Gente

Mónica Cervera, de nominada a un Goya a vivir en un parque: "No necesito nada de nadie"

La actriz española vive ahora en la calle y no quiere saber nada del cine ni de la televisión

Mónica Cervera, durante la recogida de un premio. / Getty

La actriz Mónica Cervera, que estuvo nominada a un Goya en 2005 por su papel en 'Crimen Ferpecto', ha pasado de protagonizar exitosos proyectos cinematográficos y pasearse por alfombras rojas a vivir en el banco de un parque en Marbella, su ciudad natal, según ha revelado en declaraciones a la revista 'Semana'.

Más información

Nacida en 1975, Cervera debutó con el cortometraje 'Hongos', de Ramón Salazar y, desde entonces, ha aparecido en una decena de producciones de cine, televisión y teatro. Su mayor éxito fue la citada nominación como actriz revelación en 'Crimen Ferpecto', donde encarnó a la obsesiva Lourdes, empleada de unos grandes almacenes y única testigo del crimen cometidos por Rafael, interpretado por Willy Toledo.

Además de figurar en los créditos de esta película, formó parte de los repartos de 'Octavia,' 'Piedras', 'Entre vivir y soñar' y '20 centímetros'. Además, ha aparecido en míticas series de televisión como 'Manos a la obra', 'Con dos tacones' o 'La que se avecina'. Su último trabajo fue 'La mujer que llegaba a las seis', una obra de microteatro basada en un cuento de Gabriel García Márquez.

"No necesito nada de nadie"

A sus 48 años, la actriz ahora vive en la calle y no quiere ni oír hablar de las cámaras. "No quiero que me nombren la palabra televisión ni cine. Estuve ahí en su día, pero no quiero volver nunca. Estoy bien como estoy, no quiero hablar de ese pasado", ha expresado a 'Semana'.

De hecho, la revista asegura que los familiares que Cervera tiene en Marbella le han brindado la posibilidad de vivir bajo un techo, pero que ella ha declinado sus ofertas y que ha elegido esta forma de vida por voluntad propia: "Me tienen que respetar. Quiero que me dejen en paz y vivir como yo he elegido vivir". "No necesito nada de nadie", ha enfatizado.

El caso de Cervera no es el primero que refleja la precariedad que pueden acabar sufriendo quienes en su día gozaron de éxito. Sin ir más lejos, el protagonista del último anuncio de la Lotería de Navidad, Carlos Olalla, se vio obligado a pedir limosna en el metro de Madrid. Otro caso paradigmático es el del exfutbolista Jacob Mellis, que llegó a debutar con el Chelsea en un partido de Champions League de la mano de Carlo Ancelotti y que, por culpa de una grave lesión, pasó de ganar 8.000 libras semanales a vivir en la calle sin ingreso alguno.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00