Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Si Gran Bretaña tuviera un sistema proporcional de voto

El partido ultranacionalista de Farage con el 12,60% de los votos habría obtenido 82 escaños frente al único que consiguió con la forma actual de reparto. Los conservadores con 242 lejos de la mayoría absoluta y los laboristas con 199 compondrían un panorama bien diferente

()

Hoy la prensa británica se analiza con detalle qué hubiera ocurrido en estas elecciones si Gran Bretaña en vez de tener un sistema mayoritario de absorción de voto, tuviera uno representativo. Es decir, representar en número de escaños los votos recibidos. Los porcentajes de votos recibido por los partidos quedarían así:

Conservadores de Cameron- 36.9%; Laboristas de Milliband – 30.5%; Ukip de Farage – 12.60; Liberal Demócratas de Nick Clegg – 7.80%; SNP (nacionalistas escoceses de Surgeon) 4.7%; Los verdes- 3.80%.

Los repartos hechos con el actual sistema de representación que está vigente en el Reino Unido establece que los conservadores se quedan con 331 escaños, los laboristas con 232, los del ukip de Farage con 1, los Liberal demócratas con 8 y los Nacionalistas Escoceses con 56.

Pero de existir ese sistema proporcional de reparto de los votos, el escenario sería sensiblemente diferente. Conservadores, 242 escaños. Laboristas 199, Ukip 82, Liberales Demócratas 51, Escoceses 31 y los verdes 24

Así que Cameron y sus chicos, en términos reales de resultados perderían 90 escaños y, aunque seguiría siendo el partido con mayor representación parlamentaria en el Westminster House, tendría que verse forzado a buscar aliados para seguir gobernando. Los laboristas caen de una forma o de otra, los liberales demócratas se mantendrían y el mayor despliegue sería para el ultranacionalista UKIP que aterrizaría en el parlamento con 82 escaños.

La reforma electoral en el Reino Unido se rechazó en un referéndum nacional celebrado en el 2011, aunque una encuesta realizada por el ipaper justo antes de las elecciones, indicaba que el 61% de los británicos creían que el sistema de voto debería cambiarse para que los partidos pequeños tuvieran una mayor y mejor representación en el Parlamento.

Sistema electoral injusto

El sistema electoral que se ha consolidado en el Reino Unido desde la ley electoral de 1948 favorece la desviación proporcional entre cuota de votos obtenidos y asignación de escaños. Por ello, favorece la sobre representación de los partidos políticos mayoritarios y la formación de gobiernos unipartidistas. Un sistema injusto calificado en términos matemáticos como la ley del cubo, con una relación establecida entre los escaños y los votos obtenidos por los dos grandes partidos mayoritarios.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?