Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Faltaría más

Rajoy piensa que Trillo no tiene por qué dejar la política, ni la embajada, ni nada de nada. Faltaría más

Asombrarse de que el presidente del Gobierno defienda impertérrito a Federico Trillo y que se niegue a relevarle como embajador de España en Londres es casi ridículo. ¿Acaso alguien podría esperar otra cosa?, hay multitud de precedentes sobre la manera en la que Mariano Rajoy protege a sus amigos, en contra de toda compostura. ¿A qué viene ahora pedirle que cambie?, Rajoy lleva toda su vida haciendo lo mismo y haciendo exactamente esas mismas cosas ha revalidado en el Congreso de los Diputados la presidencia del Gobierno.

Si tanto escándalo produce su actitud, quizás habría que haberlo pensado antes, ¿no?. La manera de reaccionar de Rajoy en este caso es digna de su propio manual. Cuando en 2003 murieron 62 militares españoles en un accidente de avión provocado por el mal estado del aparato y la falta de control del ministerio de Defensa, el entonces vicepresidente del Gobierno dijo que había que esperar a saber que decían los jueces y que no permitiría que se condenara a Trillo en la plaza pública.

Cuando se supo que se habían producido errores en la identificación de los cuerpos por la rapidez con la que se pretendió efectuar la repatriación, Rajoy dijo que había que esperar a los informes de los organismos adecuados antes de achacar las correspondientes responsabilidades y que, en todo caso, por un error, Federico Trillo no tenía por qué dejar la política. Y ahora que el Consejo de Estado responsabiliza, finalmente, a Defensa del accidente, Mariano Rajoy coloca la guinda: Eso ya está sustanciado judicialmente y, además, ocurrió hace muchísimos años, dijo.

Rajoy piensa que Trillo no tiene por qué dejar la política, ni la embajada, ni nada de nada. Faltaría más. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?