SER ConsumidorSER Consumidor
Economia y negocios
OPINIÓN

Comprar y ahorrar con la "calculadora"

GETTY

Madrid

Desde hace décadas, las asociaciones de consumidores insisten en la necesidad de "buscar y comparar" para poder hacer compras inteligentes. Y sus buenos propósitos hoy siguen plenamente vigentes. No siempre es fácil ponerlo en práctica, es verdad, exige tiempo, mucha dedicación, pero hoy las tecnlogías y los comparadores en internet nos ayudan bastante a ponerlo en práctica.

Y las compras navideñas, en las que se concentran muchas adquisiciones en pocos días – por mucho que los días de "juerga" consumista nos los alarguen año tras año – son el mejor caldo de cultivo para poner en práctica nuestras habilidades.

Podemos ver qué regalos queremos hacer y, previamente, comparar los precios y otras alternativas similares que hay en el mercado: desde nuestras tiendas especializadas a otros establecimientos y los portales de internet. Con las cenas o comidas de cierre del año habituales de estas fechas es fácil ver menús, precios, ofertas, extras…Y comparar.

Y los juguetes son un magnífico test también para poder ver hasta que punto podemos utilizar las tecnologías y la calculadora para que los "Reyes" puedan ahorrarse un dinerito importante.

Es verdad que en muchos juguetes las diferencias son mínimas cuando no exactamente iguales, pero estas tecnologías nos ayudan mucho en el principal objetivo: saber si nuestros intereses, o lo que nos han marcado los pequeños, coincide con los "ganchos" que nos ponen en la mesa diferentes establecimientos. Ahí es donde están las considerables diferencias que podrán aliviar nuestro bolsillo. Por ejemplo, saber que hay juguetes que pueden oscilar entre 70 y 90 euros, o entre 150 y 125, o juguetes que están en los 50 euros pero en algún punto de venta te los puedes encontrar 20 euros más baratos. Casos aislados, sí, pero que ahora podemos detectar y que no sería inteligente por nuestra parte no aprovechar.

Con otra matiz a tener en cuenta: probablemente muchos de nosotros pensemos que lo que se vende en la red, en portales especializados, con buena imagen en precios, ofrecen mejores ofertas. Pues ojo que no siempre es así, ni mucho menos: lo mismo que en tiendas aparentemente baratas podemos encontrar los precios más altos en algunos juguetes o en las más caras en teoría podemos ver algunos productos con los precios más competitivos, en algunos portales encontraremos en algún momento – mueven los precios continuamente – los precios menos ajustados, los más caros.

Eso no significa más que, como hemos dicho tantas veces, en compras puntuales, como en los regalos navideños, los productos típicos navideños, los juguetes, cada cual hace sus encajes de bolillos, ajustan sus ofertas, juegan con el marketing, con sus suministradores para poder ofrecer grandes chollos para atraer, como los langostinos o algunos juguetes "top", pero eso no significa buenas alternativas en todo. Aunque eso es lo que tratan. Tras esas ofertas puntuales están las "compensaciones" con precios más altos en las gambas u otros juguetes. Aquí te doy, aquí te quito.

Y ahí es donde está las nuevas herramientas tecnológicas que nos permiten en muchoscasos poder hacer selección milimétrica de las compras. Ya se que es mucho más cómodo poner en ojo en algo y comprarlo, sin más miramientos, pero os puedo asegurar que metido en la fiebre consumista, hacer una mínima selección puede suponerte ahorros importates. Ya no te digo nada si evitamos las compras cumpulsivas. Pero ahí las tecnlogías no ayudan precisamente. Todo lo contrario...

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad