Últimas noticias Hemeroteca

Falta de respeto

Es absurdo preguntar si están bien o mal escritas palabras que no conocen, probablemente, ni buena parte de los miembros de la Real Academia de la Lengua. ¿Alguien sabe que significa “carriño”, “champurrear” o “duunvirato”?

Tiene razón el Sindicato Unificado de Policía cuando pide que se depuren responsabilidades para saber quién o quiénes fueron los que organizaron las pruebas de ortografía a las que se sometieron los 19.000 aspirantes a las 2.615 plazas de agentes de la Escala Básica que salieron a concurso el pasado mes de enero. Las pruebas han tenido que ser anuladas y, por lo que se ve, no es la primera vez que ocurre algo parecido.

Sea quien sea quien organiza esas pruebas de ortografía, tiene muy poco sentido común o mucha mala voluntad, porque es absurdo preguntar si están bien o mal escritas palabras que no conocen, probablemente, ni buena parte de los miembros de la Real Academia de la Lengua. ¿Quién sabe que significa “carriño”, “champurrear” o “duunvirato”? Para que no se queden con la curiosidad, sepan que “carriño”, según el diccionario, es el juego delantero de los carruajes de que se sirve la artillería, que “champurrear” se emplea en Nicaragua como sinónimo de sacar provecho y que “duunvirato” es como el triunvirato romano, pero entre dos.

La cosa tiene muy poca gracia. Primero, porque quienes elaboraron semejante cuestionario han hecho perder el tiempo a 19.000 personas, dignas de todo respeto, a las que probablemente, además, amargaron el día. Y porque esa prueba se convocó y celebró con el dinero de los impuestos de los ciudadanos, que no pagamos tasas para que alguien se divierta con estupideces. Si como denuncia el Sindicato de Policía, no es la primera vez que sucede algo así con las pruebas de ortografía, quizás haya que encomendar a la Guardia Civil que investigue a quien se encarga ese cuestionario y por qué.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?