La VentanaLa Palabra del día
Opinión

"Sinvergüenza", todo junto, como una diputada de Vox ayer en el Congreso

"Se puede escribir junto o separado y con esa decisión dotamos a la expresión de significados bien distintos. Sin vergüenza, separado, es una locución que nos habla de una actitud personal, cuando alguien actúa sin miedo, sin timidez, sin complejos... Mientras que el sustantivo sinvergüenza hace referencia a una persona inmoral, por resumir", la palabra del día de Isaías Lafuente

Isaías Lafuente solo necesita una palabra para referirse a lo que ocurrió ayer en el Congreso: sinverguenza

Isaías Lafuente solo necesita una palabra para referirse a lo que ocurrió ayer en el Congreso: sinverguenza

02:11

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1669305424124/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Sin vergüenza se puede escribir junto o separado y con esa decisión dotamos a la expresión de significados bien distintos. Sin vergüenza, separado, es una locución que nos habla de una actitud personal, cuando alguien actúa sin miedo, sin timidez, sin complejos... Mientras que el sustantivo sinvergüenza hace referencia a una persona inmoral, por resumir. Los académicos, que son muy elegantes, definen al sinvergüenza como un pícaro, un bribón. Y puede parecer un retrato suave hasta que buceamos en el diccionario y encontramos en las definiciones de estas palabras el verdadero perfil del sinvergüenza: un individuo malo y ruin, tramposo y desvergonzado, dañoso y malicioso, de baja condición humana.

Alguien podrá decir que el término también se puede usar en sentido cariñoso, como hacen los colegas que se abrazan mientras se llaman cabrón o hijoputa. Y es verdad, pero no suele ser lo frecuente. Además, para ese uso la lengua, que es muy precisa, acuñó el benevolente sinvergonzón. De tal manera que cuando optamos por referirnos a alguien como un sinvergüenza es que es un sinvergüenza. No es difícil encontrar ejemplos de lo uno y de lo otro. Ayer mismo, sin ir más lejos, vimos a una gran selección de futbol jugar sin vergüenza, separado. Y casi al tiempo pudimos escuchar, sintiendo vergüenza ajena, a una diputada vociferando y comportándose como una perfecta sinvergüenza.

Vox, a Irene Montero en el Congreso: &quot;Su mérito es haber estudiado en profundidad a Iglesias&quot;

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad