Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 28 de Marzo de 2020

Otras localidades

LO ÚLTIMO NO, LO SIGUIENTE

La cuesta que más cuesta

Ha terminado la Navidad, ha llegado enero y con él se acumulan los esfuerzos físicos y económicos para paliar los excesos

El cerdito es un método tradicional de ahorro, pero en esta sección te proponemos otros más actuales.

El cerdito es un método tradicional de ahorro, pero en esta sección te proponemos otros más actuales. / GETTY IMAGES

Con el fin de la Navidad, se acumulan las tareas. Por un lado, engordar la cuenta corriente. O mejor dicho, evitar que sufra inanición. El otro gran esfuerzo de estos días es justo el contrario: adelgazar. En este segundo caso, nuestro cuerpo, al que los lípidos y azúcares de estos días no lo dejan en las mejores condiciones. Así que esta semana buscamos lo último, no lo siguiente... para afrontar la cuesta de enero, una rampa con más desnivel que el Angliru.

Empecemos por el dinero, que son días de hacer cuentas y mirar cuán profunda ha sido en nuestras cuentas la onda expansiva navideña. Hay aplicaciones de móvil útiles a la hora de planificar y tener los números en verde o al menos saber que están en rojo. Fintonic es la más conocida, pero también están otras como Mint o Tus Gastos. Para ahorros más concretos, Gasolineras Baratas, un localizador para encontrar lo que su nombre indica, o Standby Check, que sirve para controlar el gasto en energía en casa.

Y ahora, vamos con la otra cuesta de enero, la de la pretemporada de la operación bikini. Correr está de moda, ser 'runner' es ya una forma de vida. En su universo hay mil aplicaciones como la gama Runtastic, conocidas  porque sus usuarios comparten las carreras, los hitos, en Facebook. Pero hay más, como Swordkit, que te planifica un entrenamiento en casa sin necesidad de gimnasio.

El ejercicio no es el único sacrificio para llegar al verano como si la Navidad jamás hubiese sucedido. Está la alimentación. Y para los que echen de menos los dulces, hay alternativas. Una de las más novedosas en Frubite. Parecen chucherías, gominolas y saben como ellas... Pero no lo son. Están hechas de fruta, sin aditivos. Con algo de imaginación, se puede creer que es fruta escarchada. Ay, enero... Lo que nos cuestas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?