Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Agosto de 2019

Otras localidades

Las tres corrientes de Podemos debaten en la Cadena SER antes de Vistalegre II

Representantes de los 'pablistas', de los 'errejonistas' y de los anticapitalistas confrontan sus ideas a dos días del congreso

Resumen del debate entre las tres corrientes de Podemos. / CADENA SER

A dos días de que se celebre en Madrid la asamblea interna en la que se enfrentan los proyectos de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, las tres corrientes de Podemos han confrontado sus posiciones en 'Hoy por Hoy'. Este es un resumen de lo que han dicho Gloria Elizo (Podemos para todas), Pablo Bustinduy (Recuperar la ilusión) y Diego Pacheco (Podemos en movimiento).

 

El documento político es el que determinará el Podemos del futuro. ¿Qué propone en ese documento cada una de las candidaturas?

Gloria Elizo (Podemos para todas): “Lo que plantea Pablo Iglesias en sus documentos está asociado a una lista al Consejo Ciudadano. Pensamos que la construcción desde una herramienta como Podemos debe ser básica no solamente para crear una oposición al gobierno, sino que a través de una comunicación directa con las bases ayude a construir una mayoría social que no solo ayude a la presión en el ejercicio de la oposición al gobierno y al tripartito que mantiene a Rajoy, sino que a su vez marque el pulso político suficiente y social como para llegar a las elecciones de 2020 con capacidad de ser alternativa de gobierno”.

Pablo Bustinduy (Recuperar la ilusión): “No se trata solo de ser una formidable fuerza de oposición. Creo que con la fuerza que tenemos, tenemos que dar un paso más y convertirnos en alternativa, aquí y ahora, y demostrar que hay una sociedad alternativa que es posible. Estamos en una posición inmejorable para ser capaces de atraer a la gente que todavía no ha confiado en nosotros recuperando el espíritu fundacional de Podemos: un Podemos transversal, constructivo, que tiene que plasmarse en la calle y en las instituciones, especialmente a nivel municipal donde debemos demostrar que podemos cambiar la vida de la gente”.

Diego Pacheco (Podemos en movimiento): “Hay que ser alternativa pero también oposición, no sólo en el parlamento, sino desde las calles, con la movilización social. Planteamos un eje con tres líneas. La primera, ser lo que proponemos, ser un ejemplo de coherencia dentro: un Podemos democrático, descentralizado, feminista. Segundo, ser claros en lo que proponemos. Y tercera pata: no renunciar ni a una cosa ni a la otra, tener un Podemos democrático y un Podemos impugnador”.

¿Cuáles son las diferencias fundamentales entre los proyectos de defienden?

G.E.: “La diferencia, a mi juicio, la marca qué relación de oposición queremos con el resto de grupos. Para nosotros, esa oposición debe hacerse ante el panorama actual: tres partidos que manejan los tiempos parlamentarios, la ejecución de políticas continuistas, y Podemos no puede ser connivente con ese reparto de la tarta. La corriente de Errejón no reconoce que el PSOE no es un aliado fiel y permanente de lo que debe ser la acción de oposición de Podemos”.

P.B.: “Hay diferencias políticas de calado, profundas. Tenemos una lectura diferente del momento actual y de la geografía parlamentaria. El gobierno de Rajoy es un gobierno débil. Estamos en una posición de mucha fuerza para asumir un papel mucho más claro de liderazgo para marcar la agenda política y la labor parlamentaria. La diferencia entre oposición y alternativa es que no creemos que haya que atrincherarse, dedicarnos a darle coherencia ideológica a nuestra formación y solidificar un bloque de oposición netamente distinto. Creemos que es el momento de dar pasos adelante y asumir la iniciativa, también a nivel parlamentario. Podemos es una fuerza en ascenso, cargada de futuro, y no tiene que definirse respecto a otras formaciones”.

G.E.: “Tenemos un programa con unas medidas que consideramos básicas para que acabe una situación que la corriente de Errejón da por más o menos aceptada, y eso contribuye a que esa oposición no sea tan pura”.

¿Qué es mejor, que el S.M.I. suba un 8% o que no suba nada?

G.E.: “Por supuesto que es mejor que suba un 8%, pero no tenemos que hacer maquillaje social sobre medidas realmente importantes a cambio de acuerdos de mínimos”.

D.P: “Siempre es mejor que suba un 8%, pero Podemos nació para no resignarse al mal menor, tenemos que seguir aspirando a todo. Hay una estrategia para arrinconar a Podemos, aislarlo en el parlamento y en la calle, y tenemos que salir de ese aislamiento no sólo con iniciativas parlamentarias sino saliendo a la calle. No venimos a ocupar el espacio del PSOE, somos diferentes y se tiene que notar día a día”.

¿Estas posturas suponen un riesgo de atrincheramiento para la corriente de Íñigo Errejón?

P.B.: “Es un riesgo y en cierto modo se ha dado ya en este año de actividad parlamentaria. Es una dinámica que conviene a los actores principales del régimen, que Podemos sea un actor que puede ser ruidoso pero con poca incidencia, que genera poca realidad. Cuando se tramita la ILP sobre renta mínima se demuestra que hay juego y que cuando asumimos la iniciativa, cuando lideramos mayorías sociales, generamos contradicciones en otros actores y generamos cambio aquí y ahora. Creo que existe una especie de temor a la domesticación o normalización de Podemos, y la consecuencia es una obsesión con nosotros mismos y anteponer ser diferentes a plantear cómo podemos ser más útiles”.

G.E.: “La ambición de Podemos permanece intacta. La actividad parlamentaria es buena, pero no hay derechos sociales conquistados que no se hayan conseguido siendo una herramienta de transmisión de lo que pasa en las calles, desde abajo, desde la base. Es importante decidir qué organización construir para que lo que pasa en las casas se traduzca en políticas reales”.

P.B.: “Se ha banalizado lo de las calles y las instituciones, en los dos sitios se puede estar de maneras diferentes. Se puede ser oposición en la calle, protestando, reivindicando, y también en el parlamento, pero ser alternativa es otra cosa. No es momento de complejos, de temores, de solidificar Podemos, sino de seguir abriéndolo, seguir sumando a la gente que nos falta. Con nuestro proyecto será más fácil y lo conseguiremos antes”.

D.P.: “El debate ha sido banalizado, y mejorar no siempre es esperar a la actividad parlamentaria. Sí ha habido una caricaturización del Podemos de la protesta y es una falta de respeto a muchas movilizaciones que ha habido y que han tenido la capacidad de cambiar las cosas”.

¿Ha habido deslealtad con Pablo Iglesias desde el entorno de Íñigo Errejón?

P.B.: “Yo diría que no, yo intento ir de frente de la forma más clara posible. Pero las formas en que se ha dado este debate no han sido muy gratificantes, no lo hemos encauzado bien. Tenemos que actuar con responsabilidad, hacer menos ruido, tener una actitud más constructiva, porque el lunes vamos a seguir remando todos y todas”.

Lo cierto es que del equipo original de Podemos no queda casi nadie en el entorno de Pablo Iglesias

G.E.: “Monedero sigue haciendo una participación muy activa, Bescansa ha declarado que va a votar a Iglesias, no ha habido una ruptura total con Íñigo Errejón… Es verdad que las formas no han sido las adecuadas, pero el Podemos de 2013 y 2014 era un Podemos de amigos y ahora se tiene que convertir en una cosa diferente. Hay mucha gente que sumar para construir un partido político con capacidades técnicas, políticas y profesionales que hagan mejor esta organización”.

¿Se irá Pablo Iglesias si no tiene mayoría en el Consejo Ciudadano?

G.E.: “Se irá si no ganan sus documentos. Creo que es sensato que el secretario general tenga derecho a decir que si no gana su documento político, su documento organizativo, tenga todo el derecho del mundo a decir que no se siente capacitado, y que otro que haya ganado los documentos sea el que lidere el partido”.

D.P.: “Nos plantearon ya esa disyuntiva en el primer Vistalegre, ‘si no gana nuestro documento organizativo damos un paso atrás’, y ya dijimos que no era el momento de dar un paso atrás. Seguimos en la misma situación. Nos ha fallado el tono, pero no hay que dar un paso atrás”.

En los últimos días, figuras como Luis Alegre, Carlos Fernández Liria, o Santi Alba han sido muy críticos con la situación de Podemos, han hablado incluso de “exterminio contra los errejonistas”

G.E.: “Fernández Liria es un amigo personal y un referente filosófico y político de este país. Estoy segura de que en algún momento recapacitará. No me parecen críticas que se correspondan al tono que debería tener un debate como el que estamos teniendo ahora mismo”.

P.B.: “Hay que bajar el tono. Nosotros construimos en su día un partido muy centralizado, muy personalista, tenía sus razones y dio sus frutos, pero también ha tenido sus inconvenientes. Por eso la discusión sobre el documento organizativo es tan importante: es el momento de abrir las estructuras, de más separación de poderes, para neutralizar las dinámicas que se han podido dar en torno a centros de poder muy concentrados. Que se acabe la cultura del plebiscito, que construyamos un modelo de partido más sano, oxigenado, plural y con más separación de poderes”.

D.P.: “Todos estos problemas vienen de una concepción ultravertical de la organización. Podemos lo levantaron muchas personas, gente que se ha quedado incluso cuando no se le ha incluido. Se nos olvida en la pelea de aparato que somos muchos”.

¿Qué es perder Vistalegre para cada una de las corrientes?

G.E.: “Lo fundamental para Pablo Iglesias es sacar adelante los documentos, para construir una herramienta capaz de cambiar el modelo. Si no cree en el proyecto es legítimo que se ponga al lado, detrás o con la gente para construir otra alternativa”.

D.P.: “La victoria en Vistalegre será que la gente tenga capacidad para decidir sin presiones. Este grado de enfrentamiento es una presión, la gente se siente presionada por la sensación de no tener claro si después de Vistalegre vamos a continuar juntos o no. La gente pregunta, ¿qué estáis haciendo? Empezamos a sentir algo de eso [de ‘no nos representan’], y tenemos que hacérnoslo mirar”.

P.B.: “La victoria es que colectivamente nuestra gente decida el rumbo a seguir y que Podemos salga reforzado. A partir del lunes cada uno va a estar en su puesto. Tenemos que desdramatizar y dignificar el debate, hay elementos para encauzarlo con las mejores personas y las mejores ideas”.

Escucha el debate

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?