Lunes, 25 de Enero de 2021

Otras localidades

CRÍTICAS DE CINE

Pobreza dulcificada

El director 'Las Horas', Stephen Daldry, se da un batacazo en su nueva película, 'Trash'

Crítica de Trash, el nuevo trabajo de Stephen Daldry, director de 'Las horas': Pobreza dulcificada

La pobreza extrema y la violencia que sufren millones de niños en el mundo es un tema demasiado serio como para convertirlo en un merengue de fácil consumo para el público del primer mundo. Inexplicablemente, Stephen Daldry, director de ‘Billy Elliot’ (2.000), ‘Las Horas’ (2.002) y ‘El lector’ (2.008), se ha lanzado adaptar la novela juvenil Los Reyes de la Basura de Andy Mulligan, la historia de tres niños de calle brasileños que se enfrentan a la brutal y corrupta policía brasileña con un tono infantiloide que banaliza su miseria, haciendo un ñoño thriller infantil al estilo de las aventuras de Los Cinco de Enid Blyton, aunque él haya sugerido que su modelo eran ‘Las aventuras de Huckleberry Finn’ de Mark Twain.

El primer error de Daldry ha sido confiar el guion a Richard Curtis (‘Notting Hill’, ‘Love Actually’) que ha desatado su pulsión buenrollista y luminosa en un contexto de degradación humana. Ha contado un thriller, que incluye cacería y tortura a tres adolescentes, en tono de jovial gincana. Es posible que los niños de la calle de Sao Paulo perciban su entorno de pobreza con total naturalidad, pero Daldry convierte esa naturalidad en insulto, al narrar sin dramatismo ni angustia la brutalidad a la que son sometidos, por la sociedad que los ignora y la policía que los pretende asesinar. El tono es melifluo e irritante, mucho más de lo que fue ‘Slumdog Millionaire’ (2.008) de Danny Boyle, que al menos tenía ritmo, y desde luego, está a años luz de la magistral ‘Ciudad de Dios’ (2.002) del brasileño Fernando Meirelles.

Curiosamente ha sido el propio Meirelles quien ha proporcionado toda la ayuda logística, equipo y de ambientación para esta penosa historia, que se aleja tanto de la realidad más negra de su país: incluso ha sido rodada en un decorado gigante de un basurero y una favela construidos a medida para evitar que los niños actores se enfermaran. Ni siquiera los niños están bien dirigidos. Para colmo, Martin Sheen y Rooney Mara vagan por la pantalla interpretando a dos misioneros bonachones pero inútiles. Sonrojante.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?