Sociedad

Hotel de hielo, safari de ballenas y pesca en alta mar: todo lo que ofrece Noruega más allá de la nieve y las auroras boleares

Las actividades en plena naturaleza son unos de los principales atractivos turísticos de este país escandinavo

Foto artística tomada en las Islas Lofoten, en Noruega. / Khanh Bui

Cuando uno se imagina Noruega, lo primero que le viene a la mente son espectaculares paisajes en los que la nieve es la absoluta protagonista. Montañas escarpadas, lagos helados y mucha vegetación bajo el frío hielo. En ese imaginario también aparecen, sin duda, los intensos colores con los que las auroras boleares tiñen el cielo escandinavo. No son fáciles de ver, por lo que tener la suerte de disfrutar de ellas en directo es uno de los acontecimientos más codiciados por los miles de turistas que cada año se desplazan al país nórdico. Estas premisas, si bien son una parte esencial de Noruega, no son las únicas que lo convierten en un destino estrella y apto para cualquier época el año.

Más información

La naturaleza es el principal aliciente por el que los viajeros eligen este país, según Eugenia Fierros, responsable de Noruega para el sector turístico con España. "Hay fenómenos que solo se encuentran en este lugar de Europa, como pueden ser las auroras boreales en invierno, el sol de medianoche en verano y luego lugares geográficos como los fiordos, glaciares, montañas, cascadas...". La persona que elija este destino busca una escapada para desconectar y respirar aire puro, alejados de los grandes núcleos urbanos. Especialmente en el norte, las localidades son pequeñas, por lo que el ritmo de vida es tranquilo y en continuo contacto con la naturaleza.

El último viaje del bacalao skrei: el lujo asequible que arrasa en España

Hotel de hielo, safari de ballenas o pesca en alta mar

"En invierno hay multitud de actividades. Desde dormir en un hotel de hielo, safaris en trineos de perros, motos de nieve que ahora son eléctricas, con lo cual vamos en silencio, o simplemente caminatas por la nieve con raquetas", puntualiza Fierros. Las auroras boreales también son otros de los atractivos que sin duda a más turistas atrae. "Merece la pena verlo, si se puede, al menos una vez en la vida. Solo se pueden visualizar en lugares por encima del Círculo Polar y en Noruega los últimos años la verdad es que se están viendo muchísimas auroras, muy claras y bonitas", añade.

Sin embargo, y aunque Noruega se piensa como un destino puramente invernal, durante primavera, verano y otoño también ofrece otras posibilidades que no pueden hacerse en otros países europeos. "Tenemos el sol de medianoche y en ese momento son más frecuentes actividades relacionadas con el senderismo. Se siguen haciendo safaris, de aves, ballenas o cangrejo real, y excursiones en barco para ver la costa o los fiordos del norte". Las islas Lofoten son uno de los puntos más demandados para adentrarse en los fiordos. Si se va un poco más arriba geográficamente también se encuentran paisajes increíbles al lado del mar en la región de Hamn i Senja.

Hotel en Hamn i Senja con vistas al mar y a montañas nevadas en una noche de luna llena. / M.M.

Cualquier persona podría disfrutar de pasar unos días en Noruega, pero si se es aficionado a la pesca, el interés se multiplica. "Hay que tener en cuenta que tiene 29.000 kilómetros de costa, es más de la mitad del diámetro de La Tierra. Y luego, además de la costa, tenemos los fiordos, un montón de lagos, ríos... Creo que es de los países en los que hay más agua de Europa", sostiene Fierros. Son muchas las empresas que deciden explotar estos medios para ofrecer al viajero actividades relacionadas con la pesca, tanto en río como en alta mar. En invierno, se puede vivir la captura del bacalao durante la temporada del skrei, uno de los productos más mimados para los noruegos. Y no es lo único. También es posible hacerlo con el salmón, generalmente criado en pequeñas granjas en mitad del mar, o con el cangrejo real.

Cultura y gastronomía

Los lugares más recomendados, además de las islas Lofoten o la región de Hamn i Senja, son la ciudad de Tromsø, situada en el norte e ideal para visualizar auroras; Bergen, considerada la localidad que da entrada a algunos de los fiordos más famosos, como el de Sognefjord, el más largo y más profundo del país; o las islas Svalbard, que esconden muchas curiosidades. La primera de ellas es que en ese recóndito lugar, situado en el mar Glaciar Ártico, en la parte más septentrional de Noruega. Allí las temperaturas son gélidas y oscilan entre los -30 grados a los 0 grados y raramente superan los 5. Dadas estas condiciones, en este archipiélago se encuentra el Banco de Semillas de Svalbard, una instalación de más de 1.000 metros cuadrados que almacena semillas de todas las partes del mundo para garantizar su conservación.

Además de todo lo que ofrece la naturaleza, aquellos que busquen un destino más urbanita pueden visitar ciudades como la capital, Oslo. En ella se pueden encontrar infinidad de museos, como el de Barcos Vikingos, la Galería Nacional, el de Vigeland, o el Munch; saunas flotantes o variados puntos de interés como el Palacio Real, la catedral, la Fortaleza de Akershus, el Ayuntamiento o su espectacular Ópera, un edificio de mármol y vidrio que destaca por su forma geométrica.

La insólita historia del cocinero que dejó Albacete por el Polo Norte: "Aún no he hecho 'atascafocas', pero sí chorizo del Ártico"

En cuanto a la gastronomía, el país cuenta con varios productos típicos con los que elaboran todo tipo de preparaciones. Entre los pescados, el bacalao, en concreto la variedad skrei, es uno de los reyes en la cocina del país. También tiene mucha presencia el salmón, el arenque, la trucha o mariscos como el cangrejo real, sin olvidar la carne de ballena. Fuera del mar, es muy conocido el kjøttkaker, uno de los platos más típicos elaborado con albóndigas de ternera y acompañado de puré de patata y guisantes. La carne de caza, como el reno, ciervo, urogallo o cordero, es otra parte esencial de su dieta. En cuanto a los lácteos, no se puede abandonar Noruega sin probar el geitost, un queso de color marrón compuesto por suero de la leche de cabra y cuyo sabor es una mezcla entre lo dulce y amargo, con un ligero toque a caramelo.

Noruega ofrece muchas posibilidades, pero sigue sin estar entre los destinos más demandados para visitar por parte de los españoles. Uno de los principales motivos es el rechazo que a priori produce su alto nivel de vida, como reconoce Fierros. "El poder adquisitivo de los habitantes del país es muy alto. Y es verdad que no es barato. Pero en los últimos años la Corona está un 30% más baja que de lo que estaba hace, por ejemplo, dos o tres años, con lo cual esto significa que los precios han bajado y esto se nota. Y los hoteles no son más caros que España", agrega. En cuanto a la hostelería, el alcohol es lo más prohibitivo. "A lo mejor es un poquito más caro que otros destinos europeos, pero yo creo que es accesible", concluye.

De Noruega a tu plato: el gran viaje del bacalao skrei

De Noruega a tu plato: el gran viaje del bacalao skrei

07:08

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1711043358930/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
Minerva Marcos López

Minerva Marcos López

Periodista en la sección digital de la SER. Antes en Radio Madrid, el programa 'Hoy por Hoy' y en la...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00