Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Quimera humana: Genes diferentes en los espermatozoides y en la saliva

Un hombre no supera una prueba de paternidad de su hijo, y se la adjudican a un hermano abortado, porque sus genes son diferentes en los espermatozoides y en la saliva. Es un caso único de los llamados una quimera humana

secuencia adn diferencial de una quimera humana /

Una pareja llevaba años intentando tener descendencia. Ante la imposibilidad de conseguirlo de modo natural, acudieron a una clínica de reproducción. Tuvieron un niño que nació sano, pero extrañamente, su tipo de sangre no coincidía con la de sus padres. Una prueba de paternidad sugiere una explicación científica, el hombre no era en realidad el padre del niño. Pensaban que la clínica había utilizado el esperma equivocado. Los padres contrataron a un abogado y buscaron una prueba de paternidad más precisa en un laboratorio técnico mas acreditado. El nuevo análisis se abasó en células de la piel de la mejilla para comprobar los genes del padre con los del hijo. Una vez más, la prueba fue negativa. Lo cuenta el diario británico The Independent citando a Buzz feed .

Preocupada porque la clínica de fertilidad había cometido un error, la pareja de Washington se acercó a ellos con los resultados y les dijo que el esposo era el único hombre blanco para donar esperma en las instalaciones de la clínica el día que su hijo fue concebido, y que el bebe era blanco.

Entonces la pareja se acercó a Barry Starr, genetista de la Universidad de Stanford quien sugirió poner a prueba al padre y al hijo con un test de ascendencia genética. Los resultados demostraron que el hombre era el tío de su hijo. Así que en ese momento se dieron cuenta de que estaban tratando con una quimera. Las quimeras humanas son muy raras, pero existen y son reales.

Las personas suelen tener un solo conjunto de genes, la mitad de su madre y la mitad de su padre. Pero hace 13 años los investigadores informaron del caso quimérico de Karen Keegan en el New England Journal of Medicine, un caso raro de las pruebas de maternidad que se dejaron engañar por genes fantasma. Keegan necesitaba un trasplante de riñón y sus hijos como pariente cercanos fueron probados como posibles donantes. Las pruebas genéticas sin embargo, decían que la mujer no era en realidad madre de sus hijos. Una quimera. Mientras las células de su sangre tenían un conjunto de genes, sus ovarios habían producido los huevos que llevaron a los dos de los hijos de Keegan a tener genes diferentes . La verdadera madre genética era una hermana gemela que ella nunca conoció y que nunca nació.

En el caso de la pareja de Washington, el quimerismo masculino surgió tras conocerse que el 10% de las células del hombre coincidían con las de un gemelo desaparecido, o sea que en el óvulo eran dos fetos, pero solo uno de ellos se desarrolló lo suficiente para nacer, absorbiendo parte de las células del otro. El quimerismo humano es muy común, dicen los especialistas, pero muy difícil de identificar ya que solo sale a la luz en casos como este.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?