Vídeo

CONSEJO DE MINISTROS Luz verde a la norma para la futura cohesión del Sistema Nacional de Salud

Hoy por HoyLa economía en 'Hoy por Hoy' con Javier Ruiz
Economía y negocios

Los efectos de la concentración bancaria ante la fusión entre BBVA y Sabadell dejan dos perdedores y un claro ganador

Vuelve la consolidación bancaria que terminó con uno de cada tres empleos y una de cada dos oficinas en España

La posible fusión del BBVA y el Banco Sabadell apunta a la creación de un nuevo gigante y aumenta la concentración bancaria

La posible fusión del BBVA y el Banco Sabadell apunta a la creación de un nuevo gigante y aumenta la concentración bancaria

05:24

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1714543394503/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La economía sigue pendiente del terremoto bancario que se ha desatado en las últimas horas porque BBVA plantea su fusión con el banco Sabadell. La operación es importante en sí porque generaría un nuevo gigante bancario y es todavía más relevante para el sector porque aumenta la concentración bancaria.

Más información

La operación generaría el segundo banco por activos en España y que, si medimos por valor en bolsa, daría lugar al tercer banco por capitalización de Europa. Este es el tamaño de una entidad que sume BBVA y Sabadell. El banco resultante tendría un 22% de los depósitos y un 22% del crédito que se concede en este país. Uno de cada 5 euros que mueve la banca, lo movería el BBVA-S.

Yolanda Díaz alerta del &quot;riesgo&quot; de la fusión entre BBVA y Sabadell y desliza que se opondrá a un posible ERE

La operación es complementaria y buena:

  • Para el BBVA. Porque el Sabadell cuenta con su filial británica TSB, lo que daría al BBVA la posibilidad de entrar con fuerza en el Reino Unido, donde ya cuenta con el banco móvil Atom Bank.
  • Para el Sabadell. Porque su perfil de cliente está más centrado en la empresa. Eso lo hace atractivo para la compra.

Y esto llega en un momento en que los bancos ganan más que nunca y tienen dinero para comprar. Llega tras la presentación de resultados en el que BBVA ha presentado unas ganancias, sólo en este trimestre, de 2.200 millones de euros. Así que lo que tenemos es más concentración con más dinero.

Y la Bolsa está leyendo ya que vienen más fusiones. En las últimas horas, ha abierto una grieta entre:

  • Quienes pueden comprar y tendrán que pagar: BBVA perdió un 6,6% en bolsa; Santander, un 3,7%; Caixabank, un 3,2%.
  • Quienes pueden ser comprados (los más pequeños) y cobrarían: Sabadell ganó un 3,3%; Bankinter; un 0,6%; Unicaja, un 0,3%.

Primer movimiento

Así que las bolsas están leyendo que este es el primer movimiento del baile de nuevas fusiones en un sector que se había concentrado ya de una manera que empieza a cuestionar su hay competencia suficiente.

Antes de la crisis de 2008-2014, España contaba con 88 entidades, de las que hoy solo se mantienen diez grandes grupos bancarios con, en realidad, sólo tres grandes jugadores. Pero, por centrarnos en esta operación, una enumeración rápida de hasta qué punto hay ya concentración: BBVA son las siglas de algo que ya era una sopa de fusiones (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria). En la crisis anterior de 2008 se comió a Caixa Sabadell, Caixa Terrassa, Caixa Manlleu, Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa. Donde antes había 42.000 empleos, hoy quedan 23.000.

Pero es que el otro jugador, el Sabadell, absorbió a la Caja de Ahorros del Mediterráneo, al Banco Guipuzcoano y al Banco Gallego. Donde antes había 19.705 trabajadores, quedan 13.847.

Control de las hipotecas

Y esa concentración bancaria ahora sería todavía mayor porque dejaría un mercado de solo tres grandes jugadores: Santander, Caixa y BBVA. Si BBVA absorbe al Sabadell, sólo esos tres grupos controlarían siete de cada 10 euros del negocio bancario en nuestro país. El 72% de los depósitos estarían en manos de esos tres bancos y el 73% de los créditos. Es decir, siete de cada 10 hipotecas las van a controlar tres entidades.

Por tanto, cada vez menos bancos controlan más cuota de mercado. Si hace una década las cinco grandes entidades bancarias controlaban el 42,4% del mercado del crédito y de los depósitos españoles, el año pasado esa cuota ya no era del 42% sino del 66,4%, una cifra que no ha dejado de crecer y a un ritmo muy superior al de la UE. Pero es que este año, tres bancos controlarán el 72%, otros 10 puntos más.

Esa concentración, lógicamente, es buena noticia para la banca. Por ejemplo, con esta subida de tipos, ningún banco ha abierto una guerra por el pasivo, ninguno ha pagado más por los ahorros. El sector habla de gran competencia, pero la verdad es que ninguna ha roto la disciplina y eso está siendo extraordinariamente rentable para nuestros bancos, que batieron récords de beneficio en 2021, 2022, 2023 y siguen haciéndolo en 2024.

Efecto para los clientes

Pues si es buena para la banca, esa concentración parece no ser tan buena para el cliente. Desde que empezó en 2008 la ola de fusiones, el sistema bancario del país ha reducido personal, oficinas y cajeros.

  • Sucursales. Se han reducido a la mitad. De las 46.000 sucursales hemos pasado a 20.000. Una nueva ronda de fusiones cerrará más.
  • Personal. Uno de cada tres trabajadores ha sido cesado. Según datos del Banco de España, hace diez años, en nuestro país había 276.497 empleados de banca. Actualmente, la cifra apenas supera los 160.000.
  • Cajeros automáticos. Uno de cada cinco (el 22,1%) ha desaparecido. Donde había 61.000 cajeros hoy quedan 40.000.
Yolanda Díaz: &quot;Lo que ha hecho Pedro Sánchez no es ortodoxo, pero tiene derecho a parar. Eso sí, ahora nos toca gobernar&quot;

Yolanda Díaz: "Lo que ha hecho Pedro Sánchez no es ortodoxo, pero tiene derecho a parar. Eso sí, ahora nos toca gobernar"

31:15

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1714550139501/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Así que la fusión es buena para los bancos, no tan buena para los clientes, pero es definitivamente mala para los empleados de los bancos. Si en 2008 antes de las fusiones cada empleado de banca recibía a 180 clientes, en 2023 atiende casi al doble: 268. Es exactamente el doble de carga que los bancos de Alemania (143 allí, 268 aquí) o de Francia (168 allí, frente a 268 aquí).

Estas fusiones en España están dejando un claro ganador. Gana la banca.

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00