Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 25 de Enero de 2020

Otras localidades

"Es un golpe de estado blando"

Juan José López Burniol, José Álvarez Junco y Pablo Simón interpretan el acuerdo alcanzado por Junts pel Sí y la CUP para iniciar la ruptura de Cataluña con España

Resolución presentada por los independentistas /

Para el analista político, Juan José López Burniol, la reacción del presidente Mariano Rajoy al acuerdo ha sido la adecuada. "La respuesta inmediata tiene que ser ceñirse a la ley. Cuando el acuerdo se concrete en hechos puntuales hay que reaccionar con la fuerza de la ley. Ahora bien, la respuesta posterior ha de ser una respuesta política, y el impulso tiene que venir del próximo gobierno de España". En su opinión, el acuerdo anunciado por Junts pel Sí y la CUP y que los partidos independentistas pretenden aprobar en los próximos días en el Parlament constituye en sí una declaración de independencia, un golpe de estado blando, institucional. El analista sostiene que la estrategia de estos grupos pasa por buscar el enfrentamiento con el Estado. "Los más lúcidos saben que las probabilidades de su proyecto son extremadamente reducidas y que la única salida honorable que les queda es lograr el enfrentamiento, lograr la imagen que les permita pedir el amparo internacional".

El historiador José Álvarez Junco defiende, sin embargo, que el paso que han dado los independentistas no es más que "un brindis al sol, una declaración retórica", porque no servirá de nada si Cataluña no consigue que se les reconozca esa independencia que pretenden declarar.

Pablo Simón, politólogo y miembro de Politikon, cree que el acuerdo no ha podido coger a nadie por sorpresa, porque estaba en la hoja de ruta de los independentistas. En su opinión, responde a una estrategia política en clave interna y externa. "Por un lado, manda una señal de confianza a los socios independentistas. A Junts pel Sí le conviene porque el 9 de noviembre tiene que decidirse si se reedita Junts pel Sí para las elecciones del 20 de diciembre, y Esquerra es reticente. Además, las menciones a la desobediencia de las instituciones del estado español simpatizan con la corriente de opinión de la CUP y podrían facilitar la investidura. En clave externa, la idea es que los catalanes vuelvan a votar en las generales hablando sólo de independencia sí o no. Un buen resultado de Junts pel Sí en diciembre podría allanar el camino a la negociación con el futuro gobierno de España y también a la investidura de Mas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?