Hora 25Hora 25
Sociedad

La Universidad no es solo cosa de veinteañeros

Los estudios dedicados a mayores de 55 años están en auge. En muchos centros de España este curso ha habido lista de espera para poder acceder a algunos de los programas académicos que ofrecen

Alumnos de la Universidad de Mayores de la Complutense en la clase de Historia Moderna de España.

Madrid

Para muchas personas la jubilación supone un cambio drástico en su vida. "Me sentí vacía porque mi trabajo me llenaba mucho", explica Herminia de Gregori. "Tenía un equipo muy joven que me mantenía activa y al jubilarme pensé, ¿ahora cómo voy a aprender?", recuerda María Coloma. Las dos encontraron la respuesta a esa pregunta en la Universidad para Mayores, un proyecto académico que se lleva a cabo en al menos una decena de universidades españolas.

Ellas estudian Humanidades en la Universidad Complutense de Madrid y la lista de asignaturas que cursan es enorme: filosofía, literatura, antropología, historia o arte entre otras. "En la vida me había gustado la prehistoria y yo salía de esa clase queriendo ir a buscar fósiles", asegura María entre risas. Herminia confiesa que ahora, a sus 74 años, es capaz de hacer cosas que no lograba de joven: "Leo muchos libros y consigo concentrarme más, sacarle el juego y poder comentarlo. Para mi eso antes era super difícil".

La Universidad no es solo cosa de veinteañeros

04:56

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1668184975223/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

María es toda una veterana. Tiene 71 años y lleva 10 matriculada en la Universidad. "Ha sido un descubrimiento enorme. Me ha dado alegría de vivir". También se emociona al pensarlo Herminia: "Estoy orgullosa de mi misma porque he tenido una vida muy dura y nunca pensé que pudiera llegar a pisar una Universidad. Era algo que tenía pendiente y ahora soy feliz, me hace una ilusión tremenda".

Más mujeres universitarias

Los compañeros de las emisoras que tiene la Cadena SER en Aragón, País Vasco, Extremadura, Asturias, La Rioja, Comunitat Valenciana, Cantabria, Canarias, Baleares y Cataluña nos han ayudado a dibujar el perfil de los alumnos que cursan este tipo de estudios: Se matriculan muchas más mujeres que hombres, la edad media es de unos 70 años y aunque la mayoría son personas que en su vida no han podido cursar estudios superiores, cada vez hay más profesionales del sector de la banca, la sanidad o la educación que una vez que se jubilan se apuntan.

"Nos hemos matriculado por ampliar nuestros conocimientos, porque nos gusta, porque nos mueve la curiosidad". "Yo tenía una espinita por no haber podido ir a la Universidad. Empecé a trabajar a los 14 años y me he apuntado ahora porque me he jubilado". "Hice primero de medicina pero luego he sido peluquera toda mi vida. Siempre quise volver", nos cuentan algunos de ellos.

Más información

Beatriz Barrero es Coordinadora de la Universidad para Mayores que tiene la Complutense. Lleva funcionando más de 20 años. "Los alumnos más jóvenes tienen cincuenta y tantos años. Entre los más mayores hay quien llega a cerca de 90. Hay gente que cuando se apunta a los cursos, descubre una pasión. Lo que les une a todos es su amor por la cultura".

Las clases de Historia, las más demandadas

Este curso la demanda ha sido tan alta que en algunos programas de diferentes centros de España ha habido gente que se ha quedado incluso sin plaza, en lista de espera. La oferta académica es amplísima. Además de las asignaturas citadas antes, se pueden estudiar materias relacionadas con la música, el teatro, la danza, la psicología, la química, la geopolítica, la botánica, la ingeniería e incluso biomedicina o criminología. Aunque la que más demanda suele tener es la de Historia.

Magdalena de Pazzis Pi Corrales es profesora en la Universidad para Mayores de la Complutense. Cada martes y cada jueves imparte Historia Moderna de España durante hora y media a mayores de 50 años. El aula está repleta de gente y todos toman apuntes a pesar de que no hay exámenes, solo trabajos que pueden hacer de forma voluntaria. Ella asegura estar encantada con estos alumnos: "Son activos, educados, tienen interés, curiosidad, formación. Yo vengo aquí como si me dieran un premio cada martes y cada jueves porque además están siempre muy atentos, no hay que pedirles que se callen. Es una cosa deliciosa".

El aprecio es mutuo porque los alumnos se deshacen en halagos hacia sus profesores. "Se me pasan las clases volando, hago todo lo posible por no faltar", aseguran algunos de ellos. "Te obliga a estar despierta, a interesarte por lo que pasa. Y eso es vida". Esa vitalidad es la que les mueve. Cada curso son más los que deciden invertir el tiempo de la jubilación en seguir aprendiendo y explorando sus habilidades y su curiosidad.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad