Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

¿Debe eructar James Bond?

Una web revela que 007 dará al menos un sorbo a una cerveza Heineken en su próxima película. ¿Es el fin de su idilio con el 'dry martini'?

Daniel Craig y Jeffrey Wright beben cerveza en una escena de 'Quantum of solace' (2008)

El próximo 31 de octubre de 2012 se estrena 'Skyfall', la nueva película de James Bond. En España, el rodaje ha concentrado las miradas de los medios de comunicación por la aparición en la cinta de Javier Bardem, quizá nuestro actor más internacional, que va a interpretar al villano que pondrá en apuros a Daniel Craig [de hecho, hace muy poco se difundieron sus imágenes en el set]. Pero en otoño deberemos prestar atención a 'Skyfall' por otras dos poderosas razones. La primera es que en 2012 celebramos el 50 aniversario de la saga Bond [sí, ya han pasado cinco décadas desde que Sean Connery se enfrentó al Dr. No], con lo que eso supondrá en materia de resúmenes, reposiciones y 'revivals'; la segunda es un sonado acuerdo en materia publicitaria que ha soliviantado a los fans del agente secreto. ¿Es posible que en la próxima película de Bond no escuchemos aquello de 'shaken, not stirred'?

Clip exclusivo de la película 'El sexo de los ángeles'. 'La fiesta con Rai' / Disfruta de esta escena en exclusiva de 'El sexo de los ángeles', que se estrena el próximo 4 de mayo. Con Álvaro Cervantes, Biznaga de Plata en el Festival de Málaga / ALTA FILMS

Lo cierto es que, tradicionalmente, la traducción al español de esa mítica frase de Bond ha sido un caos. Si lo hiciésemos literalmente, el 'dry martini' [¿o debemos decir 'vodka martini'?] debería llegar a sus manos 'agitado, no removido', aunque en las versiones españolas de sus películas hemos escuchado 'mezclado', 'batido', y toda clase de verbos que guardan alguna relación con el movimiento. Esa especial vinculación de James Bond con el alcohol, y concretamente con ese 'dry martini' que siempre toma con vodka, se estableció ya en las novelas de Sir Ian Fleming, el origen del agente secreto más famoso del siglo XX. En el libro 'Casino Royale' (1953), Bond explica a un camarero cómo preparar un cóctel de su invención, compuesto por ''tres medidas de Gordon -ginebra-, una de vodka y media de Kina Lillet -vino francés". Después, la ginebra daría paso al vermut seco, mucho más sofisticado para los años sesenta y setenta, dando lugar al cóctel más solicitado en Hollywood. En la gran pantalla veríamos a Sean Connery, y a George Lazenby, Roger Moore y sus sucesores... pedirlo, recibirlo, nunca rechazarlo... y a veces matizar su preparación. Todo un mito.

James Bond no se puede separar en el imaginario colectivo de su copa de 'vodka martini'. Con traje o con esmoquin, el momento de beberlo solía coincidir con las tensas conversaciones que mantenía con sus enemigos, con el cortejo de las 'chicas Bond' -se revelasen finalmente o no como villanas-, o incluso acompañaba la espera de algún acontecimiento importante para la trama. ¿Y qué es lo que amenaza con poner fin a esta armonía? Un acuerdo en materia publicitaria. Hace unos días, una conocida página web dedicada al mundo de la publicidad colgaba un interesante post en el que revelaba las verdaderas intenciones de un anuncio empresarial del pasado mes de febrero. Vamos por partes...

Un sorbo de cerveza Heineken

Y para ir por partes hay que comenzar desde el principio. El pasado 8 de febrero, la compañía Heineken hizo pública una nota con el siguiente título: "Heineken y James Bond firman un acuerdo global para 'Skyfall'". En el texto, la cervecera recuerda que lleva 15 años patrocinando de una u otra manera las películas del agente secreto -es cierto, incluso se difundieron elaborados spots televisivos con motivo del estreno de 'Quantum of solace'-, pero lo interesante de la nota es la línea en la que se asegura que "Heineken realizará una amplia promoción en la película y en torno a ella". Es esa preposición 'en' la que ha hecho saltar las alarmas en los clubes de fans. En su noticia, la página AdAge.com revela que Daniel Craig protagonizará un anuncio de cerveza, y que "en la película, Bond cambiará su tradicional martini por un sorbo de Heineken... al menos en una escena".

Algunos medios ya se han hecho eco del enfado de los seguidores de la saga, expresado principalmente en las redes sociales. Esta democratización del héroe elitista, que dejará los caros cócteles de los casinos y se convertirá en un hombre de la calle [¿acaso no fue esa la decisión cuando se eligió a Daniel Craig para suceder a Pierce Brosnan?] tiene un precedente que tranquilizará a los fans. En 'Quantum of solace', Daniel Craig se acoda en la barra de un bar boliviano mientras conversa con Jeffrey Wright. Ambos disfrutan de una refrescante cerveza -no una Heineken, por cierto-, y en 2008 nadie puso el grito en el cielo. Pero es que en 'Operación Trueno' (1965) James Bond bebe ron, en 'El mañana nunca muere' (1997) se aprecia claramente una botella de vodka Smirnoff en su habitación, y en 'Muere otro día' (2002) el propio Pierce Brosnan pide un mojito. En definitiva, el aterrizaje de la cerveza en 'Skyfall' no es tan dramático... siempre que el agente secreto no eructe y pierda así, definitivamente, todo su encanto.

La Script - Programa completo (07/04/2012)

Noticias relacionadas

  • ¿Debe eructar James Bond?
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?