Sábado, 31 de Octubre de 2020

Otras localidades

Cine iraní, entre la censura y el neorrealismo

Repasamos el estado de una de las cinematografías más premiadas en los festivales de cine que retrata la realidad de un país complejo en lo político y en lo social

Cine iraní: Nader y Simín

Cine iraní: Nader y Simín

Más allá de las noticias de los medios de comunicación, conocemos Irán a través de su cine. El último gran exponente de una de las cinematografías más premiadas en los certámenes internaciones, es Asghar Farhadi. En 2011 ganó el Oscar con Nader y Simín, una separación (2011). Un pleito entre dos familias nos mostraba la vida cotidiana de dos familias opuestas en el Teherán actual. y hace pocos meses estrenaba El Pasado (2014), un melodrama familiar sobre las diferencias culturales rodado en París.

Farhadi pertenece a una generación de directores que han renovado el cine persa, manteniendo sus características pero dando un paso adelante y enfrentándose a la censura imperante en un país que considera obsceno cualquier tratamiento de la mujer que se aleje de los cánones que establecen los clérigos iraníes. Estos cineastas han plasmado en sus películas el retrato de un país que suele estar presente en los medios de comunicación de todo el mundo por sus cuitas con Washington y por asuntos de política exterior que, a menudo, quedan fuera del cine patrio. Un cine, el iraní, plagado de un esmerado realismo, que filma cómo viven sus gentes, cómo es el día a día de las mujeres iraníes y que, muchas veces, encuentra en los niños el vehículo perfecto para contar las anomalías sociales, políticas o religiosas.

Otro ejemplo, además del oscarizado Asghar Farhadi, es Jafar Panahi. Es uno de los más influyentes realizadores de esta nueva ola de directores que comenzó en el cine como ayudante del gran maestro, Abbas Kiarostami. Su primer largometraje fue El globo blanco (1995), que ganó la Cámara de Oro en el Festival de Cannes. Su obra más conocida es El círculo, donde dejaba claro cuál es el trato que recibe la mujer en su país.

El círculo logró el León de Oro en Venecia y el premio FRIPESCI en San Sebastián. Sangre y oro, otra cinta de Panahi, se llevó la Espiga de Oro en la Seminci de Valladolid y en el año 2006 consiguió el Oso de Oro en Berlín con Offside (Fuera de juego), donde dos mujeres que se disfrazan de hombre para ir al fútbol. Tras haber triunfado en los principales festivales internacionales, en 2009 es detenido. Su arresto causó indignación en el cine, hasta tal punto que actores y directores como Spielberg, Oliver Stone, Robert de Niro, Jim Jarmusch o Juliette Binoche pidieron su liberación. El arresto domiciliario al que fue sometido provocó que Panahi rodara Esto no es una película, con ayuda de otro director. Cuenta la leyenda que la copia llegó al Festival de Cannes en un USB escondido dentro de una tarta.

Otro cineasta iraní con problemas con la censura ha sido el kurdo Bahman Ghodabi. Este cineasta acumula dos Conchas de Oro con Las tortugas también vuelan, en 2004 y con Media luna en 2006. A pesar de los premios y de su difusión internacional, el cine de Ghodabi apenas se ha visto en Irán. Acostumbrado a rodar en condiciones difíciles, Ghodabi realiza películas duras sobre la vida en el Kurdistán iraní. Ya exiliado en Turquía, presentó también en Donosti, en 2012, su último trabajo, Rhino Sessión, con Monica Belluci hablando en farsi. Una cinta dedicada a un poeta que fue torturado y encarcelado.

Uno de los cineastas más populares entre el público iraní y menos conocido fuera es Kamal Tabrizi. Él también ha tenido problemas con la censura. Por ejemplo, su cinta Marmulak (2004), tan solo estuvo unas semanas en la cartelera, ya que fue vetada. Eso no impidió que esta historia, de un ladrón que escapa de la cárcel disfrazado de mulá y defiende el sexo y a Tarantino, fuera un taquillazo.

Un poco más jóvenes que Ghodabi, Panahi y Farhadi son las hermanas Samira y Hana Makmalbaf. Son directoras de cine e hijas del conocido cineasta iraní Mohsen Makhmalbaf, perteneciente a la generación anterior y que cuenta con títulos como Kandahar, El ciclista o El grito de las hormigas. Sus hijas, las hermanas Makhmalbaf, hacen un cine más simbólico que habla sobre la educación, los niños o las mujeres, como vemos en Buda de explotó por vergüenza de Hana Makhmalbaf o La Manzana de Samira Makhmalbaf. Hana rodó en 2009 Green Days (Ruzhaye sabz en persa) donde reflejaba las manifestaciones de junio en la reelección de Mahmoud Ahmadinejad. Samira no consiguió permiso para rodar en Irán su último largometraje, de modo que tuvo que hacer en Afganistán. En ese rodaje sufrieron un atentado pero, aun así, terminaron El caballo de dos piernas.

Otra mujer, Marjane Satrapi, dibujante y cineasta pero afincada en Francia, nos permitió acercarnos a la historia moderna de Irán a través de una sola película. Persépolis era la adaptación del cómic homónimo ganó el Premio del Jurado en Cannes, fue nominada al Oscar, al Globo de Oro y al Bafta como mejor cinta de animación y logró un sinfín de premios en todas partes del mundo.

Esta generación de directores que lidia con la férrea censura iraní tiene sus maestros. Abbas Kiarostami es el más importante de ellos. El cineasta más laureado del país, surgió en la llamada nueva ola cinematográfica, que tomaba forma tras la revolución del 79. Menos explícito en su retrato político y mucho más metafórico que esta generación más joven, Kiarostami tiene una filmografía plagada de grandes y ya míticos títulos como Dónde está la casa de mi amigo, A través de los olivos, El sabor de las cerezas, que ganó la Palma de Oro en Cannes, La vida nos llevará o Copia certificada.

Se dice que un país no existe sino tiene un cine que lo muestre. Irán existe y es retratado desde muchos ángulos. Su cine, más cercano al realismo que a la experimentación, tiene un gran valor divulgativo y documental para contar al mundo cómo viven los iraníes.

Noticias relacionadas

  • Cine iraní, entre la censura y el neorrealismo
Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?