El cine en la SEREl cine en la SER
Cine y TV

Timothée Chalamet, un divertido y bailarín Willy Wonka: "Hay algo muy nostálgico y reconfortante en este personaje"

El actor canta, baila y demuestra que es una estrella en la nueva versión de la historia de Roald Dahl que dirige el británico Paul King, autor de las películas de 'Paddington'

Timothée Chalamet en la premiere de 'Wonka' en Londres / EFE/EPA/TOLGA AKMEN / TOLGA AKMEN EFE

Londres

Generaciones de lectores y espectadores han crecido con las historias de Roald Dahl. El autor británico, un referente de la literatura infantil, logró crear todo un universo para niños y adultos con personajes carismáticos que, pese a las modas y el revisionismo, han ido pasando de padres a hijos. Ahí está 'Matilda', 'Las brujas', 'El gran gigante bonachón' y, especialmente, 'Charlie y la fábrica de chocolate', un clásico de estas fechas navideñas. El propio Dahl participó como guionista en la primera adaptación cinematográfica protagonizada por Gene Wilder, dirigida por Mel Stuart y estrenada en 1971. Tendrían que pasar más de 30 años para una nueva versión muy diferente, más oscura y kitsch, la que dirigió Tim Burton con Johnny Depp de Willy Wonka y un joven Freddie Highmore como Charlie. Y ahora, otros tantos años después, un director británico vuelve a este relato de forma libre para explorar la juventud del chocolatero.

Paul King, cineasta conocido por las dos entregas de Paddington, el osito convertido en emblema británico que tomó el té con la difunta reina, firma esta personalísima adaptación. "Crecí con ‘Charlie y la fábrica de chocolate’, fue uno de los primeros libros que leí de niño. Y cuando David, el productor, mencionó por primera vez la idea de hacer una película sobre el joven Wonka, en cierto modo me acordé de ese colorido y dulce universo, con los Oompa Loompa, por supuesto, y de todos los espantosos niños a los que enseñaba en la fábrica. Pero luego, cuando volví a leer el libro, me di cuenta de que tiene un núcleo emocional muy fuerte. La historia del joven Charlie es conmovedora y su alcance es casi dickensiano. Y creo que lo que hace tan extraordinario a Roald Dahl es equilibrar este tipo de comedia loca, más grande que la vida real, con una verdad emocional muy profunda. Y esa combinación es lo que siempre me ha atraído. Es lo que intento hacer en las películas de 'Paddington'. Y fue una alegría y un desafío tratar de abrazar eso y recrear ese sentimiento en ‘Wonka’", explica en conversación con la SER durante la presentación en Londres.

En la versión de King no hay Charlie ni fábrica, hay un joven Wonka que llega a las famosísimas Galerías Gourmet dispuesto a cambiarlo todo con su magia y sus deliciosas chocolatinas. Ese joven es en esta ocasión Timothée Chalamet, la estrella juvenil más cotizada, que baila, canta y demuestra su carisma para la comedia. "Para mí fue un verdadero placer hacer esas secuencias porque queríamos que funcionara como complemento de la película de 1971, y nos dimos cuenta de que quizás es 25 años más joven. Eso nos situaba en cierto modo a finales de la década de 1940, que casualmente es la edad de oro del musical en Hollywood. Pasé tiempo viendo películas de Fred Astaire y de Gene Kelly y tratando de pensar lo que podrían haber hecho", dice el director de las numerosas escenas musicales para las que Chalamet se preparó durante meses. "El baile me pareció un desafío ante la cámara porque cuando bailas en el escenario, no es como cuando bailas en un escenario o con tus amigos. No eres realmente consciente de que tienes que ocupar el centro. Puede que esto suene demasiado específico, pero en la película te tienes que mantener en el centro del encuadre. Digamos que la cámara está justo en el medio, así que si empiezas a salirte de la marca y esas cosas, arruinas la toma. Ese fue el tipo de reto que no esperaba", responde el actor, rostro del nuevo Hollywood desde que hace seis años triunfara con 'Call me by your name'.

Acostumbrado a papeles dramáticos o superproducciones de ciencia ficción en los últimos años -salvo su colaboración con Woody Allen-, Chalamet borda este Willy Wonka jovial, aventurero y bailarín que intenta honrar a su madre y construir un mundo más colorido y justo. "Por alguna razón, la pasión no solo de este personaje, sino también en la película, de este elenco de personajes, esta pasión por el chocolate y el hecho de perseguir muy fuerte tus sueños ante el constante fracaso, no solo conecta con los niños y jóvenes, sino también con los adultos. Y creo que para los adultos hay algo muy nostálgico y reconfortante en este personaje, es un personaje que se niega a crecer de alguna manera", cuenta el intérprete.

En Wonka, una especie de precuela autónoma que conserva el espíritu mágico, están muchos de los temas del universo de Roald Dahl, como la desigualdad, la avaricia o la ambición, asuntos que siguen conectando la cinta con la realidad social. "Lo mejor de Roald Dahl y de estas historias que estamos canalizando es que abordan temas cada vez más amplios. Y me interesaba la idea de que alguien venga a esta ciudad pensando que todo lo que se necesita es talento y trabajar duro para que todo vaya bien y descubra que el mundo no es muy amable. No siempre dan la bienvenida a los forasteros. La gente trata de proteger su mundo de privilegios y necesitan un Willy Wonka para desafiarlo", reflexiona Paul King. Aquí los malos no son otros niños y sus insoportables padres, como en la historia original cuando visitaban la fábrica, sino un grupo de villanos formado por tres empresarios, un policía y la encargada de un hostal, interpretada por una fantástica Olivia Colman.

"Hay muchos villanos. En el mundo de Roald Dahl hay generalmente uno o dos personajes agradables, pero en su mayor parte, son personajes espantosos y grotescos. Así que fue muy divertido hacerlos. Siempre es un placer escribir sobre villanos y fue divertido explorar ese mundo", contesta King cuando se le pregunta por cómo Wonka es tanto una comedia musical como una divertida película de gánster con un cártel del chocolate apoyado por la Iglesia y los cuerpos de seguridad. "No lo había pensado así antes, pero tienes razón. Es una película de gánsters. Tienes al chico bueno que está intentando acabar con todo y solo quiere que sus sueños se hagan realidad y quiere honrar a su madre. No sabe que va a entrar en esta guarida de desigualdad y de maldad. Así que, sí, estoy de acuerdo contigo en que puede verse como una película de gángsters. Una película de gángsters con canciones", ríe y bromea Keegan-Michael Key, actor que interpreta a un inspector adicto al chocolate.

Ese es el motor de la trama, el clásico David contra Goliat, con Willy Wonka encabezando una rebelión festiva junto a Calah Lane, la niña que le acompaña en sus aventuras, y actores como Jim Carter, el adorable mayordomo de Downton Abbey. A la nómina de intérpretes británicos se suman dos de sus rostros más populares, Hugh Grant como un Oompa-Loompa enano y con pelo verde, y Rowan Atkinson, el mítico Mr. Bean como el sacerdote que confiesa a los malhechores. "Son iconos británicos. De hecho, cuando hicimos el photocall esta mañana y Rowan Atkinson subió al escenario y Hugh Grant, Olivia Colman, era como que si estuviera ondeando la bandera del Reino Unido", celebra y bromea Chalamet, encantado de su inmersión británica.

Wonka aspira a ser una de las grandes películas de esta Navidad, la gran apuesta de Warner para un público familiar que conecte con esta historia clásica, esperanzadora y divertida. "Tiene ese espíritu sincero y honesto de estar en contacto con el niño que llevamos dentro, de quién te hizo ser quien eres, y no tener que crecer hasta el punto de entender cómo funcionan los impuestos y tener las responsabilidades de los adultos", añade el actor mientras Paul King defiende su voluntad de crear películas que nos hagan creer en un mundo mejor. "Me encanta ir al cine y salir con una sensación un poco más positiva sobre el mundo y lo que el mundo puede ser. Cuando se acerca la noche y la lluvia comienza a caer, el mundo puede parecer un lugar sombrío, y creo que una pizca de esperanza y color es lo que nos vendría bien a todos", concluye el director.

José M. Romero

José M. Romero

Cubre la información de cine y series para El Cine en la SER y coordina la parte digital y las redes...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00