Últimas noticias Hemeroteca

Fraudulentos test de intolerancias alimentarias

Nos molan los entornos mecanicistas y el terreno de la salud es especialmente sensible a este respecto. Será quizás la, en mi opinión, excesiva medicalización en la que estamos inmersos… pero ese es otro tema. O quizá no, porque hemos trasladado esta perspectiva al terreno de la alimentación. “Come de eso que tiene mucho de esto, que te vendrá bien muy bien para aquello”. O a la inversa: “tus males de salud provienen de esto que comes que tiene nosequé que es lo que te hace o te sienta mal”. El problema es que sabemos que algo de cierto hay en esta lógica mecanicista. Algo sí, pero no tanto como aquello a lo que nos están acostumbrando, tristemente y por ejemplo, con los fraudulentos test de intolerancias alimentarias en los que dichos análisis se anuncian como la panacea para múltiples dolencias, trastornos y patologías. Dieta-mediterranea A partir de este momento trataré de ser telegráfico en mi redacción, no por aquello de no extenderme en lo de darle a la tecla sino con el fin de que el mensaje quede lo más claro y rotundo posible. Vamos allá. De entrada, has de saber qué hay múltiples posibilidades para, a priori, establecer una relación entre los males de una persona y sus causas, antes que señalar con el dedo acusador a los alimentos de forma incontrovertida. Pero bien, supongamos que hay una sospecha clara de que hay algo en los alimentos que te sienta mal. Tóxicos a un lado, hay dos únicas posibilidades para que así sea: que sea una alergia o que sea intolerancia. Ambas situaciones existen y están documentadas. Vamos con las pruebas que actualmente se sabe sirven para contrastar o descartar su presencia de forma fehaciente. Las alergias: si se sospecha de ellas las pruebas de diagnóstico validadas para el estudio de las reacciones alérgicas a los alimentos son las pruebas cutáneas, pruebas de determinación de IgE específica y pruebas de exposición. Siempre conducidas por un profesional sanitario cualificado Cientifico-chino-trabajando-laboratorio-nacional-medicina-genetica-ChinaLas intolerancias: en el caso de una sospecha de intolerancia alimentaria las pruebas diagnósticas con evidencia clínica son técnicas por imagen, incluyendo la endoscopia, pruebas histológicas, más frecuentemente del epitelio intestinal, evaluación de heces y/o del aire expirado (para la determinar la presencia de hidrógeno, fruto de un componente no digerido y degradado por la flora bacteriana). Y punto. ¿Te suena algún anuncio publicitario promocionando un test de intolerancias mediante la evaluación de heces? No, claro que no, eso no vende. Sin embargo, los que se hacen a partir de gotitas de sangre, saliva o sin tan siquiera de la intervención de nuestros fluidos corporales, siempre en prístinos entornos farmaceúticos y laboratorios sí. Eso sí que vende… y se ven, claro. Lo primero no, lo segundo sí. Además, en el caso de las intolerancias has de saber que no están reconocidas pruebas generales dirigidas a la posible detección de múltiples posibles intolerancias frente a una masiva cantidad de alimentos… no. Si hay sospecha de una intolerancia se hace la prueba diagnóstica conducente a diagnosticar/descartar la misma. Nunca un test (del origen que sea) con el fin de averiguar a qué alimentos, en general, es una persona intolerante. Así no funcionan las cosas a pesar de lo habitual de la comercialización de este tipo de análisis en farmacias, clínicas privadas, consultas médicas particulares, test on-line, etcétera; ya sea genético, a partir de una muestra de sangre, de saliva, citotóxico, por bioresoanacia… o cualquier otro tecnicismo que almibaradamente escogido sirva para obnubilar tu entendimiento (y el de cualquier profesional serio) a partir de una jerga falaz, aunque molona. Como te decía al principio, estos test fraudulentos torpedean nuestras defensas lógicas apelando a nuestra irracional búsqueda de esas relaciones mecanicistas, probables hasta ciertoMERCADO  punto, pero no más allá. No como habitualmente se venden. Así pues cuando oigas un anuncio, una publi, algún tipo de promoción que venda test de intolerancias a diversos alimentos a la vez y al mismo tiempo (con más de 2 ya vale… y eso que se anuncian a más de 400) date media vuelta, y consulta con un especialista serio… y no con el mercachifle sanitario de verborrea fácil que es quien está detrás de dicha publi, promo, anuncio y negocio. Para más detalles sobre la cuestión de las intolerancias alimentarias te sugiero que eches un vistazo a mis aportaciones en el blog “El nutricionista de la general”:

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?