Hoy por HoyHoy por Hoy
Internacional

"Los estamos llevando a la muerte. Prefieren morir por las bombas a esta muerte lenta": el desgarrador testimonio de un cooperante de MSF recién llegado del infierno de Gaza

"Los sanitarios se llenan de sangre y heces de los niños que abren sus esfínteres antes de morir": Ricardo Martínez, responsable de Logística de la unidad de Emergencias de Médicos Sin Fronteras, explica en 'Hoy por Hoy' las condiciones de los gazatíes y la casi imposible situación de los hospitales de la Franja

"No llega ayuda humanitaria a Gaza, y la poca que llega se queda en el sur; ¿qué pasa en el norte?": Ricardo Martínez, coordinador de la Unidad de Emergencia de MSF

"No llega ayuda humanitaria a Gaza, y la poca que llega se queda en el sur; ¿qué pasa en el norte?": Ricardo Martínez, coordinador de la Unidad de Emergencia de MSF

Madrid

Pocas veces un testimonio logra helar la sangre del que lo escucha como el que ha dejado en Hoy por Hoy el responsable de Logística de la unidad de Emergencias de Médicos Sin Fronteras. Ricardo Martínez acaba de llegar a España después de un mes en Gaza, "dando continuidad a las operaciones médicas del equipo de 14 personas de MSF (cirujanos, anestesistas, UCI, médicos de emergencia...) para continuar el apoyo directo a hospitales clave en Gaza". "No hay lugar seguro en Gaza", ha dicho Martínez, lleno de enfado y con la voz casi quebrada en varias ocasiones de la entrevista.

"No llega ayuda humanitaria a Gaza, y la poca que llega se queda en el sur; ¿qué pasa en el norte?": Ricardo Martínez, coordinador de la Unidad de Emergencia de MSF

"No llega ayuda humanitaria a Gaza, y la poca que llega se queda en el sur; ¿qué pasa en el norte?": Ricardo Martínez, coordinador de la Unidad de Emergencia de MSF

17:56

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1702455595455/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Los hospitales ya no son hospitales, son pueblos", ha explicado, en respuesta a las preguntas de Àngels Barceló. "Son innumerables las familias que están viviendo en los pasillos de los hospitales, en las salas de espera, en los alrededores, buscando cobijo y seguridad ante los bombardeos a los que son sometidos. Con lo cual es muy difícil trabajar en estas condiciones. Un hospital como el de Al Aqsa, con 200 camas, tiene más de 600 pacientes en todo este entorno. Es muy complicado".

Sobre si es posible atender a esas personas, este cooperante se ha mostrado muy contundente y gráfico en sus palabras: "No llevábamos ni tres días cuando llegó el primer gran aflujo de heridos en Al Nasser: un misil cayó a menos de un kilómetro de donde estábamos. Llegaron 120 personas: 70 muertos. La gran mayoría niños y mujeres".

"¿Sabes que los niños defecan, abren sus esfínteres, antes de morir de miedo? Nuestros compañeros estaban manchados de sangre y de heces de los niños del miedo que tenían antes de morir", ha sentenciado. "Es muy difícil. Tienen que seleccionar muy cuidadosamente a quién pueden aún salvar la vida y a quiénes no hay nada más que hacer. Es continuo, se repite".

Preguntado por la cantidad de niños solos, Ricardo Martínez ha explicado que "hay un término que se está utilizando a diario: Niño Herido de Familia No Superviviente". "Son incontables los casos de niños, y de adultos, que han perdido a toda su familia", ha añadido.

Material insuficiente

Este miembro de MSF se ha mostrado muy contundente sobre la llegada de ayuda humanitaria. Martínez asegura que es "insuficiente": "No hay apertura de la frontera, no hay paso de material. Cuando llega la ayuda humanitaria nos prohíben el paso. Estamos hablando de la zona sur de Gaza. El norte es un agujero negro, allí es imposible llegar. No te puedes acercar porque los tanques disparan. La de Rafah es la única entrada que hay. No podemos ayudar a la gente si no abren la frontera".

"Vivir en Gaza es un desafío diario", ha apuntado. "Después de estar vivo por la mañana tienes que tener cuidado de no enfermarte por el hacinamiento. No hay agua potable en cantidad suficiente. La gente está tomando cantidades de agua muy por debajo de las recomendaciones".

"Nosotros no consideramos que haya entrada de ayuda humanitaria. No hay ayuda humanitaria. Es ridículo, insignificante lo que entra por Rafah y lo poco que llega se queda en el sur. Encontrar comida es un desafío diario, largas colas, se están peleando por la comida... Cuando has recibido la comida tienes que prepararla, calentarla. Yo he visto a la gente cortar los palos de la luz y ramas para poder calentarla".

"Los estamos llevando a la muerte", ha sentenciado. "Hasta ellos dicen: 'Prefiero morir por las bombas a esta muerte lenta que nos estáis dando'. No hay ni una maternidad, ni un sistema para dar a luz. Había 36 hospitales antes de empezar la guerra, ahora hay 11 hospitales abiertos y ninguno tiene maternidad. Olvidémonos de las enfermedades comunes (diálisis, diabetes...). Están abocados a morir".

Operaciones difíciles

"Es doloroso cuando los compañeros te dicen que tienen que operar y anestesiar casi sin medicación. Y también el postoperatorio. Hay mucha gente que está muriendo por las heridas. Los números que nos ofrecen de muertos no son reales. No sabemos los números reales de la gente que está muriendo hoy en Gaza".

"No hay día desde que acabó la pausa ridícula de 4 días que alguien del hospital no haya perdido a alguien. Todo es llanto y dolor. Estamos mostrando una resistencia fuera de lo común. Están resistiendo con todas sus fuerzas, pero somos humanos y los límites están ya sobrepasados".

"Cada día es peor. Cada día más bombardeos. Están evacuando a personas de la zona norte haciéndoles pasar por zonas donde hay combates entre Hamás y las fuerzas israelíes". En este punto, Ricardo Martínez habla de tres situaciones en las que se encuentra la gente de Gaza:

  1. "Todos los habitantes de Jan Yunis han acogido familiares. En apartamentos donde antes vivían 8 miembros ahora viven 24. Están todos hacinados".
  2. "En escuelas-refugio, donde hay 1,1 millones de personas, en espacios muy pequeños están viviendo decenas de personas. Están viviendo donde tienen una letrina para 300 personas, una ducha para 500 personas".
  3. "Pero estos seres humanos aún son afortunados, porque faltan los que llegan ahora a Rafah, que están durmiendo en la calle en un invierno frío".

Preguntado por lo peor que ha vivido en su larga carrera como cooperante, Martínez se ha acordado de la "brutal crisis olvidada" de Sudán, en una época anterior a Gaza, pero destaca la "severidad" y la "desproporcionalidad" de esta crisis en "un país que ha firmado los convenios de Ginebra, que reconoce el derecho humanitario de los civiles en época de guerra con el apoyo de occidente. Estamos asistiendo a una matanza en directo. Esto nunca jamás lo había visto".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00