Jueves, 13 de Agosto de 2020

Otras localidades

La polémica de los cigarrillos electrónicos: Opiniones enfrentadas

El último informe publicado por la OMS, en el pide que se establezcan regulaciones sobre los cigarrillos electrónicos similares a las que rigen actualmente el mercado del tabaco tradicional,  ha avivado las llamas del debate entre los que se muestran a favor y en contra del consumo de este producto. En nuestra web recogemos toda la información y aquí las opiniones de uno y otro bando.

Declaraciones del presidente de la Organización Médica Colegial, Dr. Juan José Rodriguez Sendin

Celebramos el informe que ha hecho público ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el uso y regulación de los cigarrillos electrónicos para que se equipare al tabaco convencional. Piden-prohiban-cigarrillos-electronicos-centros-sanitarios Es algo que desde nuestra organización, junto con el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) venimos pidiendo desde hace meses. Incluso, antes de su regulación en España, el pasado mes de marzo, ya enviamos una declaración (a la que se adhirieron 37 sociedades científicas y asociaciones  ciudadanas), en la que pedíamos una regulación equiparable a la de los cigarrillos convencionales en los espacios de utilización, en la promoción y publicidad y en la fiscalidad, conscientes de que la nicotina, administrada por vía inhalada, es una sustancia altamente adictiva y tóxica. Sabemos claramente que la nicotina mata, y mata de verdad y, aunque ahora fumar se llame de otra manera, la nicotina sigue siendo una droga que se está introduciendo de manera muy peligrosa en los jóvenes. Por ello, no entendimos la regulación que se hizo en España, que no se correspondía con ningún tipo de necesidad ni sanitaria, ni tampoco era una demanda de la sociedad y más teniendo en cuenta, desde el actual conocimiento científico, los efectos en la salud de las personas que los utilizan o que están expuestas a sus emisiones. Es necesario recuperar la cultura de la  Ley del Tabaco de 2005 y la posterior modificación de 2010, con la que se consiguió que nuestros jóvenes percibieran el fumar como algo peligroso, porque  la  permisividad de la regulación de los cigarrillos electrónicos ha provocado que muchos jóvenes se apunten a la   moda de vapear, sin tener en cuenta que el vapor de los cigarrillos electrónicos no es inocuo y, además, induce  a la dependencia a la nicotina. Por eso, este informe de la OMS es importantísimo. Está en la línea de lo que fijó la Directiva Europea sobre el tabaco y compartimos que su uso en espacios públicos debe ser idéntico al aplicado al tabaco, es decir, sin excepciones en el sector del ocio y la hostelería, así como las normas sobre promoción y publicidad.

Declaraciones de Manuel Muñoz, presidente de la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico 

En el último año, el sector del cigarrillo electrónico se ha convertido en el objetivo de la cruzada emprendida por una parte de la comunidad médica, cuyo fin no es otro que desvirtuar la imagen del producto, corromperla y hundir la industria, creando en el consumidor desconfianza y miedo hacia el e-cig.Imagen-persona-fumando-cigarrillo-electronico El informe que presentaba el lunes la OMS es un ataque más de esta cruzada. Un ataque cuyos argumentos están vacíos, y las conclusiones que de él se desprenden hacen caso omiso y dan la espalda a la Directiva Europea. Aprobada a principios de este año, en su artículo 20, la Directiva Europea concedía un estatus propio al cigarrillo electrónico, distinto del tabaco y de los productos farmacéuticos. Por primera vez se sacaba al producto del limbo regulatorio y se proponía una reglamentación y regulación que ha de estar lista en 2016 en los países miembros. Esta regulación se complementa en nuestro país con la normativa aprobada también en la primera mitad de año, la cual respetamos y defendemos del mismo modo que la europea, incluso desde ANCE hemos dado un paso más por la seguridad y la salud de los consumidores. Hemos construido y trabajado en nuestro país para conseguir hacer del cigarrillo electrónico un sector regulado, coherente y seguro, con productos de calidad, protegiendo siempre a los menores. Y por eso, hemos diseñado una Guía de Autorregulación, adelantándonos a la normativa europea para hacer del e-cig un sector más profesional, estable, coherente y ordenado. De esta manera, seremos la primera asociación sectorial en Europa que proactivamente va a adelantar las disposiciones específicas de la Directiva Europea, posicionando a España a la cabeza de Europa en materia de protección del consumidor. Sin embargo, seguimos siendo atacados por una parte de la comunidad médica a quienes no le interesa que el e-cig continúe su evolución. No se trata de motivos de salud, sino de motivos puramente comerciales y económicos (en el año 2012 las grandes compañías farmacéuticas calculaban dos billones de dólares en ventas de productos para dejar de fumar y un año después, en 2013 se redujeron esas ventas a un billón). Desde nuestro punto de vista, sin ser un producto para dejar de fumar(desde el sector siempre se ha indicado que el e-cig no es un producto terapéutico), el cigarrillo electrónico podría convertirse en una alternativa menos dañina al tabaco, en una herramienta más en la lucha contra el tabaquismo, y podría ser parte de la solución en la lucha contra el tabaquismo y no del problema, como así lo atestiguan más de 200 estudios e informes de la comunidad científica internacional que han dedicado sus esfuerzos para estudiar el producto y analizar su repercusión en el organismo y que echan por tierra los falsos mitos que parte de esa comunidad médica han vertido sobre el producto: como que es cancerígeno, lo cual es falso; que perjudica a la salud de los ‘vapeadores pasivos’, cuando está demostrado científicamente que no existe esa figura y que el vapeo no representa ningún riesgo para otras personas que inhalan el vapor que desprende el e-cig. En definitiva, el sector del cigarrillo electrónico, considerado por algunos científicos el invento del siglo, está condenado a desaparecer desprestigiado y aborrecido por la ciudadanía que ven en el producto la sombra de la sospecha, un riesgo fatal para la salud de los que lo consumen y quienes están alrededor. Una pena desde todos los puntos de vista que se quiera analizar: salud, por lo que supondría trabajar en la evolución del mismo para luchar contra el tabaquismo; y económico ya que el sector contribuiría a crear empleo y a generar riqueza en nuestro país. Desde ANCE, pedimos coherencia y rigor en las afirmaciones que se lanzan acerca de un sector del que viven miles de familias en España; y de un producto del que existen muchas voces críticas pero escasos (por no decir ninguno) informes científicos que sustenten la crítica gratuita de ciertos sectores de la comunidad médica alrededor del cigarrillo electrónico.  

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?