Martes, 20 de Abril de 2021

Otras localidades

La virtud está en el centro

Todos salen a ganar. Ese es el discurso oficial y ningún partido se atreve a sugerir o especular con cualquier otro escenario que contribuya a desmotivar a los suyos

Albert Rivera durante un acto de la campaña catalana

Albert Rivera durante un acto de la campaña catalana / Fuentes, Begoña (ACN)

Así que lo primero que PP y PSOE deben hacer, y aún no han hecho, es decidir cómo van a enfrentarse en esta campaña al partido de Albert Rivera.

En el Partido Popular reconocen que no saben todavía cómo tratar a Ciudadanos. Ven que en el imaginario del electorado se percibe a esta formación como una alternativa moderada de centro derecha, fresca, nueva y limpia. No quieren ser agresivos porque temen espantar aún más a sus potenciales electores. Y saben también que van a tener que negociar con ellos si finalmente el PP -en eso confían-acaba siendo la fuerza más votada.

De momento, explican, van a tirar con dos aproximaciones: evitarán que sea Rajoy el que ataque a Rivera (ni debe ni quiere, dicen), y se agarrarán a los hechos. Piensan señalar una y otra vez el apoyo de Ciudadanos al PSOE de Susana Díaz en Andalucía y plantear ese apoyo como una contradicción. "Que no se confundan los electores de buena fe y voten a Rivera pensando que votan al centro derecha", explica un miembro de la dirección del PP, "cuando hasta en su página web Ciudadanos se define de centro izquierda".

El miedo está repartido

El PSOE también observa con recelo a Ciudadanos. Los sociólogos tienen ya más que estudiada a esta formación, que tiene ya casi 10 años de vida. Saben que su caladero está en ese centro que tradicionalmente se han repartido socialistas y populares. En el centro derecha -ese grupo de votantes que cuando les sitúan en una escala del 1 al 10 se colocan entre el 4 y el 5-; pero también en el centro izquierda, los que se ven a sí mismos entre el 5 y el 6.

Además, frente a la estrategia machacona de Rajoy que acusa a Pedro Sánchez de radical y de haberse aliado con Podemos en ayuntamientos y comunidades autónomas, muchos socialistas ven con buenos ojos que se les imagine aliados a una fuerza moderada como la de Rivera en posibles combinaciones futuras.

¿Y Albert Rivera qué dice?

La clave está en Rivera, y en lo que piensa el hombre que sitúan las encuestas en el fiel de la balanza. Y lo que dice el líder de Ciudadanos es que ni uno ni otro están entendiendo nada. PP, PSOE, analistas y medios de comunicación siguen jugando a calcular votos, y apuestan a que el premio se lo lleve aquel que consiga un voto más que la segunda fuerza.

Ciudadanos también sale a ganar, pero sobre todo, señala Rivera, quiere demostrar que las cosas han cambiado. "Vamos a un escenario de empate práctico entre 3 ó 4 fuerzas. Se acabó el tiempo de mayorías arrolladoras". Si finalmente la diferencia de votos entre el primero, el segundo, o el tercero, es de 300.000 o medio millón de papeletas, las posibilidades de impulsar un cambio en el modo de hacer las cosas se abren a combinaciones múltiples.

Ciudadanos, explica Albert Rivera, comparte el marco legal y constitucional con PP y con PSOE. "Eso nos diferencia con Podemos, que pretende acabar con el sistema". Pero ahí acaba todo. La voluntad de dar un giro completo a la política choca con dos partidos que siguen planteando todo con los mismos esquemas. "No es Rajoy lo que me inquieta", dice Rivera cuando se le sugiere que su partido podría poner como condición para su apoyo que el PP forzara un cambio de líder. "No es Rajoy, es el PP de Rajoy, que sigue igual de obsoleto que su líder".

Rivera se mira en el espejo de Adolfo Suárez, en el espíritu de la Transición, en los Pactos de la Moncloa.

Una reforma en profundidad

A primeros de noviembre, Ciudadanos presentará lo que llama una "Reforma Institucional y Democrática" de España. Se planteará una reforma de la Constitución, sí, que afectará a los aspectos competenciales, al Senado, o a los derechos básicos. Pero irán más allá. También quieren cambiar todo un conjunto de leyes que han servido hasta ahora para mantener en pie la arquitectura institucional del país, como la Ley Orgánica del Poder Judicial, la ley electoral, la de partidos, la de la Fiscalía General...Y piensan concretar sus propuestas, a diferencia del PSOE que aún no ha salido de las generalidades planteadas en la llamada Declaración de Granada que apostaba por una España Federal.

¿Izquierda? ¿Derecha? Una vez más, Rivera manifiesta su cansancio ante la pregunta. "Soluciones eficaces ante problemas más que diagnosticados". Lo que, en política y en la vida, se entiende como la virtud: el término medio. El centro.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?