, gran parte de ellas de noche porque sufría insomnio crónico desde que perdió todos sus ahorros con la crisis del crack del 29. Anagrama acaba de reeditar el libro “Las cartas de Groucho” que recopila cientos de sus misivas, fechadas entre la década de los 40 y los 60, dirigidas familia, amigos y personalidades del cine, la televisión o prensa de la época.

Aunque en un principio Marx dudó si publicar o no su correspondencia privada, finalmente aceptó con la condición de que también se incluyeran algunas de las cartas que él recibía. Aceptó también porque en paralelo recibió una petición para conservarlas en la Biblioteca del Congreso junto a las de otros personajes ilustres, material disponible para estudiantes e investigadores. Esto le emocionó especialmente ya que él tuvo que dejar los estudios muy pronto. Pertenecía a una familia humilde de judíos alemanes que habían emigrado a Estados Unidos y era el cuarto de seis hermanos. Su madre, actriz de variedades, introdujo a sus hijos en el mundo del espectáculo desde muy pequeños, iniciándose la leyenda de los hermanos Marx. La primera misiva del libro es de 1942 y está dirigida a su hermano Chico del que no se conocen cartas. De su otro hermano Harpo sí hay un par de misivas públicas como el telegrama de felicitación que envió a Kennedy o los mensajes que intercambió con Salvador Dalí, admirador de su personaje.

Las misivas de Groucho Marx son una prolongación de su ingenio y personalidad, de su sentido del humor. En 1946, cuando él y sus hermanos estaban rodando "A nigth in Casablanca”, recibieron una carta de los estudios Warner Brothers que amenazaban con acciones legales si utilizaban un nombre que pudiera remitir a “Casablanca", estrenada cinco años antes. Groucho respondió con una misiva que se ha convertido en una de las más célebres de la historia contemporánea: “Al parecer hay más de una forma de conquistar una ciudad y de mantenerla bajo el dominio propio. Por ejemplo, hasta el momento en que pensamos en hacer esta película, no tenía la menor idea de que la ciudad de Casablanca perteneciera exclusivamente a los Warner Brothers”.

Warner al final desistió y "A night in Casablanca" se estrenó en 1946 sin ningún problema legal. Fue la penúltima de los Hermanos Marx. Después de "Amor en conserva" emprendieron carreras independientes. Otras cartas que comentamos en esta entrega de Cartagrafías tienen que ver con la investigación que sufrió en los años 50 por parte de FBI durante la Caza de Brujas comunista o su correspondencia con políticos como Truman o cuando relata encuentros con compañeros de profesión como Chaplin: “Anoche cené con Chaplin en Dave Chasen y estaba de excelente humor, cosa rara en él”.

En sus textos, el cómico habla de “Apueste su vida”, el concurso de radio y televisión que presentó con éxito hasta 1961, de los escándalos de concursos amañados en el Estados Unidos de la época, de sus aficiones como el billar o las citas con su club de póquer, formado por escritores y guionistas de su entorno o de mujeres, su otra gran “pasión”. Descubren su lado más desconocido, el del amante de la literatura que disfrutaba entre círculos intelectuales y ávido lector. Recibía misivas de grandes creadores que trataban de ponerse a su altura y resultar ingeniosos como la novelista americana, Elaine Dundy. Además, Groucho estaba suscrito a infinidad de revistas y periódicos a los que enviaba cartas asiduamente como cuando contestó a Confidential Magazine por difundir rumores falsos sobre él.

Como en la vida real, es difícil distinguir cuándo bromea y cuándo no pero se puede leer entre líneas la persona que era. La parte más humana aparece cuando escribe a sus hijos. Demuestra que, como todos los padres del mundo, se preocupa por su futuro profesional y se queja de que no responden a sus cartas. Existe otro libro con la correspondencia que tuvo con su hija Miriam, la niña de sus ojos, que le dio muchos quebraderos de cabeza por sus adicciones. Destacan también las misivas dirigidas a su hijo Arthur que fue tenista profesional - después se convertiría en un prestigioso guionista de televisión- y a Woody Allen, el director de cine es otro de sus grandes admiradores.

Guillem Caballé encarna a Groucho Marx, Julio López a Harpo y Lucía Taboada a la escritora Elaine Dundy.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad