Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 08 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Repunta el número de contagios y de muertes por segundo día seguido en España
EL OJO IZQUIERDO

Lo de la senadora del PP era dopaje. Puro y duro

José María Izquierdo fija su ojo sobre la suspensión a Domínguez, senadora del PP, por dopaje

El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), con sede en Lausana, ha decidido suspender por dopaje a Marta Domínguez, senadora del PP, además de retirarle la medalla de oro del Mundial de 2009 y la de plata en los Europeos 2010. Domínguez iba a repetir en las listas del PP, pero un chivatazo a Rajoy le hizo sacarla de la lista dos días antes de que se conociera el laudo.

La cosa tiene su aquél, porque el presidente del Gobierno en persona, el PP en masa y la prensa de la caverna se movilizaron hasta límites ridículos para sostener la inocencia de Domínguez cuando en 2010 saltó el asunto. Así que la enardecida partida de la porra, capitaneada por el inefable Pedro José, entonces director de El Mundo, se lanzó a la yugular de Rubalcaba, su diana favorita.

Hubo entrevistas, artículos, editoriales. Aquellas acusaciones de dopaje eran un montaje del truculento ministro del Interior, repetían mil veces en papelines y televisiones afines. Rubalcaba tiene que dar cuentas en el Parlamento por este indecente montaje, gritaban junto al PP. A la batida, con su verbo florido, se unió, por ejemplo, Alfonso Ussía. Bastará un párrafo: “Ese honor mancillado, esa soledad padecida por Marta Domínguez durante el escabroso y tramposo proceso al que ha sido sometida, es también nuestro honor mancillado y nuestra soledad sufrida”.

Pues dopaje. Puro y duro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?