Internacional

Centenares de seguidores de Bolsonaro asaltan la sede del Congreso, Presidencia y el Tribunal Supremo en Brasil en una manifestación contra Lula

Las fuerzas de seguridad han retomado ya el control de las tres sedes tras una caótica jornada en el país

Miles de seguidores del expresidente brasileño Jair Bolsonaro han invadido este domingo la sede del Congreso Nacional y posteriormente el Palacio de Planalto, sede del Ejecutivo, y el Tribunal Supremo, en una manifestación que pide una intervención militar para derrocar al presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Más información

El grupo, que defiende tesis golpistas, ha superado una barrera policial y ha subido la rampa que da acceso al tejado de los edificios de la Cámara de los Diputados y del Senado, y algunos entraron dentro de la sede legislativa. Los extremistas, en su mayoría con camisetas amarillas y verdes y banderas de Brasil, también han atacado algunos vehículos de la Policía Legislativa, que brinda seguridad al Congreso.

Algunos de los asistentes se han dirigido después al palacio presidencial, el Palacio de Planalto, y a la sede del Tribunal Supremo con el objetivo declarado de derrocar a Lula y a su vicepresidente, Geraldo Alckmin. La Policía se está empleando medios antidisturbios, informa la prensa brasileña.

Finalmente, horas después, las fuerzas de seguridad consiguieron recuperar el control de las sedes del Congreso, la Presidencia y la Corte Suprema de Brasil, tras ser invadidos y vandalizados por cientos de seguidores radicales del exmandatario Jair Bolsonaro.

Los atacantes han destruido barreras de protección y armados con palos se enfrentaron a los agentes que intentaron contener, sin éxito, la entrada de los manifestantes. Lula, que asumió la Presidencia de Brasil el pasado día 1, se encuentra este fin de semana de viaje en la ciudad de Araraquara, en Sao Paulo. Los ventanales de la sede del poder Judicial han sido rotos por los manifestantes, que ya ocupan los edificios de los tres poderes en el país.

Lula da Silva decreta la intervención federal en Brasilia tras el asalto de los bolsonaristas

Lula da Silva se ha pronunciado horas después de que comenzara el ataque contra la sede de los principales poderes del país para condenar la invasión. "Los que llamamos fascistas invadieron la sede del gobierno, la sede del Congreso y la sede de la Corte Suprema. Creemos que hubo una falta de seguridad. Serán encontrados y castigados. La democracia exige respeto a las instituciones", ha asegurado.

Además, ha firmado un decreto para que el Gobierno federal asuma las competencias de seguridad en el distrito federal de Brasilia, después del asalto de "vándalos" contra las principales instituciones políticas y judiciales del país.

Desde el estado de Sao Paulo, adonde Lula había viajado para supervisar los estragos causados por las inundaciones, el mandatario ha condenado la violencia de las últimas horas, que "no tiene precedentes". "Nunca se ha hecho en la historia de este país", se ha lamentado durante un discurso en el que ha recordado sus propias derrotas electorales. "Todos los vándalos serán encontrados y castigados", ha dicho el mandatario, antes de leer de viva voz los detalles de un decreto que implica la intervención sobre las competencias que teóricamente le competen a Brasilia, cuya labor había sido puesta en duda por el oficialismo tras el caos vivido en las calles de la capital.

Además, Lula se ha quejado de que la Policía de Brasilia no ha cumplido su cometido y ha acusado a Bolsonaro, de "estimular la invasión de los tres poderes" y de "huir" a EEUU para evitar entregarle la banda presidencial en su investidura como nuevo presidente. También ha designado un nuevo responsable de la seguridad en la zona, Ricardo García Cappelli, en sustitución de un aliado de Jair Bolsonaro, dentro de una batería de medidas que, en principio, estarán en vigor hasta el 31 de enero.

Bolsonaro se distancia de los asaltos y asegura que "siempre" ha cumplido la Constitución

El expresidente de Brasil ha negado su responsabilidad en el asalto a las instituciones en Brasilia por parte de sus simpatizantes tras más de siete horas de silencio después de que se conociese la noticia. Bolsonaro ha asegurado que durante su mandato "siempre" ha cumplido con la Constitución, "respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y la sagrada libertad".

"Además, repudio las acusaciones, sin pruebas, que me atribuyó el actual jefe del Ejecutivo de Brasil (Luiz Inácio Lula da Silva)", ha escrito el exmandatario en una serie de mensajes publicados en su perfil de la red social Twitter. Asimismo, Bolsonaro ha comparado los hechos acontecidos este domingo, que ha calificado de "depredaciones e invasiones" con las "manifestaciones convocadas por al izquierda", asegurando que "escapan la regla", ya que "las manifestaciones pacíficas, en forma de ley, son parte de la democracia".

Los líderes brasileños condenan el ataque a las sedes de los tres poderes

El presidente, Lula da Silva, ha sostenido una reunión de emergencia por videoconferencia con los ministros de Defensa, José Mucio Monteiro, de Justicia, Flavio Dino y de Relaciones Institucionales, Alexandre Padilha, tras los incidentes, según cuenta 'O Globo'.

El ministro de Justicia de Brasil, Flavio Dino, ha afirmado tras el asalto al Congreso que "no prevalecerá" la voluntad de los bolsonaristas radicales que han invadido el Congreso Nacional y rodean las sedes del Ejecutivo y del Poder Judicial, en una manifestación golpista.

Dino ha asegurado en un mensaje de Twitter que "va a haber refuerzos" policiales y que las fuerzas que están disponibles "están actuando", en la primera reacción de un miembro del Gobierno a la presunta intentona de revertir el orden constitucional en Brasil.

También el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, ha criticado las acciones de los manifestantes y ha advertido de que "deben sufrir con urgencia el rigor de la ley". "He hablado hace poco por teléfono con el gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha, con quien mantengo un contacto permanente. El gobernador me ha informado de que está concentrando los esfuerzos de todo el aparato policial para controlar la situación", ha publicado Pacheco en redes sociales.

El presidente del Congreso de Brasil, el senador Rodrigo Pacheco, pidió hoy castigar de forma "urgente" y con el "rigor de la ley" a los radicales bolsonaristas que han invadido las sedes del Parlamento, la Presidencia de la República y la Corte Suprema, en Brasilia. "Repudio vehementemente estos actos antidemocráticos, que deben sentir el rigor de la ley con urgencia", afirmó Pachecho, en un mensaje publicado en sus redes sociales.

"En esta acción están participando las fuerzas de seguridad del Distrito Federal y la Policía Legislativa del Congreso. Condeno vehementemente esos actos antidemocráticos que deben sufrir el rigor de la ley con urgencia", ha añadido.

Mientras, el portavoz del bloque del Gobierno en el Congreso, Randolfe Rodrigues, ha abogado por la unión de los demócratas ante este ataque de "terroristas". "Los antidemócratas criminales no pueden andar libremente. No hay que tolerar a los intolerantes. Esperamos la dura aplicación de la ley a todos los implicados en esas acciones", ha indicado.

La comunidad internacional se solidariza con Lula tras la invasión de varios edificios institucionales

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado "todo su apoyo" al líder brasileño, Lula da Silva, "y a las instituciones libre y democráticamente elegidas por el pueblo brasileño". "Condenamos rotundamente el asalto al Congreso de Brasil y hacemos un llamamiento al inmediato retorno a la normalidad democrática", ha afirmado en un tuit.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha pedido la aplicación de la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA) en respuesta a la toma de las sedes de los principales organismos del poder ejecutivo, legislativo y judicial de Brasil por parte de simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro.

"Es hora urgente de reunión de la OEA si quiere seguir viva como institución y aplicar la carta democrática", ha publicado Petro en su cuenta en Twitter. "Toda mi solidaridad a (Luiz Inácio) Lula (Da Silva) y al pueblo del Brasil. El fascismo decide dar un golpe. Las derechas no han podido mantener el pacto de la no violencia", ha apuntado.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha expresado su "absoluta condena" por el "asalto a las instituciones democráticas" de Brasil, con un mensaje en el que también ha querido dar en nombre del bloque el "pleno apoyo" al actual presidente del gigante sudamericano.

La sombra de Trump

Las similitudes entre los discursos de Bolsonaro y Trump suben un nuevo nivel, ya que son seguidores de ambos líderes los que han protagonizado sendos ataques al Congreso con dos años de diferencia.

Si el 6 de enero de 2021 cientos de trumpistas irrumpieron en el Capitolio para cuestionar la victoria electoral del demócrata Joe Biden, este 8 de enero de 2023 han sido los bolsonaristas quienes han intentando tomarse la justicia política por su mano, aunque en este caso con ataques coordinados contra otras instituciones en Brasilia.

Como entonces, también ha habido silencio por parte del principal instigador de estas movilizaciones, bien por acción o por omisión. Bolsonaro sí intentó desmarcarse antes de irse de Brasil de complots terroristas atribuidos a algunos simpatizantes radicales, pero también criticó que se quisiera demonizar a su base política. Fueron sus últimas declaraciones, pronunciadas el 30 de diciembre y por Internet.

Crónica 24/7: Un año del asalto al Capitolio

Crónica 24/7: Un año del asalto al Capitolio

09:14

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1641029118260/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00