Sociedad

Leonor jura la Constitución como hizo su padre, pero no su abuelo: así fueron los actos en el Congreso de Felipe VI y Juan Carlos I

El actual monarca estrenó el protocolo para la jura del heredero, establecido durante el Gobierno de Felipe González

Jura de la Constitución de Felipe VI (i) y proclamación de Juan Carlos I (d).

La Princesa Leonor jurará la Constitución ante las Cortes Generales este martes, coincidiendo con el día en el que alcanza la mayoría de edad. Este procedimiento está contemplado en el artículo 61 de la Constitución, que establece que el príncipe heredero, al cumplir 18 años, prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Carta Magna y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas.

Más información

El acto se llevará a cabo en una sesión solemne, que arrancará con un recibimiento en un podio de honores militares a las puertas del Congreso, al que seguirá la interpretación del himno nacional y la lectura de un discurso por parte de Francina Armengol, presidenta de la Cámara Baja. Al final de su intervención, la tercera autoridad del Estado pedirá a diputados y senadores que se pongan en pie y solicitará a la princesa de Asturias que preste juramento con arreglo a la Constitución española. Tras ello, Leonor será condecorada con las medallas del Congreso y del Senado y se le invitará a inaugurar la segunda edición del Libro de Honor de la Cámara Baja.

Así fue la jura de Felipe VI

La jura de Leonor será muy parecida a la de su padre, que tuvo lugar, también, cuando este cumplió los 18 años, el 30 de enero de 1986. Aquella cita fue clave para definir el protocolo actual, ya que nunca antes un príncipe heredero había jurado la Constitución ante los representantes de la soberanía nacional.

Por aquel entonces, el Gobierno estaba presidido por el socialista Felipe González, cuyo Consejo de Ministros estableció, en 1985, que el acto debía tener una doble dimensión: simbólica y jurídica. Fiel reflejo de ello es que los protagonistas de la sesión solemne en el Congreso, junto con Felipe de Borbón, fueron el presidente del Congreso, Gregorio Peces-Barba, y el Letrado Mayor de las Cortes, Luis Cazorla. De esta manera, se quiso resaltar que, tal y como marca el artículo 1 de la Constitución, "la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado".

Podio de autoridades a las puertas del Congreso. / Congreso

La Familia Real pasa revista a las tropas de la Guardia Real. / Congreso

El acto empezó con la llegada al Congreso de la Familia Real, escoltada por el Escuadrón de Lanceros de la Guardia Real. Al pie del podio instalado a las puertas de la Cámara el presidente del Gobierno, Felipe González, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Ángel Liberal Lucini, recibieron a los Reyes, Juan Carlos y Sofía; al príncipe heredero, Felipe; a las infantas, Elena y Cristina; y al Conde de Barcelona, Juan de Borbón, padre de Juan Carlos I. Una vez que el monarca pasó revista a las tropas que les rendían homenaje, los miembros de la realeza accedieron al recinto por la puerta principal del Congreso y saludaron a los presidentes del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial.

Una vez dentro del Congreso, los miembros de la Familia Real saludaron a los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado. Posteriormente, sonó el himno nacional y tanto ellos como los diputados tomaron asiento. Peces-Barba declaró abierta la sesión y pronunció un discurso en el que resaltó el papel de las Cortes como "sede natural de un acto de tanta trascendencia, porque son el pueblo español y ellas, como sus representantes, las fuentes de la soberanía".

Vista general del Congreso durante la sesión solemne de la jura de la Constitución. / Congreso

Acto seguido, el príncipe Felipe juró la Constitución usando la siguiente fórmula:

"Juro desempeñar fielmente mis funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes, respetar los derechos de los ciudadanos y las comunidades autónomas y fidelidad al Rey".

Felipe de Borbón jura la Constitución el día de su 18º cumpleaños. / Congreso

Pronunciada esta frase, Peces-Barba volvió a tomar la palabra para dar por recibido el juramento y rematar el acto con un contundente: "¡Viva la Constitución! ¡Viva el Rey! ¡Viva España!". Después, levantó la sesión y volvió a sonar el himno nacional. Tras ello, los miembros de la Familia Real saludaron en el Salón de Conferencias a las autoridades que asistieron al acto: los miembros del Gobierno, los de la Mesa del Congreso y del Senado, el jefe de la oposición, los expresidentes del Gobierno, los presidentes de Consejo de Gobierno de las comunidades autónomas y el alcalde de Madrid, entre otros.

Así fue la jura y proclamación de Juan Carlos I

En el caso de Juan Carlos I, el contexto era muy diferente. El ahora rey emérito cumplió la mayoría de edad durante el franquismo y no fue hasta los 36 años cuando fue proclamado jefe del Estado. Lo hizo en una ceremonia solemne en las Cortes el 22 de noviembre de 1975, dos días después de la muerte de Franco, quien le había designado como su sucesor en 1969.

La Constitución se aprobó por referéndum el 6 de diciembre de 1978, tres años después de que Juan Carlos fuera proclamado rey. Por tanto, el monarca no juró la Carta Magna, sino que, con las instituciones franquistas todavía vigentes, juró sobre la Biblia acatar los Principios del Movimiento Nacional, destinados a perpetuar el régimen.

Juan Carlos I jura su cargo en las Cortes. / Congreso

La reina Sofía, el príncipe Felipe y las infantas, Elena y Cristina, durante la proclamación de Juan Carlos I. / Congreso

Al acto acudieron la esposa del Rey, Sofía de Grecia; sus hermanas, Pilar y Margarita; y sus hijos, Elena, Cristina y Felipe. Además, estuvieron presentes varios mandatarios extranjeros, entre ellos el presidente de Chile, el general Augusto Pinochet; y el rey Hussein de Jordania. La proclamación también fue seguida a través de la televisión por más de 300 millones de espectadores en más de 30 países.

Ante la atenta mirada de todos los asistentes, el presidente del Consejo de Regencia —institución encargada del traspaso de poderes entre Franco y el Rey—, Alejandro Rodríguez de Valcárcel y Nebreda, preguntó a Juan Carlos si juraba "por Dios y sobre los Santos Evangelios cumplir y hacer cumplir las Leyes Fundamentales del Reino y guardar lealtad a los principios que informan el Movimiento Nacional". El heredero juró parafraseando estas palabras, tras lo cual quedó proclamado rey. "Señores procuradores, señores consejeros, desde la emoción en el recuerdo a Franco: ¡Viva el Rey! ¡Viva España!", exclamó entonces Rodríguez de Valcárcel.

Detalle de la corona en el Salón de Sesiones. / Congreso

En este contexto, Juan Carlos pronunció su primer discurso como rey de España, en el que expresó su voluntad de ser el rey de todos los españoles y se comprometió a "mantener la más estrecha relación con el pueblo". Por otra parte, tuvo palabras de "respeto y gratitud" hacia Franco, "una figura excepcional" que, a su juicio, se convertiría en "un hito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00