Jueves, 25 de Febrero de 2021

Otras localidades

Jonah Hill y la consolidación

El treintañero compite como mejor actor de reparto por su papel de corredor de bolsa despreciable frente a Leonardo Dicaprio en 'El lobo de Wall Street'

Jonah Hill, nominado como mejor actor de reparto por 'El lobo de Wall Street'

Jonah Hill, nominado como mejor actor de reparto por 'El lobo de Wall Street'

Si una nominación al Oscar le trae respeto a un actor, dos ya le consolidan del todo. Aunque nadie duda del talento cómico del que pertenece a esa generación discípula del director y productor Judd Apatow, su perfil es el menos ortodoxo en cuanto a la Academia, convirtiéndose quizás en la cabeza visible de la capacidad de profundidad actoral de cómicos que aunque gusten al gran público no siempre se ganan el reconocimiento como grandes intérpretes. Sin embargo Jonah Hill ya rompió esa barrera personal con su nominación por 'Moneyball' en 2011 y ahora vuelve en la misma categoría de las manos de Scorsese

"Soy un producto de Los Simpson y de Scorsese". Así definió Jonah Hill en una entrevista con el periodista Charlie Rose las dos fuerzas culturales que inspiran el estilo de aquel chaval que pasó gran parte de sus veinte haciendo comedias de éxito como 'Supersalidos', 'Lío embarazoso', 'Infiltrados en clase' o más recientemente 'Juerga hasta el fin', la gran mayoría producida por la fábrica improvisacional de Judd Apatow y protagonizados por amigos de esa misma generación de gamberros de élite como Seth Rogen o James Franco. Hill, sin embargo, ha dicho en entrevistas que aunque no quiera tener que demostrarle a nadie su aptitud como actor, sí que le gusta saber que sorprende. A nivel dramático la primera vez que dio de hablar fue en la independiente 'Cyrus' (2010), donde interpreta al hijo de Marisa Tomei, otra actriz que también sabe algo de callar a los escépticos con una segunda nominación a los Oscar.

Por lo visto cuando Jonah Hill supo del proyecto que Leonardo Dicaprio y Scorsese tenían entre manos de llevar a la gran pantalla la autobiografía de Jordan Belfort, se empeñó en encarnar a Donnie Azoff, el tipo mediocre cuyo único objetivo es enriquecerse desenfrenadamente al igual que su mentor y luego compañero de profesión, Belfort (Dicaprio). Hill luchó por el papel como nunca había hecho antes, explicando a Dicaprio que sentía "conocer al personaje. He visto a gente así y representan aspectos enfermizos de nuestra sociedad. Y aunque no me guste, sé cómo darle vida".

Jonah Hill dijo que como actor estaría dispuesto a hacer cualquier cosa por el personaje de Donnie si lo exigiera el guion. Y así es, porque Donnie hace literalmente de todo en 'El lobo'. Esa disposición para lo ridículo quizás es lo que le hace caer bien en Hollywood; reírse de él ya es todo un deporte. Si no, miren cómo en 'Juerga hasta el fin' -película donde todas las estrellas hacen de sí mismas- juega con con su imagen de creído tras su primera nominación al Oscar, o ese chiste agudo de Amy Poehler en los pasados Globos de Oro: "El lobo de Wall Street es demasiado gráfico. Además, si lo que quieres es ver a Jonah Hill masturbarse en una fiesta, pues te vas a una fiesta de Jonah Hill".

'El lobo de Wall Street', el regreso a lo grande de Scorsese

Noticias relacionadas

  • Jonah Hill y la consolidación
Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?