Jueves, 29 de Octubre de 2020

Otras localidades

LA FIRMA de 'Hora 25'

Cuando no todos los muertos por terrorismo duelen igual

El subdirector de 'Hora 25' contrapone la respuesta que provoca el zarpazo terrorista en Europa con la que sucede al asesinato de más de 100 estudiantes en Kenia

ATENCIÓN EDITORES: CORRIGE BALANCE DE VÍCTIMAS DAI03 GARISSA (KENIA) 03/04/2015.- Estudiantes que lograron ser rescatadas se consuelan mutuamente en el campamento militar de Garissa un día después del ataque perpetrado contra la Universidad de Garissa (este de Kenia), hoy, viernes 3 de abril de 2015. Al menos 147 personas perdieron la vida y más de 79 resultaron heridas ayer cuando terroristas del grupo yihadista somalí Al Shabab se hicieron pasar por fieles que iban a rezar en la mezquita del campus para atacar el centro y tomar como rehenes durante más de 16 horas a un grupo indeterminado de estudiantes y profesores. Los atacantes detonaron varios artefactos explosivos y dispararon de manera indiscriminada contra los presentes hasta lograr atrincherarse en una de las residencias donde se alojan los universitarios. Las Fuerzas de Defensa de Kenia consiguieron evacuar tres de las cuatro residencias y abatieron a tiros a cuatro de los atacantes, mientras que otro terrorista fue detenido cuando intentaba escapar de la zona, informó el Ministerio del Interior. EFE/DANIEL IRUNGU

DANIEL IRUNGU (EFE)

Escucha la firma de Pedro Blanco en 'Hora 25'

Un joven ghanés, un ciudadano africano, tuiteaba a eso de las tres de la tarde este mensaje: “El mundo entero se movilizó por Charlie Hebdo y mostró su solidaridad por las víctimas de Germanwings, las vidas en África también deberían importar”. El mensaje va acompañado de dos imágenes terribles de la masacre de ayer en la universidad de Garissa, en una de ellas, y perdonen la crudeza, se observa decenas de cuerpos, algunos amontonados, que cubren por completo el suelo de un patio de una residencia universitaria, en la otra fotografía las víctimas son menos, están en el suelo, rodeadas de sangre junto a las sillas en las que estaban asistiendo a clase.

El ataque de Al Shaabab en la universidad de Garissa dejó 147 muertos. Tan jóvenes como los universitarios de aquí, con las mismas esperanzas que los universitarios de aquí, con tanta vida por delante como la de los universitarios de aquí.

Dicen y dicen bien que el terrorismo de corte yihadista es una amenaza global, que golpea de forma terrible allá donde puede, en Siria, en Irak, en Túnez, en París, en Copenhage, en Madrid... Es una amenaza global que no produce un dolor global. Los muertos de Kenia no son nuestros muertos pese a que los terroristas sean los mismos. Nadie irá a manifestarse allí, nadie convocará una cumbre, no habrá titulares a cinco columnas.

No soy ingenuo, no pretendo construir esta reflexión con retales de una moralina barata, sé perfectamente que para eso que se llama opinión pública y para los gobiernos del primer mundo hay vidas que valen menos, que preocupan menos, que hay vidas que importan mucho menos o incluso nada. Pero quizá estos sean unos días apropiados para denunciar la hipocresía, la incoherencia y la falsedad.

Muchos de los que hoy se conmueven al paso de una imagen, muchos de los que hoy presumen de devoción, muchos de los que estos días se rasgan sus vestiduras si pueden… mañana mismo se las arrancarán al prójimo. Por desgracia todavía contemplamos la muerte en blanco y negro.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?