Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Cuando éxito significa superación

Guillermo y Marina son dos jóvenes de 19 y 20 años a los que se les diagnosticó TDAH (trastorno del déficit de atención e hiperactividad) cuando eran niños. Su éxito hoy se debe a la constancia diaria y al afán de superación

El TDAH afecta especialmente a niños de entre 7 y 8 años / ()

Su historia es la de muchas personas atrapadas en una espiral de la que sólo se sale con un diagnóstico médico. La motivación y la ayuda familiar son claves para superar un trastorno que afecta a niños y mayores.

Guillermo y Marina

Lo primero que nos dicen es que el trastorno por déficit de atención e hiperactividad no es igual en una niña que en un niño. Guillermo tiene 19 años, a los 7 le diagnosticaron TDAH, "con ayuda de mis padres conseguí salir adelante. Gracias a mí mismo, con esfuerzo y con constancia, he podido llevar una vida normal. Los niños y no les acuso, al ver el rechazo por parte de los profesores, me acosaban y me marginaban. Me sentía un bicho raro", asegura. Marina tiene 20 años y reconoce que el comienzo fue muy duro "me tachaban de vaga, de no querer estudiar, con sólo 8 años. No era verdad. Me esforzaba, pero no conseguía lo que los otros niños", nos dice.

El TDAH suele iniciarse en la infancia, puede continuar en la adolescencia y prolongarse hasta la edad adulta. No se cura, pero sí existen varios tratamientos farmacológicos, psicológicos, pedagógicos y quizás el más importante, el tratamiento familiar. Este último es vital para ayudar al afectado a superar las barreras creadas por este trastorno. Marina y Guillermo se sintieron desplazados, rechazados. El diagnóstico fue clave. El apoyo de sus padres les sirvió para saber qué les pasaba, para comprender que tenían un hueco en la sociedad y que la misma sociedad debía entender que ellos querían, sabían y podían. Querían intentarlo, sabían hacerlo y podían conseguirlo.

Hoy Guillermo para ser Ténico de Animación en Actividades Físicas y Deportivas; Marina 2º de Bachillerato para poder hacer pedagogía. "No hay que tirar la toalla, se puede lograr", afirma Marina. "Se necesitan profesores con vocación, que les guste lo que hacen, para que puedan ayudar a chavales como yo", asegura Guillermo. Mientras hablamos, bullen los pensamientos en su cabeza. No es fácil. Con constancia, con tesón y con sacrificio han conseguido llevar una vida normal. Una vida sin prejuicios.

Qué es el TDAH

Es un trastorno neurológico. Los síntomas incluyen dificultad para concentrarse, para prestar atención, para controlar la conducta. La consecuencia a veces es la hiperactividad. "Mientras están en la guardería el trastorno no se detecta, pero cuando llegan al colegio aparecen los problemas porque comienzan a hacer actividades para las que se requiere mayor grado de concentración", nos dice Carmelo Pérez, psicólogo especializado en TDAH y afectado, además de ser padre de un chico que padece este trastorno.

Padecer TDAH puede provocar un caos en la familia, sobre todo si no se ha detectado. Afortunadamente, suele diagnosticarse cuando los niños tienen siete u ocho años. Esto es fundamental para poder ayudar a las familias a reconducir la situación y, lo más importante, explicar al pequeño lo que le sucede e intentar que comprenda que puede ser capaz de hacer las cosas, de estudiar, de leer, de jugar, como lo hace cualquier otro niño. "Existen varios tratamientos ya sean farmacológicos o psicológicos. Pero hay dos especialmente importantes. Hablo del tratamiento en casa. Del trabajo entre padres e hijos. El apoyo familiar es vital. Por supuesto, el tratamiento pedagógico hay que destacarlo".

"El niño con TDAH debe sentarse cerca del profesor y este dedicarle el tiempo que sea necesario. Con una preparación adecuada el niño con TDAH es capaz de superar el trastorno. De vivir de manera normal", afirma Carmelo. Los científicos no están seguros cuáles son las causas del TDAH, aunque muchos estudios sugieren que los genes tienen un rol importante. Como sucede con otras enfermedades, es probablemente el resultado de una combinación de factores. Las investigaciones se centran ahora en encontrar factores medioambientales que puedan contribuir al desarrollo de este trastorno. Estudian de qué manera las lesiones cerebrales, la nutrición y el entorno social podrían influir en su desarrollo.

Reivindicaciones

La Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención reclama que el TDAH deje de ser invisible. "Necesitamos profesores que conozcan lo que es y qué hacer para ayudar a los niños con este trastorno. Es algo muy importante", afirma Fulgencio Madrid, presidenre de feaadah. El ministerio reconoció a nivel estatal su exsitencia con becas de apoyo psicológico. Desde 2013 con la LOMCE reconoce el TDAH gracias a una enmienda que se votó casi en mayoría. "Queremos que salga del debate de la LOMCE y recordar a los partidos políticos que hay que apoyar el TDAH independientemente del futuro que tenga la actual Ley de Educación. Las comunidades autónomas deben legislar la parte que les toque", asegura Fulgencia. Además, reclaman un bachillerato fraccionado e igualdad de oportunidades. Que no influya dónde vivas o dónde estudies. Igualdad en todas las lugares de España.

Su principal reivindicación es olvidar el falso debate, dicen, de si el TDAH existe o no, porque como nos cuenta Fulgencio "son personas que sufren mucho y necesitan ayuda para evitar un fracaso escolar que derive en problemas de conducta mucho más graves. No son responsables, ni ellos ni sus familias de lo que les sucede".

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?