Sábado, 16 de Octubre de 2021

Otras localidades

DISCOTECA DE ORO

Frank Sinatra entre el jazz y la heroína

El compositor Elmer Bernstein se convirtió en uno de los pioneros del jazz en el cine con la banda sonora de “El hombre del brazo de oro”, dirigida por Otto Preminger en 1955.

El hombre del brazo de oro

En los años 50 del siglo XX el jazz hace su aparición en la música de cine, un género que hasta entonces solo se había utilizado en las películas para ambientar escenas de fiestas y clubs nocturnos, pero no como música incidental.

El introductor fue el compositor Alex North que utilizó sus armonías para ambientar el caluroso Nueva Orleans donde se desarrollaba la película “Un tranvía llamado deseo”. A partir de ese momento el jazz se convierte en la música idónea para subrayar los ambientes urbanos y los argumentos de alto contenido psicológico. Otros compositores como Leonard Roseman o George Duning siguieron el camino abierto por North pero probablemente sea “El hombre del brazo de oro” la película que más contribuyó a asentar el género, la primera partitura de cine compuesta íntegramente en forma de jazz.

Su artífice fue un joven neoyorquino llamado Elmer Bernstein. Durante la Segunda Guerra mundial había hecho arreglos y compuest música para la radio de la Armada. Luego formó parte de la orquesta de Glenn Miller y a principios de los años 50 le contrataron en Hollywood para componer bandas sonoras. Sus primeros trabajos fueron para películas de bajo presupuesto pero en 1955 llegó el título que significaría su salto a la fama: “El hombre del brazo de oro”.

“El hombre del brazo de oro” es la primera película de Hollywood que trata de forma explícita un tema tabú hasta entonces como era la adicción a la heroína. El film de Otto Preminger fue un escándalo para la América más conservadora y la secuencia en la que se ve a Frank Sinatra inyectándose una dosis fue censurada en la mayoría de estados norteamericanos.

En la película Sinatra da vida a un jugador de póker que sale de la cárcel tras haber pasado allí un breve tiempo en el que aprovechó para desengancharse de la heroína. Su intención es emprender una nueva vida como batería de jazz, lejos de la droga y las partidas clandestinas. Pero escapar de su antiguo ambiente no le va a resultar fácil. Los traficantes le tientan, el dueño del garito en el que trabajaba quiere que regrese a las timbas.

Además Frankie se debate entre dos mujeres. Su esposa, Eleanor Parker, que utiliza la silla de ruedas en la que está postrada para retenerle. Y Kim Novak, la mujer a la que el batería ama realmente, una buena amiga que le ayuda y le anima a cambiar de vida.

“El hombre del brazo de oro” fue el primer papel protagonista para Kim Novak a la que la Universal quería lanzar como oponente sexual de Marilyn Monroe. Ese mismo año, 1955, llegaría su trabajo en “Picnic” que supondría su consagración definitiva. Con la película debutaba también en el cine Saul Bass, el hombre que hizo del diseño de títulos de crédito un auténtico arte. Bass volvería a colaborar con Preminger en otras películas suyas como “Anatomía de un asesinato”, “Éxodo” o “Tempestad sobre Washington” y sus diseños se pueden admirar en películas de otros muchos directores como Billy Wilder, Stanley Kubrick, William Wyler y en especial Alfred Hitchcock para el que creó los títulos de crédito de “Vértigo”, “Con la muerte en los talones” o “Psicosis”. Aquí podéis ver los títulos de crédito de la película acompañados del tema central de la banda sonora de Elmer Bernstein.

Elmer Bernstein utiliza el jazz con distintos propósitos. Por un lado están las secuencias que reflejan la actividad del protagonista como músico. Aquí el compositor nos ofrece piezas ligeras y comerciales. Pero luego hay un jazz dotado de mayor contenido dramático. Es el que recrea la atmósfera turbia y deprimente en la que se mueve Frank Sinatra ya que Preminger conduce la película por caminos propios del cine negro. Y en tercer lugar está el jazz más nervioso y opresivo que funciona como la voz de la conciencia del personaje protagonista, realzando la degradación física y el terrible drama interno que vive.

Bernstein contó con la ayuda de reputados músicos de jazz y en especial del famoso batería Shelly Manne, quien no solo toca el instrumento en la grabación sino que se encargó de aleccionar a Sinatra en el uso de las baquetas. A base de práctica el actor aprendió a tocar la batería con bastante soltura.

Elmer Bernstein consiguió su primera nominación al Oscar gracias a la partitura de “El hombre del brazo de oro” lo que supuso su lanzamiento como compositor cinematográfico. Su trabajo, celebrado por la crítica, molestó en cambio a otros muchos. “Hubo personas de la industria que se ofendieron.” –explicaba el compositor– “Consideraban que el jazz era una música sin categoría, todavía muy vinculada en el imaginario colectivo a los ambientes de la delincuencia o la prostitución. Cecil B. De Mille, con el que estaba trabajando en Los diez mandamientos, me llegó a preguntar si creía de verdad que escribir música de negros me iba a abrir las puertas de Hollywood.”

Bernstein volvería a utilizar el jazz en otras bandas sonoras como La gata negra o Los insaciables, pero su trayectoria posterior siguió otros caminos. Una superproducción como “Los diez mandamientos” fue su siguiente proyecto y después vendrían clásicos sinfónicos como “Los siete magníficos”, “La gran evasión” o “Matar a un ruiseñor”. No obstante El hombre del brazo de oro permanece como uno de sus mejores trabajos. Una partitura valiente e innovadora que contribuyó a hacer del jazz una de las músicas imprescindibles del cine.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?