Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El cerrajero que juraba amor eterno

La moda de colgar candados en los puentes se popularizó con la novela de Federico Moccia 'Tengo ganas de ti', aunque existen varias leyendas anteriores que explican el origen de la tradición

Puente de las Artes, en París. /

Cuánto daño ha hecho Federico Moccia... Al menos eso es lo que estarán pensando los encargados del mantenimiento de los puentes más emblemáticos de París, Venecia, Moscú y de otras tantas ciudades donde miles de parejas cuelgan candados para "sellar su amor". Nada más lejos de la realidad, Federico Moccia no tiene mucho que ver en esto... Solo un poco. 

Él fue quien popularizó la moda, sí, pero la tradición data de mucho antes. Existen al menos dos leyendas que intentan explicar este ritual, aunque ninguna tan romántica como la que recoge el autor italiano en Tengo ganas de ti (2006), donde los protagonistas, enamoradísimos los dos, enganchan un candado con su nombre en una farola del Puente Milvio, besándose y lanzando la llave a las aguas del río Tíber.

Según una de las leyendas, la historia tiene muy poco de Romeo y Julieta. Era, en realidad, puro marketing. En Italia, un cerrajero que todavía no sabía que en realidad era un visionario, quizo hacer publicidad de su negocio y enganchó un candado en la baranda de uno de los puentes más transitados (unos dicen que en el Puente Vecchio, otros que en Rialto...). Las parejitas que pasaban por allí copiaron la idea y le dieron, eso sí, un toque mucho más romántico. El cerrajero se hizo de oro.

Otra leyenda data la moda en el siglo XIX en Pécs (Hungría). Cuentan las malas lenguas que los soldados de guarnición que estaban por ahí, cuando se iban de la ciudad, dejaban en un puente el candado que cerraba el armario de su habitación.

Cuando el amor es un lastre

Los candados del amor han viajado por Berlín, Roma, París, Londres, Nueva York... y, en todas las ciudades concluyen en algo: el amor, pesa. En París, de hecho, esta semana han retirado todos los candados del Puente de las Artes porque la estructura se estaba debilitando. Allí había más de 18,5 toneladas "de amor" colgadas en la baranda. Ahora el Ayuntamiento iniciará una campaña para que las parejitas se juren la eternidad de otra manera mucho más moderna... ¡con selfies! ¿No están tan de moda? Pues eso... Si se lo hacen con el palo o sin él, eso ya va en cada uno.

También en el enrejado de la estatua de Benefuto Fellini, en medio del Puente Vecchio de Florencia, llegaron a cortar solo en una semana (¡en una semana!) más de 200.000 candados. ¿Y quién piensa en los ríos que reciben semejante cantidad de llaves? Pues el ayuntamiento de Florencia, que ha prohibido esta práctica. Adiós al amor eterno.

Los puentes coronados por candados

Puente Luzhkov, Moscú

En este caso son árboles los que acogen los candados del amor. Allí acuden los recién casados a hacer sus promesas de futuro más allá del anillo que los une. 

Puente Hohenzollern, Colonia

El puente tiene una valla que separa las vías del tren del paso para peatones. Allí se cuelgan miles de candados con formas, colores y mensajes de todo tipo. 

Puente Vecchio, Florencia

Es el puente más famoso de Florencia y también uno de los pocos en el mundo donde se siguen colgando candados a pesar de estar prohibido expresamente por el Ayuntamiento.

Monte Huang, Huangshan

Desde este puente se tienen una de las mejores vistas panorámicas de China. En este caso las llaves no se tiran al río, sino al abismo. 

Puente de las Artes, París

El amor le pesa tanto a este puente que el Ayuntamiento ha retirado los candados y remplazará las rejillas por paneles con obras de "varios artistas" antes de instalar paneles de vidrio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?