Ciencia y tecnología

La vacuna española contra la tuberculosis entra en la fase decisiva: podría erradicar la enfermedad que más muertes provoca en el mundo

Este viernes se celebra el Día Mundial contra la Tuberculosis. Un grupo de investigadores españoles lleva 20 años trabajando para sacar adelante una vacuna que releve a la actual, con más de 100 años de antigüedad e ineficaz contra las formas respiratorias de la enfermedad. Ahora llega el momento más importante: saber si puede erradicar la tuberculosis

Una muestra de vacuna MTBVAC contra la tuberculosis / EMILIO MORENATTI

A principios del siglo XIX, un médico español llamado Francisco Javier Balmis recorrió medio mundo vacunando contra la viruela. A pesar del avance que supuso la Expedición Balmis, ha pasado prácticamente inadvertida con el paso de los años. Actualmente la viruela es la única enfermedad infecciosa que está erradicada y España está detrás de ese hito histórico que ahora puede emular un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza. Llevan más de 20 años desarrollando una nueva vacuna contra la tuberculosis que acaba de entrar en fase 3: "Es la hora de la verdad, la de saber si la vacuna protege o no", señala el jefe de la investigación, el doctor Carlos Martín.

La tuberculosis es la enfermedad que más muertes causa en el mundo. La vacuna actual (BCG) tiene más de 100 años de antigüedad y es una de las más utilizadas. Protege contra las formas graves de la enfermedad a los bebés pero no protege contra la tuberculosis respiratoria, que es una de las que causa más fallecimientos en países en vías de desarrollo. "Actualmente, si los niños de países endémicos no son tratados como en los países occidentales y el 50% de los niños mueren. Como la OMS, nosotros pensamos que podemos erradicar la tuberculosis y para eso hace falta una nueva vacuna que proteja las formas respiratorias", dice el doctor Carlos Martín en referencia a la vacuna MTBVAC en la que trabaja y que cuenta con "todo el repertorio de genes que son necesarios para proteger contra la enfermedad".

La hora de la verdad

La vacuna MTBVAC acaba de entrar en fase 3: el momento de hacer las pruebas finales que determinen su eficacia. A lo largo de estos años se ha probado en adultos en Suiza y en bebés en Sudáfrica y ahora emprenden un estudio mucho más completo: "Vamos a probarla en más de 7.000 bebés, la mitad vacunados con la actual vacuna BCG y la otra mitad, con MTBVAC y comprobaremos si les protege contra las formas respiratorias de la tuberculosis", explica el doctor Martín.

Hablar de plazos es algo muy complejo para un investigador. Los investigadores calculan que les llevará unos 5 años reclutar a todas las madres en cuatro centros de Sudáfrica y en Senegal y Madagascar. Luego deben dejar pasar otros dos años para ver si la vacuna realmente funciona: "Tenemos que hacer el estudio en un país que es endémico, donde las cifras de tuberculosis son las que teníamos nosotros en el siglo XVII, con una incidencia altísima, y ver si protege o no protege. Por eso, es un proceso que es largo pero es la hora de la verdad".

Investigadores de la Universidad de Zaragoza que desarrollan la nueva vacuna contra la tuberculosis

Investigadores de la Universidad de Zaragoza que desarrollan la nueva vacuna contra la tuberculosis / EMILIO MORENATTI

La tuberculosis en España

La tuberculosis es tan antigua como la humanidad: "Se ha descrito en casos de momias precolombinas, antes de que llegásemos los europeos a América, en momias egipcias... Siempre ha convivido con el ser humano y mata a la población más débil: niños al nacimiento, personas con VIH, personas mayores o mal alimentadas".

En España la prevalencia de tuberculosis es baja: "Se estimaban 20 casos por 100.000 pero se está bajando a 7 casos por 100.000". La clave es un diagnóstico temprano y un tratamiento eficaz que dura 6 meses con varios fármacos. Eso hace que en nuestro país, ni siquiera se vacune a los bebés de esta enfermedad: "En el País Vasco se vacunó hasta hace 6 ó 7 años pero en el resto de España desde los años 90 no está dentro de la campaña. En Europa, EEUU y Australia se prefiere tratar la enfermedad a vacunar. En cambio, en los países en desarrollo, con una incidencia alta como Sudáfrica, solo el 2 ó 3% de los niños son vacunados y eso quiere decir que si esos niños no son tratados como en los países occidentales, el 50% de los niños mueren", insiste el investigador y recalca que lo que se pretende con MTBVAC es que sea "una vacuna universal, asequible y accesible" a los países en vías de desarrollo o que tengan recursos bajos, que sea una única dosis que se inyecte a los bebés al nacer y que no sea necesario conservarla en congeladores de -20ºC ó -70ºC.

La amenaza de cepas resistentes

Los síntomas de la tuberculosis son parecidos a los de otras muchas enfermedades pero duran más en el tiempo: "Más de un mes con tos persistente, no se cura con antibióticos convencionales y va acompañado de pérdida de peso y febrícula". Tarda mucho en desarrollarse y por eso hay que tratarla durante muchos meses con múltiples fármacos, algo que no pasa en los países en vías de desarrollo porque no tienen acceso al diagnóstico ni al tratamiento, de ahí la importancia controlar la enfermedad con una vacuna.

"Las cepas que tenemos son sensibles a los fármacos, por eso no hace falta la vacuna pero en Sudáfrica, que hay una incidencia altísima de sida —y la combinación de tuberculosis y sida es perfecta para matar al individuo y hacer cepas resistentes— están apareciendo cepas resistentes. Y lo mismo en India e Indonesia. Se calcula que de los 10 millones de casos de tuberculosis del año pasado, 500.000 son resistentes a los fármacos, y eso nos preocupa en occidente porque es una enfermedad respiratoria que se transmite y si esas cepas resistentes se transmiten, perderíamos la capacidad de protegernos contra esas cepas", advierte el doctor Martín.

Vacuna made in Spain

Un día como hoy de 1882, Robert Koch describió el bacilo de la tuberculosis en la Academia de Medicina de Alemania y por eso cada 24 de marzo se conmemora el día contra la tuberculosis. Desde ese hallazgo hasta el desarrollo de la primera vacuna, la actual BCG, pasaron 40 años, un periodo eterno comparado con la rapidez con la que ahora se ha logrado la vacuna del COVID.

La vacuna MTBVAC podría suponer un hito histórico para la medicina española. Se desarrolla en la Universidad de Zaragoza y la empresa gallega BIOFABRI se encarga del proceso industrial y clínico. De momento cuentan con fondos públicos nacionales y europeos para poder seguir trabajando pero han creado una fundación llamada T.END para buscar instituciones, empresas y filántropos "que hagan que esta vacuna siga siendo española de principio a fin". Que no venga una multinacional y se lleve todos los réditos.

Elisa Muñoz

Elisa Muñoz

Periodista en Cadena SER desde 2008. Primero en programas como 'La Ventana', 'Hoy por Hoy Madrid' o...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00