Directo

ACUERDO PODEMOS-SUMAR Última hora del futuro de Irene Montero y la negociación con Yolanda Díaz

El cine en la SEREl cine en la SER
Cine y TV

Cannes 2023 | 'Contadores', el corto español sobre la lucha obrera en la Transición que invita a repensar lo colectivo

La joven directora vasca Irati Gorostidi presenta en la Semana de la Crítica del certamen su nuevo trabajo, una búsqueda de otras formas de organización en común que resuena en el presente

Fotograma de 'Contadores'

Cannes

La presencia española en Cannes no se limita a largometrajes en secciones paralelas. De hecho, desde hace años la mejor puerta de entrada al certamen ha sido con cortometrajes. En 2016 Juanjo Giménez ganó la Palma de Oro con Timecode y el año pasado estuvo Estíbaliz Urresola, la directora de 20.000 especies de abejas, con Cuerdas. En esta edición Guillermo García López lleva la Cañada Real a la Croisette con Aunque es de noche, título en competición oficial, e Irati Gorostidi participa en la Semana de la Crítica con Contadores. "La verdad es que ha sido un proceso bastante largo porque la idea de este cortometraje surge con un proyecto de largometraje que está en desarrollo ahora, así que parte de una investigación que empezó quizás hace cinco años", cuenta la directora vasca que, dice, estar ilusionada y expectante ante la presentación de su trabajo en un escaparate como Cannes.

En Contadores la joven cineasta se interesa por los años posteriores a la Transición y cómo se organizaba la lucha obrera y la vida en comunidad. "Me interesaba explorar las búsquedas de formas de vida alternativas en ese periodo e investigando en concreto sobre una comunidad que estuvo ubicada en Navarra, intentando comprender las motivaciones de algunas personas que habían terminado allí con un proyecto de vida en común y un poco de vida alternativa, acabé investigando sobre el movimiento obrero en ese periodo de los 70, en concreto en Guipúzcoa". Gorostidi sigue a un grupo de trabajadores y amigos en medio de las negociaciones por un nuevo convenio del metal. Unos defendían votar la propuesta alcanzada por los sindicatos y otros abogaban por ir más lejos y apoyar una representación directa de los obreros.

"Era importante para mí reflejar o buscar una experiencia de ese periodo de la Transición, en el final de la dictadura, desde la perspectiva de unas personas que lo viven como un momento de decepción, quizás porque esperaban que esa transformación se diera de otra forma. En esa investigación hay un trabajo de destilado hasta encontrar un hito concreto, un momento específico para ambientar un poco la situación que se refleja en Contadores, que es centralmente una asamblea en una fábrica", explica y continúa. "Me parecía que en ese convenio en concreto, en un sector muy importante en la industria guipuzcoana, se trasladaban un poco todas las medidas de la reforma económica de la Transición. Lo que había en juego ahí eran muchas cosas que tenían que ver con cómo se representaba la Transición a nivel económico, a nivel muy práctico y luego también con el hecho de que los sindicatos, pero también los partidos políticos que hasta entonces habían operado en la clandestinidad, de repente eran los portavoces o los representantes de los trabajadores a nivel oficial", se cuestiona la directora tomando como punto de vista a los trabajadores que defendían la autoorganización y la representación directa.

Gorostidi enmarca la mayor parte de esta historia en una asamblea durante un descanso de los trabajadores pero también muestra, en una reunión en un piso, los debates de este grupo en cuanto a la organización afectiva en esa nueva España que surgía. "Lo que pasa con este grupo de personas es que a través de ese proceso de militancia y de activismo, que está muy centrado por un lado en esa oposición al régimen franquista, pero por otro lado también en todos los ámbitos laborales y el mundo de las fábricas, empiezan a plantearse otras cuestiones. Es decir, si vamos a romper con toda una serie de convenciones que hemos heredado, esas convenciones se aplican a todos los niveles de nuestras vidas. Y eso es una manera también de anticipar un poco lo que va a venir en el proyecto de largometraje. Esas inquietudes, cómo se trasladan, quizás tenemos que buscar otras formas de organizarnos a todos los niveles y esa búsqueda de formas de vida alternativas de la comunidad, de la idea de vivir colectivamente también, incluye cuestiones relacionadas con lo afectivo y lo amoroso incluso", responde la autora, que refleja cómo lo íntimo también es político.

En ese proceso de investigación y búsqueda, Gorostidi también entiende que el cine debe reflexionar sobre la forma de trabajo y organización que plantean los protagonistas en la ficción. Y ella aplicó esa coherencia en el rodaje. "El trabajo con el casting también ha tenido que ver con poner en común toda una serie de materiales documentales y de archivo e indagar en esos materiales colectivamente. Entonces, no es un proceso en el que hay un trabajo analítico y, digamos, de traslación de ese análisis a unas ideas y a la redacción de un guión que lo interpreta un elenco, sino que la idea es que la propia escritura parte de una puesta en común. Y al final lo interesante es eso, cómo indagamos colectivamente y cómo investigamos en común ese momento para intentar comprenderlo en profundidad. Lo mismo pasa con la dirección de arte, con la fotografía", detalla de su trabajo con actores naturales.

En la senda de otros autores, como Luis López Carrasco, la directora toma un momento histórico muy concreto en una pequeña comunidad para dialogar con el presente sobre el estado de la lucha obrera, la pérdida de derechos y cómo repensar un espacio colectivo. "En el corto hay algunas cuestiones que son muy centrales, cuáles son los obstáculos que podemos hallar si queremos tomar decisiones de forma horizontal y qué pasa con la representación directa y cómo se tiene un tipo de conversación de ese tipo. Y creo que eso no ha cambiado tanto en el fondo, para mí las preocupaciones que yo tengo hoy en día a la hora de pensar lo colectivo ya se reflejan ahí. O sea que creo que desde ahí hay cierta vigencia. Somos hijas o nietas de ese periodo de la Transición y creo que nos preocupa mucho a la gente de nuestra generación porque fue un momento con muchas cosas en juego y ahora muchísima gente lo está revisitando. No creo que sea casualidad.", responde desde la playa reservada para entrevistas a los cineastas que participan en la Semana de la Crítica. Contadores es la semilla de Anekumen, el que será su primer largometraje para el que acaba de iniciar el proceso de financiación. Formada en Bellas Artes y tras hacer un máster en Estudios de Cine, Irati Gorostidi se presenta como una de las nuevas voces a seguir en el cine español.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
  •  
Ver todos los boletines
  •