Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

"El ADN nos da una tendencia para tener enfermedades pero no es una carta definitiva"

Manel Esteller, experto en epigenética y biología del cáncer, explica el origen de enfermedades y su prevención a través de su libro 'No soy mi ADN'

Manel Esteller, director del programa de Epigenética y Biología del cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge, junto a Gemma Nierga. /

Este martes hemos puesto el foco en la disciplina de la epigenética, un área esencial para la investigación y el tratamiento del cáncer. En Hoy por hoy hemos contado con la voz de Manel Esteller, experto en esta materia que dirige el departamento de Epigenética y Biología del cáncer en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge.

Desde pequeño, Esteller fue un niño con una gran imaginación y con tan solo doce años declaró abiertamente su pasión por la medicina. Esa virtud hizo que se volcara en la parte de la genética menos explorada y a la que su imaginación podría contribuir. En la actualidad acaba de publicar No soy mi ADN. El origen de las enfermedades y cómo prevenirlas, con el que hemos navegado a través de esta disciplina.

La epigenética, es, según la definición sencilla que ha dado Esteller, "los signos de puntuación que regulan los genes, el ADN". Lo que explica que las enfermedades que pueda padecer una persona en el futuro no están determinadas por completo en el ADN. El experto, exponía como ejemplo el caso de dos gemelos casi idénticos en el que uno vive sano y otro morirá de cáncer de pulmón."El ADN nos da una tendencia para tener enfermedades pero no es una carta definitiva", explicaba.

Explicado en porcentajes, diríamos que un 10 % de nuestras enfermedades las determina nuestra genética y el resto puede ser alterado por nuestros hábitos de vida. "Hay factores claramente genéticos como el albinismo", ejemplificaba.

El lugar en el que vivimos es un factor, por ejemplo, que determina el futuro de nuestra salud y en definitiva, de nuestra supervivencia. "Entre distintos barrios de varias ciudades puede haber una diferencia de supervivencia de cinco años", decía.

Los cambios genéticos son complicados de alterar, pero los epigenéticos sí son reversibles. "El epigenoma de una persona que ha dejado de fumar será casi normal", explicaba. Hay factores que si cambian epigenéticamente pueden durar hasta tres generaciones.

Otra curiosidad que no sabíamos es que el 45 % de nuestro genoma está formado por parásitos evolutivos de cuando fuimos otras especies. "Son virus que están quietos", informaba.

En la actualidad, pueden ser curados el 60 % de los cánceres. Esteller contaba que depende mucho del tumor que el paciente registre para que tenga una supervivencia más o menos asegurada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?