Jueves, 09 de Julio de 2020

Otras localidades

La “gotera” de los bancos morosos

En el último SER Consumidor analizamos la morosidad de las entidades bancarias con las comunidades de vecinos. Jesús Soria da su opinión sobre este fenómeno

La “gotera” de los bancos morosos

IStock

Los mismos bancos que se muestran inflexibles con sus clientes cuando estos dejan de pagar, salvo excepciones, por problemas económicos, son los que desde hace años se han convertido en unos importantes morosos con las comunidades de vecinos en las que tienen viviendas o locales.

En 2013 debían 256 millones de euros, pero es que la cifra, lejos de rebajarse, aumenta por años: ya se ha colocado en los 445 millones, que supone una auténtica sangría para las siempre debilitadas arcas de las comunidades.

Sí, ya sabemos que el montante global de las deudas son superiores - por encima de los 1.600 millones - y que hay auténticos vecinos “profesionales” de la morosidad que también son un gran dolor de cabeza para las comunidades; y que la crisis ha disparado el número de impagos de la cuotas entre los vecinos, que se ven incapaces de hacer frente a las cuotas mensuales, y ya no digamos a los gastos extras de las que difícilmente se escapa alguna comunidad.

Pero parece intolerable que los vecinos pagadores, los que no dejan de pagar una sola cuota, una derrama o cualquier extra sean los que, además, tengan que financiar además de a los profesionales del engaño y las trampas, a las entidades bancarias. O, sencillamente, por su culpa dejen de poder hacer obras y beneficiarse de las mejoras necesarias para el buen mantenimiento de los edificios, los garajes, las distintos equipamientos.. Y mucho peor cuando tienen que buscar financiación bancaria, con sus importantes intereses, cuando hablamos de obras importantes.

Y no deja de ser vergonzoso que pueda darse la kafkiana situación de que algunas comunidades deban buscar dinero en los bancos que, quien sabe, precisamente les deben dinero… Es decir, que algunas comunidades ayuden también a bancos morosos a través de las comisiones…

Es caso es que los vecinos ya llevan años poniendo en marcha alternativas para solventar este grave problema, por ejemplo, dejando a un lado los tradicionales paños calientes de “la semana que viene” o “el mes próximo”, sobre todo con los “profesionales”, y publicando las listas de los remolones, para que todo el mundo el mundo sepa quienes son y cuánto deben. A veces da igual, pero otras veces, funciona. Llegando, incluso, cuando es preciso, a la vía judicial.

Ahora falta dar el mismo paso contra esos morosos gigantescos que son las entidades bancarias, quizá también destapando, sin vergüenzas ni miedos, qué bancos o cajas deben dinero, cuánto, por cuantos pisos o locales… Salir en la “foto”, más si es la de la morosidad, a veces obra milagros… Incluso los afectados comienzan a tener la comprensión de algunas instituciones, como es el caso del Ayuntamiento de Palma, que va a realizar un censo de los edificios bancarios en los que no pagan sus cuotas y en los que, en algunos casos, está suponiendo una degradación y un deterioro de los mismos.

Las comunidades tienen muchas goteras, pero una hay que taparla ya: la de las deudas de los bancos. Sin miramientos. Como ellos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?