Hora 25El análisis de Xavier Vidal-Folch
Opinión

Francia y España desde Barcelona

A ver si resulta que los separatistas catalanes son más hispanófilos que los separadores madrileños o los ensimismados conservadores gallegos

Francia y España desde Barcelona

Francia y España desde Barcelona

01:43

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1674153538939/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Barcelona

La firma de un tratado de amistad y estrecha colaboración entre España y Francia, para asuntos bilaterales, y para el impulso de la Unión Europea, es un éxito notable. Se mire desde donde se mire.

Es un éxito para España porque la eleva a la condición simbólica de los grandes países fundadores de la Europa comunitaria, Alemania, Francia e Italia, cuando ingresó en el club con tres décadas de retraso tras su fundación. Y claro, para Francia, porque es el que tiene rubricados otros dos acuerdos con alemanes italianos, y se coloca así en el centro, a medio puente entre los cuatro grandes.

Es un éxito para las ideologías que sustentan a ambos gobiernos: las izquierdas españolas y el centro-liberal francés. Demuestran capacidad de negociar. Y evidencian que para hacer cosas juntos no es imprescindible pensar exactamente igual en todo.

Es un éxito también para la orientación de los asuntos de la Unión, en unos momentos de aceleración de sus políticas. Justo para responder a las sucesivas crisis de la pandemia, la recesión, la dificultosa recuperación y ahora, la guerra de Ucrania. Y cuando Alemania y la locomotora francoalemana renquean.

Y es un éxito para todos los españoles. El presidente de la Generalitat de Cataluña estuvo en el saludo inicial, cuando ni su colega gallego ni su colega madrileña, ambos del PP, se acercaron por las cumbres con Alemania ni con Polonia celebradas en sus territorios. A ver si resulta que los separatistas catalanes son más hispanófilos que los separadores madrileños o los ensimismados conservadores gallegos. Y por cierto, los 6.000 asistentes 'indepes' a la protesta certificaron la defunción del 'procés' como propuesta unilateral. Son 6.000. Cuando fueron un millón. Y encima se abuchearon entre sí.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad